martes, 9 de junio de 2009

"Terminator Salvation". Si estás leyendo esto, eres la resistencia.

Cambio de rumbo para la saga, un nuevo comienzo. Irregular pero muy entretenida cuarta entrega de nuestro apocalipsis preferido.

«Volveré». Esta frase se ha ido repitiendo a lo largo de todas las películas (y serie) de la franquicia que enfrenta humanos y máquinas en un eterno conflicto, y vaya si ha vuelto cada vez, no ha faltado a su promesa en ninguna ocasión. El impacto que causó "Terminator" en 1984 fue tremendo y no solo supuso una innovación sin precedentes en cuanto a efectos especiales (obra del genio Stan Winston) sino que lanzó la figura del director y guionista James Cameron, que con una película sencilla de Serie B y mucha calidad logró figurar en los libros de la historia cinematográfica. Años después de ir renovando el género de la Sci-Fi Cameron se centró en realizar una secuela de su glorioso film, y en 1991 llegó la igualmente impactante "Terminator II: El Juicio Final", que no solo rompió con el tópico acerca de las segundas partes (ya sabéis, que nunca fueron buenas) sino que logró volver a sorprender y a superarse en el ámbito técnico de los efectos especiales, sobre todo por parte de una de sus mejores creaciones, el T-1000 y su metal líquido. Además de suponer una segunda revolución en el mundo del cine de acción y Sci-Fi la película y la saga se convirtieron en un icono popular, hito que solo consiguen las obras realmente memorables. «Volveré», «Ven conmigo si quieres vivir», «Sayonara baby» («Hasta la vista, baby» en versión original), «No problemo»... todas estas frases aún forman parte hoy en día de la cultura pop, y es que el personaje del Terminator caló muy hondo.

Si de la primera película a la segunda pasaron siete años, de la segunda a la inesperada tercera pasaron doce, y esta vez no fue Cameron quien se responsabilizó del proyecto sino un desconocido Jonathan Mostow que con "Terminator III: La Rebelión de las Máquinas" no convenció a la gran mayoría de los fans que durante tantos años habían esperado la vuelta de Arnold Schwarzenegger. Personalmente, y esto siempre lo diré, no entiendo la decepción que hubo acerca de esta tercera película, yo la vi en el cine y la disfruté mucho, contiene todos y cada uno de los elementos que caracterizaron a una película de Terminator y no está exenta de momentos realmente cumbres, como la persecución con la grúa o el combate entre los Terminators (aunque puedo aceptar que a Schwarzenegger ya comenzaran a pesarle los años). Por lo visto los productores se percataron de la escasa aceptación del público ante esta (en mi opinión, digna) tercera parte, y aunque la taquilla acompañó (no superó a "Terminator 2" pero obtuvo unos resultados nada desdeñables) se decidió no seguir por esa línea. Sin contar con la anecdótica y deplorable serie que se ha emitido durante estos dos últimos años, "Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor", la cual ha acabado cancelada como era de esperar (menos mal, porque tela...), no ha sido hasta este 2009 cuando una cuarta película ha visto la luz, una cinta que tiene la intención de volver a comenzar con una nueva saga como por ejemplo hizo Christopher Nolan con el personaje de Batman en "Batman Begins", saga con la que casualmente comparte uno de los componentes que hizo que los fans pusiéramos nuestras esperanzas en "Terminator Salvation", Christian Bale.

"Terminator Salvation" rompe casi totalmente con el esquema que caracterizó a las otras tres películas de la saga, es decir ya no se centra en salvar a algún miembro de la familia Connor de un imparable Terminator proveniente del futuro que tiene como objetivo prevenir el éxito de la resistencia humana de raíz, sino que ahora se sitúa en el futuro apocalíptico que narraban Kyle Reese y los T-800, el futuro donde una incansable y menguada humanidad está en guerra con las máquinas después de la hecatombe nuclear que provocó Skynet, aquella que al final de "Terminator 3" pudimos ver por fin tras tantos años en vilo. El pequeño gamberro de John Connor que vimos en "Terminator 2" y el trastornado y hastiado John Connor de "Terminator 3" (el inútil John Connor de "Las Crónicas de Sarah Connor" no lo voy a contar) se ha convertido por fin en el auténtico y poderoso John Connor, aquel que todos esperábamos ver algún día, el líder de la resistencia humana, la esperanza de nuestra raza, el legendario JOHN CONNOR. Y lo pongo en mayúsculas porque el Connor que vemos aquí por fin se perfila como un líder, un hombre con iniciativa, con habilidad y capacidad para ser el paladín que llevará a la humanidad a la victoria definitiva contra las máquinas; tras tanto tiempo es ahora cuando podemos creernos por fin el verdadero mito que Kyle Reese adoraba, John Connor invita a confiar en él y a tenerlo en cuenta como un auténtico héroe y no un proyecto de superhombre. Gran parte del éxito de esta película desde antes de su estreno es, por supuesto, gracias a Christian Bale, un actor que sabe escoger cuidadosamente sus proyectos y en cuyo talento nunca he dejado de confiar. Bale se ha forjado una carrera de éxitos desde que protagonizara "El Imperio del Sol" de Steven Spielberg y que se ha ratificado en esta última década encadenando éxitos o bien de taquilla o bien artísticos o bien ambos simultáneamente, como en "American Psycho", "Equilibrium", "El Maquinista", "Batman Begins" y "El Caballero Oscuro", "Rescue Dawn", "El Truco Final (El Prestigio)", "El Tren de las 3:10", "I'm Not There" y varias más; un actor que no deja de trabajar ni de sorprender con sus grandísimas interpretaciones y que tiene un espíritu de inmersión en su papel tremendo. Aquí su John Connor es una de las dos almas de la película (la otra es quizá la que tiene mayor protagonismo, Marcus Wright), es el completo núcleo alrededor del cual gira el argumento de la cinta ya que paralelamente las historias de Kyle Reese y Marcus Wright tienen que ver directamente con su vida o muerte.

El John Connor de "Terminator Salvation" es un soldado experto, su vida es la guerra y conoce todos los aspectos acerca de los Terminators, el terreno donde se mueve, y sobre todo la importancia de sobrevivir y permanecer juntos. Ayudado por las narraciones de su madre John intenta reproducir el futuro del que le habló, pero en 2018, el año en el que transcurre el film, aún no es el líder de la resistencia del que hablaba Kyle Reese, aunque al final de la película asistimos a tan magno momento en la historia de la saga. Connor tiene una capacidad innata para infundir respeto y esperanza entre la resistencia, y es que su palabra vale más que las órdenes de sus generales, es como si estuvieran completamente convencidos que está destinado a ser alguien realmente importante, y por eso le siguen en todo lo que diga. Hábil, experto combatiente, inteligente y sobre todo intrépido, este definitivo John Connor se convierte en un nuevo héroe de acción al que adorar, este es quizá el mayor y mejor descubrimiento de "Terminator Salvation". Pero no solo de John Connor vive el film, es más, si tuviésemos que nombrar a un y solo un protagonista de la cinta ese seria Marcus Wright, el personaje interpretado por el descubrimiento del año Sam Worthington. Y digo descubrimiento por que Worthington "ha salido de la nada", igual que el año pasado lo hizo Shia LaBeouf con "Transformers", "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal", actores que pese a no ser novatos han tenido un año de gloria ya que Worthington está participando actualmente en "Avatar", el próximo y esperadísimo proyecto de James Cameron (tras 12 años desde su última película "Titanic"), y el remake de "Furia de Titanes", que se está rodando actualmente en España. Worthington, quien me recuerda tremendamente a Andrew Tiernan (Ephialtes en "300" y también con participación en "Survivors") físicamente, está estupendo en esta película como Marcus, un personaje salido de la nada que abre la cinta y cuyo misterio podemos deducir fácilmente pero no saberlo a ciencia cierta hasta el final de la cinta. Y ahora cuidado los que no hayáis visto la película por su destripo más de la cuenta. Wright representa en esta cinta al Terminator "bueno" que salva a los buenos, es la máquina que está con los humanos con la diferencia de que este es un proyecto único que no habíamos visto hasta la fecha en la saga, un cyborg mitad humano mitad máquina, con órganos internos incluidos. Ni el mismo Wright es consciente de su propia condición hasta que no lo comprueba con sus propios ojos; esta dualidad y dolor los refleja muy bien el actor, que recibe un mayor protagonismo que John Connor durante toda la cinta y cuyo objetivo queda claro al final cuando la Dra. Serena Kogan confiesa haberle programado para infiltrarse y atraer a Connor hasta la base de Skynet. Personalmente ese momento en el que la Dra. Serena (Helena Bonham Carter) le cuenta todo el plan a Wright me parece de lo más ridículo de la cinta, al más puro estilo del típico villano de cómic que cuenta su plan antes de realizarlo para demostrar su inteligencia, cuando realmente consigue lo contrario. Además, no hacía falta explicar todo lo sucedido de una forma tan explícita, en ese aspecto me recordó a la correctísima "Silent Hill" que pecó también de un final demasiado "para tontos", donde lo explicaban todo paso por paso por si te habías perdido, dando por entendido que el espectador no tiene la suficiente capacidad para enterarse de lo visto por sí mismo.

Además de Sam Worthington (que en español ha tenido un doblaje algo "extraño") y Christian Bale hay otro actor que hace un breve pero correctísimo papel, Anton Yelchin, que tiene la responsabilidad de ser nada más y nada menos que Kyle Reese, el que sería en este caso el miembro al que proteger ya que Skynet lo tiene como objetivo para evitar que vuelva al pasado y fecunde a Sarah Connor en 1984. El joven pero no inexperto Yelchin muestra retazos de la valentía y arrojo de Reese en varias ocasiones, protagonizando dos escenas de acción muy dignas, quizá de lo mejor de la cinta, que es el primer contacto con Marcus y luego la huida en el camión-grúa, realmente espectaculares. El resto del reparto está más bien desaprovechado, comenzando por Bryce Dallas Howard que interpreta a Kate Connor (interpretada por Claire Danes en "Terminator 3") pero cuyo protagonismo se reduce a la nada más absoluta, contrastando con la importancia del personaje en la anterior película, una actriz con supuesta categoría que solamente da la cara en un par de ocasiones sin la mínima trascendencia. También Barnes, interpretado por Common, parece que tendrá un supuesto protagonismo pero finalmente su rol lo podrían haber realizado otros personajes cualesquiera ya que el suyo acaba por no aportar nada importante a la cinta. Quizá para futuras entregas —ya que se ha pensado en relanzar una nueva trilogía a partir de esta cuarta película— se tiene pensado potenciar el protagonismo de estos personajes, pero en esta película sus aportaciones son más bien nulas. Otro que tiene un papel importante pero de poca participación es Michael Ironside (que ya colaborara en una rebelión en "V") como uno de los líderes de la resistencia humana, los cuales viven en un submarino (cosa muy inteligente) y que tiene una forma de pensar opuesta a la de Connor. Como siempre Ironside se come la pantalla en cada aparición que tiene, por breve que ésta sea.

El guión de "Terminator Salvation" es un acierto en cuanto a planteamiento, el hecho de romper con los cánones vistos hasta el momento es una opción inteligente, de hecho tras ver los flashbacks del oscuro futuro de la tierra en las primeras películas de la saga el público demandaba una entrega en la que se explotase ese inframundo oscuro, lleno de runas y con rayos y naves cruzando el cielo (bonito detalle también ver como en 2018 aún no habían esos rayos de los que hacía gala el futuro de anteriores películas que transcurrían en 2029). También el guión de John D. Brancato y Michael Ferris tiene buenas intenciones en cuanto a estar concebida como una película de acción desenfrenada, como lo fueron sobre todo la segunda y tercera partes, y no faltan las escenas trepidantes, pero donde realmente falla es en detalles concretos que echan por la borda mucho del trabajo hecho en el resto de cinta. La película no está exenta de todo tipo de errores como el forzado final de Wright con respecto a su origen y misión, o el hecho de que Connor se lance al mar en plena tormenta para que le rescaten en un submarino, o que entrar a Skynet sea tan difícil en un momento y tan fácil al siguiente, o que en un campo lleno de minas anti-Terminators al principio tengan que ir con pies de plomo (nunca mejor dicho) y luego ya no les importe nada, o como el hecho de que a Connor le donen un corazón y casualmente sea compatible, y muchas otras incongruencias de las que es imposible no percatarse y obviar, aunque por el bien de la cinta deba hacerse. Quizá le busque los tres pies al gato, pero son detalles que no se me pasaron por alto. Para contrarrestar esos fallos la cinta está llena de detalles y guiños, como el Terminator imitando voces para atraer y engañar al enemigo, la forma en la que John se hizo la cicatriz en la cara que luego luciría en la introducción de "Terminator 2" (un momento absolutamente espectacular en esta cuarta película), Kyle y su «Ven conmigo si quieres vivir», el Terminator sin piernas atacando a Connor como le pasó a Sarah en la primera película o el truco de la cuerda y la escopeta que en la primera cinta Kyle Reese utilizaría. Este tipo de detalles le hacen a uno esbozar una sonrisa y darse cuenta de lo integrada que tiene la saga en la mente.

Pero sin duda si la película tiene un fallo descomunal ese es el montaje. El montaje de Conrad Buff IV, que ha trabajado mucho con James Cameron y otros directores de renombre, es una auténtica chapuza con todas las letras, no es digno de pertenecer a una película que pueda denominarse seria. Estamos hablando de momentos en los que de repente debes encogerte de hombros y preguntarte que es lo que está pasando, de un momento a otro cambia la acción de lugar o de situación sin previo aviso, sin corte que lo notifique y ponga en alerta al espectador. Hay dos ocasiones en concreto que son de escándalo, cuando Marcus y Blair llegan a una especie de granja/cobertizo del cual, de un corte a otro, aparecen tres tipos con malas intenciones para con Blair (¿de dónde cojones salen esos tres tipos?) y luego el ridículo y sonrojante momento en el que Marcus pasa de estar malherido y mugriento a recién reconstruido y cambiado de ropa por obra y gracia de Serena en la centralita de Skynet, sin más aviso ni razón. Momentos que te hacen plantearte seriamente si es que el proyector ha perdido alguna bobina de cinta y se ha saltado 10 minutos. Esas escenas de la nada minan completamente el resultado de la cinta, soy consciente de que el montaje atropellado y caótico seguramente tendrá su origen en las imposiciones de la productora y en el forzoso recorte de la duración, pero yo como espectador tengo que ajustarme a lo que me han proyectado, y me parece una chapuza con todas las letras. ¡Por lo menos faltan 10 minutos de película para que algunas cosas tengan sentido! Otro aspecto que no me ha convencido del todo, aunque no a cotas tan desastrosas, es el de la Banda Sonora Original de Danny Elfman. Siendo de Elfman uno espera una composición musical de alta calidad, como no, que destaque y tenga protagonismo, pero en esta película pasa muy desapercibida incluso llegando a tener momentos desafortunados, y no le saca ningún partido a la mítica melodía de la saga, de la cual solo podemos oír fragmentos al inicio y final de la cinta (momento de carne de gallina, por cierto).

El trabajo del director McG, que solo ha dirigido las dos películas de "Los Ángeles de Charlie" (así que buenos precedentes no tenía precisamente), es algo irregular, por momentos goza de una calidad tremenda destacando por encima de todas el excelente arranque de la cinta con los ataques a la base de las antenas y especialmente al brutal plano secuencia del helicóptero pilotado por Connor, una toma genial que me ha sorprendido muchísimo y ha puesto el listón muy alto para el resto de la cinta, aunque no se haya repetido ninguna toma más de semejante calidad. McG es capaz de intercalar ese tipo de maravillosa secuencia con otras donde el pulso le temblaba y la acción se tornaba caótica, sobre todo en las peleas del final contra el T-800, aunque las persecuciones están grabadas con una buena disposición. La dirección de McG es como la película, irregular, pero de media hace un trabajo aceptable.

Si hay algo a destacar positivamente eso es el sonido; normalmente es un apartado en el que no suelo fijarme especialmente si este no es básicamente un componente clave (en "El Caballero Oscuro" o las películas de Bourne es un aspecto que destaca muchísimo) pero en "Terminator Salvation" el sonido es algo completamente espectacular, especialmente apto para disfrutar en una sala de cine acondicionada perfectamente para la ocasión. Los efectos sonoros que se pueden percibir en el campo de batalla son una maravilla, estruendosos pero sin llegar a molestar, y los sonidos de las armas y los Terminators son asombrosos. Otro aspecto notable es el de la fotografía, obra de Shane Hurlbut, y que al parecer fue un aspecto al que prestaron especial atención, ya que se aplicó una triple cantidad de plata para dar un color mucho más saturado que en la mayoría de fotos no se puede apreciar pero que visto en directo es un tono perfecto para la cinta, sobre todo para dar sobriedad al tono metálico de los Terminators y demás abalorios metálicos. La fotografía es el complemento perfecto al estupendo trabajo en el diseño de producción, pues el universo representado en el film es una hermosura en términos apocalípticos. Toda la ambientación es una maravilla, aunque no se parezca tanto al espectáculo oscuro visto en "Terminator" y "Terminator 2" la verdad es que es mucho más refinado y depurado de la forma que lo han mostrado en esta cuarta película; casualmente mientras veía la película me venía a la mente la novela de "La Carretera" de Cormac McCarthy, y por lo visto el mismo McG confesó haberse inspirado en dicha novela para la ambientación post-apocalíptica del film. Han logrado un tono perfecto, el ambiente expresa tristeza, soledad y perdición, pero sin parecer constantemente un bombardeo nocturno.

La cinta ha vuelto a estar desprovista del humor que se incluyó en "Terminator 2" y luego en "Terminator 3", dando por entendido que este nuevo comienzo no necesita el componente de comedia para tirar adelante, y ese aspecto me parece un acierto. En cambio tampoco tiene el suspense de otras entregas, donde la caza del Terminator de turno siempre resultaba de una excitación máxima. Este aspecto se echa ligeramente de menos, pero a cambio tenemos las clásicas escenas de acción que caracterizan a la saga, con persecuciones trepidantes, incluyendo esta vez motos-terminators (que sinceramente me han parecido una ida de olla total) o extraños combates con esa especie de anguilas mecánicas (otra idea loca). Lo que sí que debe agradecerse es el uso de maquetas y robots en vez de implantar los efectos por ordenador (CGI) de primeras, lo cual le da un tono mucho más cercano y realista, por muy bien que estén hechos los efectos por ordenador hoy en día aún no son capaces de engañar a nuestro subconsciente (también se ha usado el CGI, pero no tanto como se suele utilizar hoy en día). También es todo un acierto el diseño de los Terminators, sin duda es lo que más se echaba a faltar y donde han tenido mucho tino, los T-600 son realmente espectaculares (estéticamente me parecen lo más acertado del film) y la secuencia en la cual tienen el primer encuentro con Wright en Hollywood es una gozada. También debe destacarse, como no, uno de los momentos cumbres de la película: la aparición (digital) del grandísimo Arnold Schwarzenegger como el T-800, el último modelo de Terminator preparado para infiltrarse. Pese a notarse el renderizado está muy lograda la integración de la cara en el cyborg y su escena es una de las que más se deberían aplaudir en la cinta. Merecidamente el T-800 es quien acaba teniendo el espectacular enfrentamiento con Connor y Marcus, recordándonos el pavor que debíamos tenerle al Terminator en un final que recuerda a las otras dos películas que abrieron la saga, enfrentándose al cyborg en un entorno industrial sin nada que hacer contra él.

"Terminator Salvation" es una estupenda película de acción y Sci-Fi, no sigue para nada la línea de las tres anteriores películas y se decanta por resetear la saga, lo cual es bueno si siguen por este camino, pero antes de volver a rodar otro film deberían plantearse el tomarse las cosas con calma y no volver a repetir errores tan garrafales como el inconsistente montaje, las incongruencias y lo predecible del guión y la atropellada banda sonora, que atribuyo simplemente a las prisas e imposiciones de la producción. Si consiguen depurar esos aspectos y mantener la excelente calidad de la grisácea fotografía, el fabuloso nivel del sonido y las grandes interpretaciones pueden mejorar mucho la siguiente película de la saga, lo cual es algo muy positivo ya que tienen la posibilidad de depurar dichos aspectos que darían como resultado una película muy superior. También el hecho de que la película tuviera algo más de violencia y no estuviera clasificada solo para mayores de 13 años daría un tono más serio a la producción, que al fin y al cabo es lo que buscan. Si no fuera por la espectacularidad de las secuencias de acción, que son uno de los mayores ejes de la película, porque realmente el apartado técnico me ha convencido y porque me ha encantado la fabulosa aparición del nuevo y definitivo John Connor, le daría menos puntuación a la película, sobre todo por el elemento que más me ha mosqueado, el montaje, pero como finalmente ha logrado distraerme y en algunas ocasiones muy puntuales fascinarme le daré un siete muy justito que la avala como una película que merece ser vista, porque aunque sea irregular puede ser bastante disfrutable si la ves con amigos. Lo malo quizá sea que no será una película excesivamente memorable, pero para eso ya estarán las siguientes entregas, eso seguro.

Mi puntuación: 7/10.

9 comentarios:

Maribel dijo...

Hola Santi,

he leído hasta donde he podido porque aún no he visto la peli y prefiero no saber ... cuando la vea volveré para comentar.

Sobre la saga Terminator ... coincido contigo porque la tercera parte a mi me gustó bastante, también la vi en el cine y esperaba la cuarta, ya que acaba con un final abierto y la historia estaba muy bien entramada ... aunque a lo mejor lo que falló es que la replicante fuera una mujer, no sé.
Pero se tiene que reconocer que la segunda es increíble, a mi me da miedo aún el personaje del terminator malo, que luego salía de bueno en Expediente X, jajajajajaja ...

Un petó,

Maribel.

Santi dijo...

¡Hola Maribel! Has hecho bien en no seguir leyendo tras la línea roja :D . A ver cuando la veas si compartimos pareceres, en general es una película muy irregular, con muchos puntos destacables para bien y muchos otros para mal, pero en general consigue entretener y ese es el objetivo al fin y al cabo. Le pasa lo mismo que a "X-Men Orígenes: Lobezno", si te paras a analizarla fríamente se queda en nada, pero como divertimiento cumple con su cometido (de todos modos la de John Connor es mejor que la de Lobezno, en mi humilde opinión).

¡Que alegría encontrarme con una a la que le gustó "Terminator 3"! No abundamos, eh :D . Creo que la tercera película está tremendamente infravalorada y es un claro caso de ceguera profunda provocada por el factor nostálgico. La tercera para mí tiene un nivel semejante a esta cuarta película, aunque son muy diferentes. Esta última no sigue el patrón de las otras 3 (ya sabes, un terminator viaja al pasado para eliminar a Connor & family y otro viajante del futuro también vuelve para evitarlo) por lo que es más difícil de comparar.

Jajajaja, Robert Partick es y será siempre, por mucho que salga en "Expediente X", el T-1000, villano por excelencia sin mediar palabra. Menuda obra maestra de "Terminator 2", aunque para mí la primera está al mismo nivel... Joder que ganas de revisionarlas me están entrando.

¡Una abraçada Maribel, gràcies pel comentari! Petons.

Alba dijo...

Santi, felicitaciones por tus notas, súper acertadas, yo me las he visto todas, el actor que original que hacía de Reese se llamaba Michael algo..que no me acuerdo..en fin gran valor Bale en la cinta, yo la aplaudo!!

Santi dijo...

¡Gracias Alba! Me alegra que coincidamos con la opinión de la película. La verdad es que es una buena distracción pese a sus fallos. Cualquier día de estos comento la tetralogía entera de "Terminator", como hice con "Evil Dead" o "Rambo".

Michael Biehn es el mítico y original Kyle Reese, actor que luego sería uno de los protagonistas en otra obra maestra de Jim Cameron, "Aliens", y también en "The Abyss".

Un saludo Alba, muchas gracias por el comentario ;) .

Asprogen dijo...

Excelente viviseccion, como siempre, Sr Monkey.

Hoy he visto la pelicula, y la verdad es que me ha gustado bastante, pero quiza algo menos que las anteriores.

De acuerdo con el tema montaje, hsta tal punto que un par de veces nos hemos dicho: "nos hemos perdido!", como si faltasen un par de escenas por el medio.

Lo que ya no veo tan bien es el asunto del color y la fotografia general. Ya se que se plantea que el mundo se ha acabado, guerra nuclear, depresion y todo es gris... pero es que aqui se han pasado, no hay ni un solo color rojo (excepto los ojos de los terminators), ni verde, ni azul. Yo siempre esperaba que la guerra del futuro fuese "azul electrico", como la pintaban en las primeras peliculas, con los rayos de los "fusiles fasados de plasma" reluciendo en la oscuridad. No hay nada de eso. Balazos y bombazos en un fondo gris. Excepto en un par de escenas, ausencia de colores e iluminacion pobre. Creo que no habia necesidad de ello.

Luego esta el problema de los modelos de terminator. No encuentro desacertado ese toque "Guerra de los mundos" de algunos terminators, pero ya no me gusta tanto el tufo "transformer" que se termina dando a los robots: ruidosos, saltarines, freneticos... Sin embargo, encuentro perfectos aquellos brutales T600, y convenientemente amenazadores a los T800 que vemos... mencion especial con lagrimas de emocion cuando aparece un Swartze recien salido de Terminator 1... lo mejor de la pelicula, sin duda.

Los actores no estan mal, pero hay algo que ya me empieza a irritar: la "voz" que PONE Christian Bale desde que hizo Batman. Creo que ya le han dedicado alguna web al tema. A que demonios viene poner esa voz aguardentosa? no se da cuenta de que es ridiculo? no ve que hasta Eric Cartman se rie de él? En fin, vamos a empezar a llamarle "la voz", si persiste en esa forma de (sobre)actuar.

Los personajes, en general, resultan todos bastante planos y olvidables, a diferencia de lo que pasaba en otras peliculas (pocos personajes, pero "intensos"; aqui tenemos personajes a cascoporro, pero importa un bledo a quien se cargan o a quien no...).

Esto, no obstante, puede deberse a que el guion tuvo que ser bastante reescrito por exigencias de "la voz". Al principio, por lo visto, Connor era un personaje muy secundario, y la historia se centraba en Marcus. Eso explicaria la caterva de personajes de relleno que rodean a Connor, quiza para darle un contexto como "personaje", y lo absolutamente vacio que resulta Marcus.

De esta quema de personajes se salva por los pelos el chaval que hace de Kyle Reese, que por cierto también es el que hace de nuevo Chejov en Star Trek... gran progresion la del chaval, nada mal.

Dejando de la do el aspecto visual, me quedo con la potencia sonora de la pelicula (atronadora en el buen sentido) y la musica (adecuadamente ominosa, con esos sintetizadores llenos de graves... ojo, que cuando vi al empezar Danny Elfman, me temia lo peor, aquellos "la la la"... pero no, todo bien), los miles de detalles sonoros (quiza ahi se pasan un poco, como ya comente mas arriba, con los ruiditos de los robots)... Creo que la pelicula sera la candidata favorita al Oscar en este terreno, mejor aun que en la reciente Star Trek.

Con todo ello, yo le daria un 8 alto sobre 10.


Y, Santi, tenemos que hablar seriamente de lo de la serie de Sarah Connor... :-)

Saludos

Santi dijo...

¡Hombre Asprogen, que alegría verte por aquí! Muchas gracias por tus palabras, siempre es un placer verte por aquí.

Lo del montaje es directamente insultante, lo he repetido muchas veces pero lo seguiré diciendo porque es lo que más me ha llamado la atención para mal. Seguramente en la edición en DVD podamos ver mucho metraje eliminado (mutilado, diría yo) pero juzgando lo que hemos podido ver en el cine es un insulto a la inteligencia del espectador.

Acerca de la fotografía tienes razón, el tono azulado que pudimos ver en el futuro apocalíptico de "Terminator 2" es significativamente distinto al de "Terminator Salvation" (aunque bien mirado, toda la película entera tenía un tono azulado) pero bueno, tampoco hemos visto aún rayos láser como en aquella. Igualmente, como he comentado en el análisis, mientras estaba viendo la película le estaba yo encontrando un acertado tono que me recordaba constantemente al apocalípsis de "La Carretera"; el mundo que narraba el autor formó una idea en mi cabeza muy semejante a la que podemos ver en la película y me sorprendió mucho el saber que McG dijo haberse basado en dicha novela para el buscar el tono de la fotografía. De todos modos esto son simples modas, ayer estaría de moda el azul, hoy el gris, quien sabe si para la próxima película de la saga (considérese la 2ª o la 5ª) tengamos el verde como dominante de la escena cinematográfica.

Estoy contigo a tope con respecto a los Terminators, el T-600 es lo más acertado de toda la película, su rudimentario y visceral aspecto daba auténtico miedo, y es justamente lo que esperaba ver en esta película. La sensación que despierta dicho robot (sobre todo del de Hollywood) es la esencia pura de lo que un Terminator debe infundir: miedo, sensación de imbatibilidad. También estoy de acuerdo con que me sobraban tantos inventos como las Anguilas-Terminators o las Motos-Terminators, que rizaban el rizo demasiado, no así los clásicos HK aéreos que ya pudimos ver en anteriores entregas e incluso el robot gigante que lía el pollo en la gasolinera. Por supuesto lo mejor es la aparición (digital) de nuestro colega Arnie, con su ochentero aspecto. Una delicia de momentazo.

Sobre la voz de Bale en este caso no pude apreciarlo ya que vi la película doblada, aunque la última película en la que lo vi en VO fue en "I'm not There" y no recuerdo haberle oído dicha voz. En "El Caballero Oscuro", que sí que la vi en VO, sí que es verdad que tenía "La Voz", pero aquella estaba justificada. ¿Tan exagerada es? Supongo que el papel lo requería XD

Respecto a los personajes secundarios también estoy contigo, ¿Qué pintan Dallas Howard y Bonham Carter?? Y desde luego hay una especie de afán de protagonismo extraño por parte del negro de cabeza afeitada y barba, ya que solo aparece él como personaje secundario pero sin tener ninguna partcipación explícita argumental o física. Es como el perro del hortelano, ¿no podrían haber ido apareciendo más soldados haciendo su mismo papel?

Y respecto al sonido es lo que más me sorprendió, me parece de una calidad extraordinaria y ratifica la importancia del mismo en una película de estas características. A los Oscars no creo que llegue ya (por la fecha más que nada) pero perfectamente podría estar entre las más importantes del año en este aspecto. Una delicia.

En referencia a "Terminator: The Sarah Connor Chronicles" nada me gustaría más que me convencieras de que es una buena serie para así poder disfrutarla, pero es que me parece lo más somnoliento, aburrido y difamatorio en la mitlogía de la saga que existe. Es que cuantos más episodios veía más me aburría y cabreaba por lo que la dejé de ver en el 6º episodio de la 2ª temporada. Y de momento no hay intención de seguir viendo a Terminators jugando al futbolín y llorando XD .

Un saludo Aspro, te agradezco mucho tu gran comentario y tus palabras, es un placer para mí que te pases por aquí siempre que puedas, un abrazo.

Quimerico Inquilino dijo...

Jejeje... Me imaginé que tendrías una reseña de esta por aquí. Tu puntuas más alto que yo en estas cosas. Le pongo el 6 y gracias pero estoy bastante de acuerdo contigo en todo lo que dices en tu reseña, bien argumentada.
Y es un gusto encontrar a alguien que disfrutara también con Terminator III XD
No entiendo su mala prensa...

Santi dijo...

¡Otro Pro-Terminator3! Somos pocos, pero bien avenidos XD . Siempre lo diré: "Terminator 3" tiene todo lo que caracteriza a una película de Terminators, sigue el esquema clásico y no faltan las buenas secuencias de acción. De hecho la persecución con la grúa, la ambulancia, etc. me parece de las mejores persecuciones que he visto en el cine.

Respecto a la puntuación, sí que quizá es un pelín demasiado alta, pero es que el factor nostalgia ha jugado sus cartas aquí. Realmente merecería eso, un 6 y gracias, pero la cantidad de homenajes, la calidad del sonido y efectos visuales y el carisma de Connor me encantaron. Eso sí, mejor no me pongo a pensar mucho en cosas como el guión, montaje, BSO, etc. porque si no la echo por la borda. A mí me pareció una película entretenida, pero sumamente irregular. Como "X-Men Orígenes: Lobezno", más o menos.

Un saludo Quimerico Inquilino. ¡Gracias por el comentario!

Quimérico Inquilino dijo...

De nuevo completmente de acuerdo en todo, compañero. El final de Terminator 3 cerraba además con gran lógica la primera trilogía y el hecho de que un terminator más avanzado fuera una "terminatrix" todo un acierto de guión (no del todo desarrollado, lástima). Como dices, una película con esquema clásico y secuencias como la de la grua muy, pero que muy bien filmadas.

Esta Terminator 4 (o como se llame) no sé, me pilló con el pie cambiado. Desde luego es otra cosa y ese es también su principal acierto, como dices, porque si hubiera intentado repetir esquemas hubiera resultado inevitablemente repetitiva. Pero es que detrás de toda esa acción trepidante hay un guión tan nimio que no sé, no sé... Como dices, mejor no pensar en ello XD

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.