lunes, 26 de mayo de 2008

"Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal", ¡te he dicho que no me llames Junior!

El mayor aventurero de la historia se cala de nuevo el sombrero y vuelve a demostrar porqué es el Rey.

Una sala abarrotada prácticamente hasta las primeras filas avala la atracción del personaje a todo tipo de público. Indiana Jones es sinónimo de diversión y tras casi 20 años disfrutando del revisionado de sus tres películas una y otra vez sigue atrayendo tanto como antes. Indy ha vuelto para brindarnos otra aventura más demostrando que la edad no pesa tanto ni en Harrison Ford, ni en el personaje (de hecho no reparan en chistes y bromas acerca de su edad), ni en el tipo de cine de aventuras que Steven Spielberg y George Lucas reinventaron allá en los 80. Era de preveer la vuelta de Indiana Jones ya que en los últimos 2-3 años hemos visto cómo viejas glorias reaparecían, la mayoría con gloriosos resultados (tanto de taquilla como cinematográficos), como por ejemplo Superman, John McClane, Rocky Balboa, John Rambo, etc. y aún se está hablando de resucitar más personajes del estilo así que a nadie le asustó el saber que Harrison Ford se pondría de nuevo el látigo en el cinto y el sombrero Fedora vista la tendencia que está siguiendo Hollywood recientemente.

Para esta esperada vuelta hay que poner tanta o más imaginación que en las anteriores entregas pues como se prevee con el título "Indiana Jones y El Reino de la Calavera de Cristal" la fantasía, las ciudades sumergidas, los tesoros escondidos y los mundos místicos están a la orden del día. No desvelaré por qué derroteros se desvía la trama pero es algo que hasta ahora no habíamos visto, es decir ni objetos místicos relacionados con la religión cristiana, ni cultos voodoo, ni siquiera en este caso hay nazis, aunque su función la realizan los soviéticos en una perfecta adaptación de los tiempos que corren, aunque los componentes de la película son comunes a los de la trilogía original: aventura, misterio, tesoros y mundos fascinantes y olvidados. Si "Indiana Jones en Busca del Arca Perdida" se situaba en 1936, "Indiana Jones y el Templo Maldito" en 1935 e "Indiana Jones y la Útima Cruzada" en 1938, esta cuarta película, "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal", está algo más avanzada en el tiempo, en 1957 tras la IIGM, así que es lógico que los nazis no sean esta vez los malos y sí los que ya comenzaban a mostrarse como los enemigos del imperio americano (incluso se hace referencia a la caza de brujas del senador McCarthy). Se cambia a Hitler por Stalin (aunque en el año que se ambienta el film llevaría 4 años muerto, pero supongamos estar en una realidad paralela...), el nazismo por el comunismo y los generales nazis por una bella, fría y enigmática científica soviética Irina Spalko que complementa su malicia con unos supuestos poderes parapsicológicos, pero en realidad todo sigue igual: los malos son muy malos y no se lo pondrán fácil a Indy.

Allí estaba yo entonces, sentado en mi butaca expectante como un chavalillo prestando atención a la pantalla cuando de repente se hace imposible evitar que la piel no se ponga de gallina al escuchar en una sala de cine la mítica melodía que a estas alturas ya forma parte del subconsciente colectivo. Me sentí del mismo modo cuando viendo "Superman Returns", la nueva trilogía de "Star Wars" o "Rocky Balboa" volví a oir esos avatares sonoros a toda potencia que te transportan directamente a la infancia y causan esa sensación familiar y agradable de saber a qué te estás "enfrentando". La película en sí es una aventura independiente al resto de films pero está llena de detalles, guiños y homenajes a las anteriores películas. Fotos y referencias constantes a Marcus y al profesor Henry Jones, una imágen que vale su peso en oro del Arca de la Alianza asomando entre las astillas de una caja rota por el fragor de la batalla, viejas fobias que vuelven, personajes que mantienen su esencia como los estereotipados malvados y el mismo Indiana Jones, que es lo que mejor se conserva en esta cuarta película. Vale que Ford esté más mayor pero el truco de esta película es que no han querido disimularlo demasiado, no es que hayan puesto al personaje en un sitio correspondiente a su edad como hizo Stallone con su Rocky pero sí que le han dado cierto caracter de madurez. A pesar de que es el amo de la película no tiene todo el protagonismo como en las dos primeras películas —nadie me puede negar que en "Indiana Jones y La Última Cruzada" Sean Connery comparte protagonismo con Ford por su imponente presencia— sino que deja ver en lo que podría comenzar a derivar la saga que tiene toda la pinta de querer seguir, mediante un nuevo personaje introducido que me resultó muy simpático la verdad.

Está claro que no vamos a volver a revivir nunca más aquella brillante trilogía que supuso un hito en el cine e impactó en la sociedad de una forma impensable incluso para Steven Spielberg y George Lucas, los padres de la criatura, pero sí que es posible aún hoy en día seguir disfrutando de un cine de aventuras como el que se hacía antes. El espíritu de "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" es parecido —pero no el mismo— a las anteriores cintas lo que viene dado por el "toque Spielberg" distinguible a simple vista, pero claro, el irresistible toque ochentero se ha perdido y en 20 años de cine cambian mucho las cosas tanto en el medio como en el espectador. Spielberg y Lucas han sabido jugar bien sus cartas, no han tocado demasiadas cosas, han adaptado la película ligeramente a nuestros días para no atraer solamente al público de más de 20 años pero han sido capaces de ver que quien vaya a ver una película de Indiana Jones quiere ver una película como las anteriores. «Cuando haces una película como esta, una secuela que es muy, muy anticipada, la gente cree que está ante la Segunda Venida de Cristo, pero no lo es. Se trata sólo de una película. Como las otras.» dijo Lucas en una entrevista, quizá para curarse en salud ante el "radicalismo" de algunos fanboys dada la experiencia que tuvo cuando resucitó su sagrada trilogía de "Star Wars" a principios de esta década y que no fue bien recibida por todos (por mi sí, que me encanta). Precisamente la sensación que despierta en mí esta nueva aventura de Indy es parecida a la que me produjeron los Episodios I, II y III de "Star Wars", es decir me gustan mucho, me encantan, pero ya no es lo mismo que las películas originales, son incomparables. Aquellas permaneceran intocables e indelebles a lo largo de los años y siempre serán una referencia, las nuevas en cambios serán recordadas por mí como grandísimas películas que cumplen con creces sus objetivos, pero no serán capaces de alcanzar a las demás por mucho tiempo que pase.

Spielberg y Lucas se han volcado en el film, de hecho el presupuesto de esta cuarta película ($185M) suma el doble del de las otras tres juntas ($20M + $28M + $48M, respectivamente) y no se ha reparado en efectos ni situaciones. La acción es uno de los puntos fuertes de la cinta, Spielberg es todo un especialista en esta área y lo demuestra con trepidantes persecuciones, peleas sobre vehículos a toda velocidad, ataques de seres extraños, homenajes a la Serie-B (esas hormigas geniales), ruidosos tiroteos, fugas sonadas... ¡y hasta una explosión nuclear! Y es que por muy falso y poco creíble que resulten algunas escenas el público entra a la sala para tragarse lo que le echen, y tras ver arcas mágicas, cálices místicos y shamanes diabólicos yo ya me trago lo que sea. En este caso el objeto que codician arqueólogos y soviéticos es una calavera de cristal que es la clave para llegar a la mítica ciudad de oro que el explorador español Francisco de Orellana descubrió en el s. XVI y que se perdió entre leyendas en las profundidades de la selva amazónica. Personalmente me encantan los misterios que tienen que ver con las culturas centro y sudamericanas y los misterios acerca de ciudades perdidas y civilizaciones olvidadas, y el guión de David Koepp se olvida algo de las tramas oscuras como la de "Indiana Jones y el Templo Maldito" y recupera el estilo narrativo de "Indiana Jones en Busca del Arca Perdida", una vuelta a los orígenes. No faltan los personajes carismáticos como el mismo Indy que a pesar de las arrugas sigue joven de espíritu y de ideales. Su prepotencia y habilidades están intactas y no se olvida de dar clases con su pajarita mientras su mente viaja a todas las esquinas del planeta, sigue adorando la aventura y la historia en ese perfecto balance que define al personaje. Durante toda la película se mantiene fiel a su estilo, pese al final de los finales que me dejó algo quebrado... aunque con el último de sus movimientos me dejó un excelente sabor de boca. Shia LaBeouf (protagonista de "Transformers" y del remake encubierto de "La Ventana Indiscreta", "Disturbia") interpreta a Mutt, un chaval rebelde y arrogante que resulta ser un claro homenaje a Marlon Brando en "Salvaje" tanto por lo físico como por la actitud, que resulta un buen prototipo de personaje a mantener en la saga. No viste sombrero Fedora pero usa una gorra de marinero, la chaqueta de cuero es más rockera y sustituye el látigo por la navaja automática además de montar una moto clásica de la época y tener siempre a mano el peine para retocar su inamovible tupé. Físicamente me parece un gran acierto este personaje, y el actor, que en breve acabará de estar del todo de moda, se recrea bastante y aprueba con nota el envite. Otra que se luce es Cate Blanchett ("El Señor de los Anillos", "El Aviador"), que tengo que reconocer que es una de mis actrices favoritas. Su papel de la malvada Irina Spalko está algo desdibujado por culpa del guión pero realmente no hace falta adentrarse más en el personaje, solo saber que está dispuesta a todo por complacer a su líder y por conseguir el gran tesoro que anda persiguiendo. Se muestra fría, segura, implacable y eso basta para elaborar un personaje que pueda darle la réplica a Indiana Jones. Indy siempre debe tener compañía y en este caso Mac es otro de esos personajes que utiliza para destacar, interpretado sobresalientemente por Ray Winstone ("Beowulf") que cumple con las expectativas del rol. El personaje gracioso-místico viene de la mano de uno de los mejores y más prestigiosos actores ingleses, John Hurt ("Alien. El Octavo Pasajero", "1984"), que en la piel de Ox saca su lado más demente para divertirse y protagonizar algunos de los momentos más divertidos de la cinta. Una vuelta esperada es la de Marion Ravenwood, interpretada 27 años después por la misma actriz que le dió vida en "Indiana Jones en Busca del Arca Perdida", Karen Allen ("Starman"), y vuelve a mostrar ese sarcasmo con Indiana que tan bien funcionó entonces.

"Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" recupera el cine de aventuras de una forma gloriosa, actualmente no hay películas que puedan igualarse en estilo ni calidad —quizá el único relevo medianamente digno sería la saga de "La Momia" (que estrena tercera parte en breve)— y aunque esta cuarta película de Indy no esté al sublime nivel de las otras tres sí que es capaz de emocionar al que escribe estas líneas y hacer que recupere esa ilusión por el cine de aventuras "del bueno" y sentirse de nuevo como si tuviera 12 años. Bravo por el trío Ford-Spielberg-Lucas, en mi humilde opinión la jugada les ha salido redonda.

Mi puntuación: 8/10.

4 comentarios:

Jon Rivero dijo...

Guauuu monkey, como siempre, no lo podias haber descrito mejor, encuentro muchisimas similitudes entre tu forma de ver el cine y la mia y odio a los jodidos puretas
es que..nada volver a ser como antes, y siempre buscan eso, siempre poniendo cualquier excusa de guion y tal, es una peli de aventuras donde todas las convenciones estan en el aire


te agrego colega

por cierto un favor te pido, estoy intentandoe ntrar el foro desde hace unos dias pero al restablecer contraseña me pone no autorizado y no me puedo loguear
Podrias enviar un mensaje a los administradores a ver si pueden hacer algo

mi direccion de perfil es johnnyrivers7@hotmail.com, aunque ahora uso otra


un placer leerle señor monkey, de veras

Santi dijo...

¡Hombre, dichosos los ojos! Cuanto tiempo sin leerle. Desconocía además que tuviera un blog, a partir de ahora seré un asiduo a JonRivero.blogspot.com, por supuesto te enlazo yo también.

Acerca del login del foro está habiendo muchos problemas con registros y páginas desaparecidas, ya he informado a los administradores y verán que pueden hacer. La cosa es complicada por lo visto, a ver que se puede hacer...

Y acerca de Indy IV he leído tu blog y estamos completamente de acuerdo; lo que decía Lucas acerca de «la Segunda Venida de Cristo» es cierto, quizá las expectativas estaban demasiado altas y no se ha sabido poner el freno a las comparaciones con la trilogía original, y eso tampoco debería ser así. A veces parece que nos olvidamos que hay que disfrutar de las películas y dejarse llevar, y pocas películas hay que se presten con tanta facilidad a dejarse llevar como esta 4ª aventura de Indiana Jones (bendito sea). A ver qué película de aventuras hoy en día es capaz de superar a ésta.

Me alegro mucho que coincidamos, ¡un saludo jefe! Nos leemos.

Asprogen dijo...

Buen artículo, como siempre.
Hay una cosa que no has mencionado, que es que para mucha gente será la primera pelicula de Indiana que ven en pantalla grande.

No me disgustó la pelicula, porque Spielberg y Lucas son dos ases, efectivamente. Pero no han logrado "la peli de aventuras definitiva", cosa que si eran las primeras entregas. Quien podria decir hace unos años que peliculas como aquellas de "Tesoro nacional" (aquellas de Nicolas Cage y Diane Kruger) podían darle sopas con honda al maestro... Pero, a mi modo de ver, es lo que ha pasado.

Ojo, con esto no quito mérito a la pelicula de Indy. Pero sí que me queda un regustillo a que "podía haber sido mejor".

Qué es lo que no me gusto de la pelicula:

*el personaje "Mac" (colega gamberro de indiana Jones) por la manera en que cambia el personaje -en fin, sus motivaciones quedan un poco oscuras... tal vez como en la vida misma... pero el resultado final es algo infantil... (estoy hablando como la Cosa del Pantano)...:-P-

*El elemento extraordinario en esta pelicula, como bien señala Santi, rompe con la tradicion sobrenatural de las anteriores entregas. Uno se queda un poco como si en Harry Potter apareciese un robot gigante... Si se hubiesen limitado a sugerirlo, todavia tendria un pase... pero ese final... (vuelvo a hablar como La Cosa del Pantano)...
*El final. Lo encontre muy apresurado, algo inocenton (sobre todo desde el punto de vista de los malos), poco logico (desde el punto de vista del "elemento extraordinario", aunque entrar a debatir esto seria un MEGA SPOILER), demasiado aparatoso,... A mi que ya no me hacia gracia aquello del Cruzado que aparecia al final de la tercera... uf, lo de esta le cae como a un Cristo unas botas de agua...
Estoy refiriendome al final de la aventura (e money-shot aquel de los pedruscos) no al "final-final", ojo.

*Aquella especie de aborigenes ululantes... quienes c*j*** eran? Estaban emparentados con aquellos seres del cementerio? Estaban desparasitados? Serian protectores de la reliquia? O unos okupas? raroraroraro

*Los agentes de la KGB, un poco mas tontos de lo necesario.

*Los "poderes" de la mala rusa quedan un poco olvidados a los 3 segundos de mencionarlos. Le metieron un recorte al guion?

*La resistencia al choque algo mas que excesiva de algunos aparatos y vehiculos, asi como de sus ocupantes: frigorificos, coches anfibios, etc. Ya se que hay convenciones y todo eso, peroooo...


Ahora bien, dicho esto, hay que dejar claro que la pelicula en si tiene mejor ritmo que las anteriores ("se ve mejor"), no para ni un minuto, te ries, los personajes son empaticos -hasta los malos-, los actores son excelentes, la saga no ha envejecido -por mi pueden hacer 4 mas-, es la mas espectacular de todas, tiene momentos gloriosos (esa lucha de sable entre coches es para levantarse y aplaudir), abre nuevas posibilidades... En fin, hay que ir al cine a verla.

Queria decir dos cosas respecto a vuestros comentarios:

-Jon, aunque es verdad lo que dices de que el efecto "pureta" es bastante perjudicial para este tipo de reanimaciones, no es conveniente despreciar tanto a aquellos que añoran tiempos pasados. Esta pelicula es lo que es gracias a que existe aquella "tradicion". Si solo fuese "una peli de arqueologos aventureros", su trascendencia seria bastante menor; y ahi si que se la comeria con patatas aquella de Nicolas Cage.
En fin, todos somos a veces un poco puretas segun la situacion, no?

-Santi, yo no me fije si decian en la pelicula algo tipo "Veras que contento se pone el camarada Stalin cuando le demos la noticia". La unica refeencia que oi fue cuando decian algo asi como "(Cate Blanchett) era la niña mimada de Stalin" (lo siento, la vi en V.O., no se como tradujeron esto). Si fuese asi, no hay paradoja espacio-temporal entre estar en el año 57 y que el jamacuco se hubiese llevado a Stalin unos años antes -dejando a "Irina" con su telepatia-.

Mi nota: 7/10

Saludos

Santi dijo...

¡Buenas Aspro! La verdad es que yo soy uno de esos que ha tenido la oportunidad de ver por primera vez a Indy en la gran pantalla.

No estamos de acuerdo en cuanto a la opinión de la película en general, aunque tienes bastante razón en varias cosas, como los supuestos poderes de Irina (de los que no se vuelve a tener referencia más) o la resitencia de algunos elementos, pero no olvidemos que es una película de "Indiana Jones", donde todo es posible y nada imposible (hay que recordar momentos en películas pasadas en los que Indy se ha tirado de un avión en una lancha hinchable sobre una montaña nevada cayendo luego por una catarata), así que creo que no deberíamos plantearnos la veracidad de este tipo de secuencias.

Y en mi opinión se está exagerando un pelín acerca del argumento, y lo poco usual para una película de "Indiana Jones". Simplemente es un transfondo que se trata al final de la cinta, no el eje argumental completo durante toda la película. No creo que sea grave y por supuesto depende de los puntos de vista de cada uno, pero personalmente me pareció muy acertado.

Veo que en general se está siendo bastante catastrofista con este film, y creo que lo que habría que hacer es cambiar el punto de vista y verla como una agradable entrega de aventuras, no como la definitiva entrega de "Indiana Jones". No sustituye ni mancha el nombre de la trilogía anterior, solo la amplía. Además no creo que Spielberg y Lucas tuvieran la intención de superar las otras tres películas (osea la intención si, pero no la ambición, no se si me explico).

Y tienes razón acerca de lo de Stalin, no recuerdo literalmente la frase pero es posible que no aseguraran nada. ¡Un saludo!

Publicar un comentario

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.