sábado, 27 de junio de 2009

"Haendeupon" ("Handphone"), ¡vigila dónde dejas el móvil!

Original y entretenido thriller surcoreano que tiene como eje argumental un móvil.

Me encanta el cine surcoreano, tengo debilidad por él; no es que haya visto muchas películas provenientes de ese país pero algunas de las que he visto me parecen grandes joyas e incluso obras maestras, a saber: "A Dirty Carnival", "A Bittersweet Life", "Crónica de un Asesino en Serie" —que es la película que dio pie a "Zodiac" con toda seguridad—, la sublime trilogía de la venganza de Park Chan-wook formada por "Sympathy for Mr. Vengeance", "Old Boy" y "Sympathy for Lady Vengeance", "Primavera, Verano, Otoño, Invierno... y Primavera", "The Host", etc. y me dejo algunas que aún no he visto pero que tengo muchas ganas como "Soy un Cyborg", "The Good, the Bad, the Weird"... El cine de Corea del Sur, así como el de Japón, goza de una calidad técnica superior, de un estilo diametralmente opuesto al occidental y por lo tanto resulta un soplo de aire fresco para el espectador europeo o americano. Los valores, las historias, el estilo cinematográfico, las interpretaciones... todo es diferente en una película surcoreana o japonesa, e incluso éstas tienen diferencias recalcables con el cine chino o hongkonés. Es raro ver una película asiática estrenada en cines españoles, y generalmente el doblaje aquí es lastimoso, por lo que se hace complicado ver una película de esta nacionalidad en nuestro país como Dios manda, cosa que no entiendo porque muchas veces la calidad del film asiático es superior a las mediocridades que tenemos que aguantar en cartel aquí. Normalmente las películas que he visto tienen como temáticas historias de gángsters (género que se les da de vicio), venganzas, líos o frikadas sin más, y esta vez la última que he visto pertenece al grupo de líos y situaciones peliagudas, "Haendeupon" ("Handphone" / "Teléfono Móvil"), una película que gira en torno a, precisamente, un móvil perdido.

El teléfono móvil ha cambiado la sociedad, y el cine, como reflejo de la sociedad, también ha cambiado gracias al invento del móvil. El teléfono móvil ha representado un cambio crucial en algunos géneros cinematográficos en concreto, por ejemplo en el thriller y las películas de terror donde siempre puede ser un elemento clave para salir de una situación tensa o mantenerse comunicado con quienquiera (prueba de ello es que casi siempre a la sufrida protagonista de las películas de terror se le acaba la batería en el momento oportuno o no tiene cobertura); un ejemplo lo vemos en la serie "24", thriller de acción donde pasan más tiempo hablando por el móvil que empuñando un arma. Un buen ejemplo de la inclusión de este elemento en el cine es esta película, cuyo argumento gira totalmente entorno a un móvil perdido, un thriller muy bien construido partiendo de una premisa sencilla como es el juego entre dos desconocidos que ponen a prueba el aguante del otro.

Oh Seung-min es representante de una joven actriz en alza, Yoon Jin-a, los contactos son para él lo fundamental en su carrera profesional y por ello depende de su móvil totalmente; en él se encuentran los números importantes, la agenda con las citas e incluso un vídeo comprometedor fruto de la última de las extorsiones a las que ha estado sometido. Pasa lo que tiene que pasar y Seung-min pierde el móvil en un descuido por lo que intenta desesperadamente recuperarlo, lo que pasa es que quien lo ha encontrado no está dispuesto a cederlo tan fácilmente y considera oportuno empezar un juego que pondrá patas arriba no solo la vida de Seung-min sino la suya propia también. Los problemas de ambos son notables, Seung-min ve como con la pérdida del móvil se le escapan los grandes proyectos que tenía para su estrella, además la relación con su esposa Jeong-yeon está muy deteriorada y el misterioso hombre al otro lado del teléfono no hace más que jugar con él, obligándole a ceder ante sus caprichos, mientras que la situación de ese misterioso hombre no es mucho mejor, como vemos posteriormente, humillado constantemente por sus clientes y obligado a mantener la educación que a él le niegan entre otras cosas. Es curioso como vemos que la identidad del misterioso poseedor del preciado móvil se mantiene en el anonimato tan solo durante la primera media hora de película, mientras que en los más de 90 minutos restantes el juego consiste en intercambiarse jugarretas y perrerías y permutar papeles varias veces, cambiando los protagonistas de actitud en varias ocasiones, pasando de víctima a verdugo frenéticamente en la última parte de la película. Como vemos "Haendeupon" parte de una premisa básica y sencilla, pero progresivamente se va complicando hasta los extremos y como bien dice un personaje al final de la cinta «Todo eso sólo por un móvil...». Esa es exactamente el sensación que se le queda a uno tras ver la película.

La película puede definirse categóricamente como un thriller, el guión te mantiene en vilo durante las poco más de dos horas que dura y es uno de aquellos thrillers que pueden presumir de estar prácticamente hilado a la perfección (cosa que si prestáis atención hoy en día es un bien preciado). Es de agradecer que los detalles hayan sido construidos sobre una base sólida y sin (demasiadas) barbaridades, siendo en todo momento una historia creíble que se va haciendo cada vez más grande. Además el interés en la cinta es progresivo, va creciendo poco a poco gozando de un ritmo excepcional que invita a estar atento aunque analizándolo fríamente no lleguen a pasar muchas cosas hasta la media hora final, y eso tiene mucho mérito. A ver, no hay que engañarse, la película es tremendamente previsible pero eso no impide que sea un thriller la mar de entretenido, lo que sí que tiene es la capacidad para atrapar al espectador con las pequeñas historias entrecruzadas que al fin y al cabo solo son dos, la de los dos protagonistas Seung-min y Yi-gyu porque el resto de personajes tienen cargas muy secundarias, incluida la mujer Kim Jeong-yeon. De hecho todo el peso recae sobre el duelo entre los dos interlocutores del móvil, porque el resto no tienen prácticamente implicación; la escasa cantidad de personajes que participan en el film lo hacen algo más asequible y fácil de consumir, y aunque realmente la trama llegue a complicarse seriamente al fin y al cabo no es una historia para nada compleja, es de una sencillez formidable. Como todo thriller del s. XXI que se precie la película también tiene reservado su giro final que no hace acto de presencia hasta el final del todo tras un par de regiros, pero en este caso es de una crueldad tan mayúscula que solo puede dejar un estupendo sabor de boca, aunque no es que sea una excepción un final con mala leche en el cine surcoreano (en algunas de las películas nombradas en el párrafo inicial se puede dar buena cuenta de ello).

El director Kim Han-min realiza su segunda película tras "Paradise 1986" de la misma forma que Kim Mi-hyun escribe su primer guión para cine, y el trabajo del realizador es impecable. Técnicamente "Haendeupon", que vio su estreno en febrero de este mismo año, es una maravilla, la fotografía es muy nítida, como es habitual en las películas surcoreanas goza de una gran claridad y cuidado especial en este apartado, y quizá es como en el cine japonés uno de los aspectos que más miman. No hay apartado en "Haendeupon" que no tenga una gran calidad, el ritmo que viene proporcionado por el estupendo montaje es ideal para este thriller, que como he comentado va creciendo progresivamente sin prisas; quizá se podría haber acortado un poco la cinta pero realmente es necesario cada minuto para entender los contextos de los dos protagonistas. Dos horas y diez minutos se puede hacer un pelín largo si no te acaba de enganchar, por eso quizá 20-25 minutos menos hubieran sido ideales. Una habilidad que tiene los surcoreanos a la hora de hacer cine, además de dar unas patadas tremendas en todas sus películas (allí deben enseñarles Taekwondo en la escuela, porque vamos...), es que saben mezclar a la perfección varios géneros sea la película de la clase que sea; en esta película eminentemente de suspense no falta el drama intenso ni el humor, por supuesto. Un buen ejemplo de esto se puede ver en "The Host" donde no solo la película pertenece al subgénero de las monster movies (por lo evidente) sino que también es un dramón de cuidado, y sobre todo (y es importante entender esa obra maestra así) una comedia; tampoco falta el thriller y la acción en esa película, y es que tanto en Japón como en Corea del Sur entienden que el cine es una combinación o conglomerado de todos los sentimientos que pueden despertar las diferentes clases de películas y por lo tanto deben convivir en el mismo film la risa, el llanto, la sorpresa y la emoción. De la forma que acostumbran a hacerlo han hecho que parezca fácil mezclar tantos géneros, pero tiene un mérito enorme el hacerlo con la soltura que lo hacen. En "Haendeupon" hay pocos momentos para la comedia pero despiertan más de una sonrisa y de paso sirven como una ligera válvula de escape a la tremenda acumulación de tensión, incluso dentro de una misma secuencia de acción (brutal el ataque al viejo en el parque).

La música en esta película es un apartado que pasa desapercibido totalmente al principio, de hecho está ausente durante gran parte de la película, tan solo mostrada en breves y muy puntuales momentos para acrecentar la tensión o gravedad de la acción y sin estridencias. Igual que el interés en la película la música va creciendo poco a poco, y de la mano de ésta va tomando el control de las secuencias finales donde evidentemente es cuando más falta hace el apoyo sonoro. Todo un ejemplo de cómo utilizar la música en una cinta de esta clase, ya que la sobreutilización desde el principio haría que se redujesen los golpes de efecto y por lo tanto el objetivo de la película, que es crear tensión y suspense.

Me encanta la sobreactuación de los actores asiáticos en general, de hecho —a mis ojos occidentales— su misma forma de moverse y hablar me parece muy expresiva y exagerada, por eso ver en versión original una película de este tipo (yo, fiel defensor del buen trabajo de doblaje que se suele hacer en España eludo siempre que puedo ver una película asiática doblada) es importantísimo para adentrarse en ella y casi un requisito mínimo para poder disfrutarla. Eom Tae-woong interpreta al colérico Oh Seung-min, la víctima inicial del malintencionado juego para recuperar el móvil. Evidentemente Tae-woong tiene que mostrar una gran soltura y contención en los ataques de ira ya que las trastadas de las que es víctima no son pocas ni fútiles y logra no pasar del histrionismo mínimo que ya se le atribuye a un actor surcoreano de serie, logrando una gran interpretación donde destaca su presencia y carácter como personaje, en los momentos serios realmente intimida. Park Yong-woo interpreta a Jeong Yi-gyu, y logra una gran interpretación también, cargando sobre sus hombros el peso de la película en la segunda mitad del film junto a Tae-woong, siendo un personaje que denota cierto desequilibrio aunque tampoco pueda decirse que es un loco. El actor es capaz de hacer que comprendamos las motivaciones del personaje y su sufrimiento diario, la lamentable situación que vive, y nos ayuda a ver venir lo que pasará. El trío de interpretaciones lo cierra Park Sol-mi, quien interpreta a la esposa de Oh, Kim Jeong-yeon, personaje de presunta poca importancia que como se ve venir luego tendrá más protagonismo hacia el final de la cinta. Su interpretación es discreta pero muy correcta, mostrando sobre todo su hastío con la vida que llega, no alcanza el buen nivel de los otros dos protagonistas pero no hay nada que se le pueda reprochar. Un par de actores me han resultado simpáticos en sus breves apariciones, el fotógrafo y su gloriosa escena que dura segundos, y el matón de las patadas con su curioso gesto, unos personajes gloriosos.

"Haendeupon" es un thriller más que interesante, algo previsible pero soberbio a nivel técnico de dirección, fotografía y montaje, que destaca por la sencillez de su premisa y lo bien construida que está, ya que sin llegar a ser perfecta ni mucho menos logra crear un guión que aparentemente no tiene fisuras o tiene muy pocas, y eso en un thriller, a pesar de que se dé por supuesto, es algo a agradecer en los tiempos que corren donde el género del thriller está muy prostituido. Contiene algunas escenas realmente buenas y curiosas, como la comentada de la pelea en el parque, y además existe esa inquietante sensación de "te podría pasar a ti" ya que no se recrea en demasiadas exageraciones —aunque ya al final la cosa se desmadra— a pesar de que no todos tenemos tanta dependencia del móvil como el protagonista. Igualmente, ¡no te dejes el móvil por ahí tirado! Puede ser peligroso... La película es un ejemplo del excelente cine que se hace en Corea del Sur, y aunque tampoco pueda considerarse una película imprescindible sin duda consigue cumplir su objetivo de entretener, mantener enganchado al espectador y crear suspense, lo cual siempre es bueno.

Mi puntuación: 7/10.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.