martes, 22 de julio de 2008

"Hancock", una vuelta de tuerca al superhéroe de cómic.

Vuelve el concepto del clásico antihéroe con toques de humor y acción. Y esta vez borracho y hastiado del todo.

El universo de los superhéroes está viviendo una época álgida, los cómics están tomando nuevas sendas y nuevos puntos de partida, las películas de éste género están comenzando a ser tratadas de forma digna e incluso en televisión hay series como "Héroes" que están volviendo a aplicar el concepto de súperpoderes a gente anónima, resucitando la chispa de la ilusión con la que aparecieron hace más de sesenta años. He comentado ya un par de veces el buen hacer que está teniendo Marvel con su productora, el próximo mes está por venir una de las películas más esperadas del año, "El Caballero Oscuro" de Christopher Nolan, para el año que viene se espera "Watchmen" dirigida por Zack Snyder y basada en la elogiada novela gráfica homónima y que visto el tráiler pinta muy bien; está claro que es un género de moda y que cubre un amplio espectro de público, me explico, se pueden hacer versiones fáciles para los más pequeños como "Los Increíbles" o "Los 4 Fantásticos", más serias y enfocadas a los aficionados al cómic de toda la vida como "Batman Begins" o "Iron Man", homenajes y revitalizaciones como "Superman Returns" y otro tipo de cine que puede intentar atrapar a los consumidores rápidos de cine y del cual puede ponerse en duda su calidad la mayoría de las veces (véase "Daredevil", "Elektra", etc.). Personalmente creo que el grupo que más difícil lo tiene para convencerme es éste último, películas que intentan tomarse en serio pero evidentemente no ponen ímpetu real en ello, y es por ello que cuando una película de este corte consigue no aburrirme ya me doy con un canto en los dientes. "Hancock" no pertenece puramente a este último grupo por el hecho de que, aunque es una película comercial para (casi) todos los públicos, no adapta ningún superhéroe conocido/existente (iba a decir "real"...) y que intencionadamente parte del concepto de comedia fundida con película de acción, lo que convierte la película en una propuesta simpática a primera vista.

Hancock es un superhéroe atípico, o mejor dicho es un antihéroe típico pero elevado prácticamente a la máxima potencia (sin llegar a ser el Lance Blastoff de Frank Miller o Lobo) es decir alcohólico, desganado, incorrecto, detestado, odiado y odioso, irreverente, etc. y a mi es un concepto que siempre me ha interesado mucho más que el del héroe apuesto y fuerte que lucha contra el mal. La propuesta del film es invertir lo visto en otros productos que tanto éxito tienen como la franquicia de "Spiderman". El conflicto interno siempre dota de más profundidad al personaje y aunque no se haga demasiada mella en el personaje de Hancock sí que queda perfectamente definido en el mismo instante en el que aparece en pantalla, esto es algo importante para presentar una película con un personaje nuevo y con carácter. La historia es en principio simple, Hancock es odiado por los ciudadanos de Los Angeles por causar más daños que beneficios en sus descuidadas apariciones, pero al salvar a un publicista de morir atropellado por un tren éste se ofrece a hacerle un lavado de cara y mejorar su imagen para que le respeten y requieran. El punto de partida es este, pero lo interesante de la película es que a mitad de cinta da un giro y sigue por otros derroteros que mejor no desvelo para mantener la intriga, aunque se pueda deducir muy tempranamente parte del desarrollo.

El principal interés de la primera mitad de película reside en ver lo desastroso que es Hancock, lo mal que hace las cosas y lo divertido que es ver como mete la pata y desprecia todo a su alrededor. Hay que admitir que tiene sus puntos de humor, pese a que el dichoso tráiler —siguiendo con la maldita tónica del 90% de las películas de Hollywood de hoy en día— desvela gran parte de las bromas y chascarrillos del film, cosa que mina en gran parte el efecto que tienen mientras ves la película, y en general el tono de la cinta es acertado excepto en algunos puntos en los que ilógicamente decide acercarse más a una película de Disney que a la película que estaba siendo. Los momentos a los que me refiero son aquellos en los que aparece el malo del garfio, por ejemplo, un enemigo más propio de una película de domingo en A3 que de algo con el tono de "Hancock", además de muchas reacciones incoherentes, como las de los personajes de C. Theron y J. Bateman cuando la trama se va desvelando... algo así como un «Ah, vale» nada convincente, además de varios 'Deux Ex Machina' forzados y fuera de lugar. Por no mencionar el papel secundario que adoptan de repente el publicista y su hijo en la segunda mitad de la cinta.

El costoso plantel de actores cumple muy bien, destacando por ejemplo a Will Smith en su papel de Hancock, como he comentado un borracho y perezoso superhéroe, con el problema que tienen Los Inmortales de no poder tener raíces ni nada con lo que identificarse (exceptuando las águilas) y su desentendimiento con la gente a la que en el fondo desea caer bien. Smith me parece uno de los actores con mejor progresión en el cine, y tras sorprender con su nominación al Oscar en 2007 por "En Busca de la Felicidad" (sorprender porque nadie lo esperaba, no porque hiciera una mala interpretación) y hacer un papelón en "Soy Leyenda" le surgió la oportunidad de volver a la comedia, el género que lo vio nacer en TV gracias a "El Príncipe de Bel-Air" (parece mentira que haya conseguido despegarse de aquel papel a estas alturas) y que se le da tan bien como el drama o la acción (de hecho la película tiene algo de acción también). A pesar de su gran proyección Will Smith está correcto sin grandes lucimientos a destacar, un personaje que evoluciona pero en mi opinión lo hace de manera forzada en algunas ocasiones concretas, pero que le ofrece un buen abanico de sentimientos que mostrar al actor y que resuelve el rol con solvencia. En un principio se planeaba contar con Smith para la película antes que "Soy Leyenda", pero tras varias postergaciones fue para él el papel protagonista de esta película que pasó por manos de directores de la talla de Tony Scott, Michael Mann (que tiene un cameo) y Jonathan Mostow antes que por las de Peter Berg. Pero antes de hablar del director me gustaría destacar el papel correcto de Jason Bateman, el publicista optimista e ingenuo que quiere mejorar el mundo, a pesar de la comentada y sorprendente pérdida de protagonismo conforme avanza la cinta, y el de Charlize Theron, que vale, es guapísima, pero en ocasiones se ha forzado su lucimiento un pelín, en mi opinión. Está correcta y cumple con solvencia, igual que el resto.

Respecto al director siento un grandísimo cabreo. Tras rodar de forma magistral una de las películas más interesantes del año pasado, el thriller de acción "La Sombra del Reino", el actor y director Peter Berg ("Very Bad Things") se olvida de su pulso y rueda las escenas de acción de forma que nadie sea capaz de ver nada en pantalla; cuando Hancock vuela dan ganas a uno de tomarse una biodramina y cuando pelea sólo da tiempo de ver trozos de paredes, metal y cristal volar por los aires. Con diferencia me ha parecido lo peor de la cinta, es imperdonable que en una película de acción no se vean las peleas (que aprendan del "300" de Zack Snyder) e incluso Marvel ha tomado nota de un hecho tan crítico en sus dos películas películas de Hulk e Iron Man. Paul Greengrass también abusó del recurso en sus dos películas de Jason Bourne e incluso a Juan Carlos Fresnadillo en "28 Semanas Después" se le fue la mano, pero al fin y al cabo la dirección se acababa equilibrando tarde o temprano y se podía ver algo. En el caso de "Hancock" no se ve nada y acaba por despegar al espectador de lo que acontece en pantalla.

Hay varias curiosidades en la cinta, como algún homenaje a Superman (que quizá solo lo detecta mi ingenua y ávida-de-detalles mente), homenaje que ya ocurrió en "Superman Returns" con la misma imágen que coincidía con la portada del primer número de la revista "Action Comics", la primera aparición de Superman y de un superhéroe en el cómic; la fugaz visión durante una pelea de un cartel de la gran serie "Dexter" y la curiosa aparición de Daeg Faerch, el inquietante niño que interpreta al pequeño Michael Myers en el excelente remake de Rob Zombie "Halloween", en el papel de matón-repelente-franchuti.

En definitiva el cine de superhéroes está cambiando, se están comenzando a atrever con nueva propuestas, se está probando sobrepasar la línea de la adaptación y comenzar con la creación de personajes con súperpoderes claramente identificados como "superhéroes", una etiqueta que llama la atención de todo el mundo en cuanto a producto cinematográfico y que es un seguro de marketing. "Hancock" es una película que funde dos géneros como son la comedia y la acción a partes iguales, y aunque está equilibrado creo que es un producto algo descafeinado y de rápida consumición; se puede ver, puedes alucinar con alguna escena y reírte con varias otras, pero ni te arrancará una carcajada de muerte ni te dejará boquiabierto. Una película recomendable en caso de que la cartelera sea tan pobre como la actual, y que desde luego no entra en la categoría de imprescindibles aunque para pasar una tarde de domingo sea bastante válida.

Mi puntuación: 6/10.

3 comentarios:

Asprogen dijo...

Muy agudo, muy agudo.

Efectivamente, estoy de acuerdo en aquelo de que la pelicula flojea en la segunda mitad.
Los dos McGuffins de la historia (el primero es el comportamiento del propio Hancock; el segundo es SPOILER "aquella situacion de tragedia griega" FIN DEL SPOILER del final que justifica precisamente el McGuffin nº1) dan una historia que queda muy bien sobre el papel, pero que no llena un metraje entero. O eso, o realmente la pelicula está altamente castrada, no hay que descartarlo:

Aun asi, sigo flipando con Peter Berg. "Ah, si, aquel actor como desdentado de "Chicago Hope" y "Smoking aces"...". Hace pocas peliculas, pero realmente casi todas son bastante aprovechables.

En particular, en esta, me encontré todo el primer tercio de la pelicula con la sensacion de estar viendo una especie de comedia al estilo Miami Vice!! Yep, si, Berg absorbe cual esponja estilos: sus ultimas dos peliculas son "Michael Mann puro". No me sorprendio al final, cuando me encontre a Mann en el ajo, y a otros ilustres del genero, como Tony Scott, Akiva Goldsman,...

Anda, que no me habran mangoneado a Berg, ni nada...

Ah, un ultimo recuerdo: aquellas albondigas parecian autenticamente sabrosas, gnam, gnam. Spaguetti madness!!

Saludos

Santi dijo...

A mi lo que me revienta precisamente de esta película es la dirección de Peter Berg. ¿Cómo un tío -impregnado de Michael Mann hasta las cejas, vale- puede hacer una película tan buena como "La Sombra del Reino" y luego marcarse esta dirección tan mediocre en "Hancock"?

Acerca de lo del McGuffin es verdad que sorprende el giro que toma el film, pero yo hubiera preferido que siguiera por la senda inicial en vez de meterse en otros berenjenales que no acaba realmente de resolver bien. Aún así es distraida que conste.

Pramod Negi dijo...

Thanks, seriously, I am very happy for you to select photos & use, along with words; I don't really think I can write word for you. I hope this is OK, like your blog.
cheap flights to osaka
flights to osaka
osaka flights

Publicar un comentario

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.