lunes, 25 de mayo de 2009

"Monstruos contra Alienígenas", animación contra guión.

Dreamworks apuesta por el poderío visual en detrimento de una buena historia a contar.

Que Dreamworks le va a la zaga a Pixar es un hecho. Por eso esta vez la empresa del ogro malhumorado apuesta por nuevos sistemas técnicos para intentar superarla en vez de optar por alguna otra forma más lógica (en vez de intentar aplicarse al máximo en buscar una historia entrañable y original y en los personajes, clave absoluta de Pixar). Porque no nos engañemos, "Monstruos contra Alienígenas" está teniendo a taquilla que está teniendo —ahora mismo está entre las 5 películas más taquilleras del año en España— por un solo motivo: el uso de las tecnologías 3D en los cines. Yo mismo he ido a ver esta película por una sola razón: ver mi primera película en 3D digital en un cine. Técnicamente no es la primera que veo, hace años pude ver en Imax Barcelona un documental pero aquello fue hace tiempo y era una chapucilla. La cuestión es que el único atractivo que le vi al film es poder experimentar lo que es ver una película en 3D, ponerse las gafas y descubrir el misterio de ver a personajes y decorados adquiriendo una dimensión extra, y sinceramente fue una extraña sensación la que me dejó. Por un lado sorpresa, es muy curioso ver cine de esa forma, por un lado me gustó pero por otro la experiencia no me convenció del todo ya que tiene algunos inconvenientes. La parafernalia de la película gira en torno al 3D y está ideada para ser vista en 3D, con los típicos efectos de "ah, que me da la pelota" o "ah, que me saca un ojo con el palo" tan clásicos (que antes no hubiera visto una película en 3D no significa que en mi casa no hubiese visto películas diseñadas para 3D, como "Viernes 13: Parte III", por Dios que cutrez), que resultan un pelín previsibles y sobados, pero igualmente me resultó muy curioso; ahora por ahora no cambiaba yo una película tradicional por el 3D por los muchos inconvenientes que tiene el llevar las pesadas gafas que acaban fastidiando las orejas y la nariz a los noventa minutos de proyección, la visión no era tan nítida como la visión estándar, además de que al final me acabó mareando un poco (yo es que me quedaba bizco) y me saturé de tanta luz y color bailando frente a mis ojos, por no mentar algunos inconvenientes como ¿qué pasa si llevas gafas de vista? Las gafas de 3D que tenían en el cine donde fui pesaban mucho y eran muy gordas, no cabían otras debajo. Fue una experiencia que había que probar, y quitando eso la película se queda en más bien poca cosa, así que descaradamente el principal atractivo que tiene "Monstruos contra Alienígenas" es ver la película con tecnología 3D digital y punto.

Reconozco que cuando comencé a ver sinopsis y tráileres la película me interesó, parecía que Dreamworks iba a apostar por hacer un homenaje al cine de Ciencia Ficción y clásico fantástico de los 50 y dejar de una vez por todas a los animales parlantes, que salvo honrosas excepciones como "Shrek" o "Wallace y Gromit: La Maldición de las Verduras" protagonizan la mayoría de películas del estudio contribuyendo a la saturación del mercado en este aspecto. Pero el homenaje ha resultado ser de soslayo, sí que sus personajes monstruosos están basados en seres clásicos de la Sci-Fi como Bob que está basado claramente en la masa gelatinosa de "The Blob", el Eslabón Perdido es como la Criatura del Lago de "La Mujer y el Monstruo", Ginórmica es como "La Mujer de 50 Pies", el Insectosaurio es una especie de Mothra y el Dr. Cucaracha es el mismo concepto que el científico de "La Mosca", pero los homenajes se acaban ahí, el resto de película no está carente de todos los tópicos que tienen las películas de animación infantil de aventuras; eso sí, lo que me pareció más mágico del film es precisamente ese poco homenaje a la Serie B en la presentación de los monstruos sobre todo, aunque me esperara más de ellos en el resto del film. Porque la película no solo está abiertamente enfocada hacia los más pequeños sino que resulta ser infantiloide. El espectador adulto no puede disfrutar tanto de una película de este corte como de otras de Pixar que están diseñadas para gustar a adultos y niños de distinta forma, o las películas de Miyazaki que tienen como objetivo divertir a niños y transportar a la niñez a los adultos (si es del corte de "Ponyo en el Acantilado" o "Mi Vecino Totoro"), en la película que nos ocupa predomina el humor blando e infantil, con chorradas varias como la canción del presidente con el organillo (otro homenaje, esta vez a "Superdetective en Hollywood") o los botones del café y el apocalipsis, que sinceramente me parecieron bochornosos. Hay varios homenajes más a parte del cine de Sci-Fi y Serie B como es la adoración a Steven Spielberg en un par de ocasiones (guiños que solo cogerán los espectadores que no sean niños, claro) como son los simpáticos homenajes a "E.T." y "Encuentros en la Tercera Fase", pero en general a uno se le queda el mal sabor de boca de haber recibido algo contrario a lo que esperaba tras ver los pósters e imágenes promocionales.

Los personajes tienen un diseño excelente, pero a cambio adolecen de un desarrollo muy pobre durante la historia. Como he dicho las presentaciones de los personajes es muy buena, me refiero a la secuencia en la que el General G.R. Provoker presenta su equipo al presidente, y cada uno de los monstruos tiene su personalidad definida, pero son personajes sin ninguna evolución, planos y tópicos. Bob está planteado para ser el más divertido y lo es, pero el amo de la función es sin duda alguna el Insectosaurio, y eso que no media palabra en toda la cinta. El diseño del Insectosaurio es carismático, sencillo y muy entrañable, y algunos de los mejores gags vienen de su mano, a pesar de ello es un personaje claramente terciario cuyo protagonismo ocurre en pocas ocasiones, aunque la espectacularidad de sus apariciones hacen tenerle cariño al bicho. Bob, como digo, es el bufón del film y la gran mayoría de momentos humorísticos le tienen como protagonista, su estupidez le precede y su diseño me ha parecido de los más acertados de la película, han sabido transmitir muy bien esa sensación gelatinosa de su cuerpo y le han sacado partido. Hay que destacar que en la versión original es Seth Rogen ("Un Lío Embarazoso", "Horton", "Kung Fu Panda") el que le pone voz a Bob, y es que el reparto entero de voces está lleno de estrellas, destacando a Keifer Sutherland ("24", "Dark City", "Reflejos") como el General G.R. Provoker (su voz ronca seguro que es perfecta para el papel), Hugh Laurie ("House", "Dueños de la Calle", "Valiant") como el Doctor Cucaracha, y es que la voz del Doctor House (todo queda entre doctores) es tan versátil como camaleónica (hablo por lo oído en los tráileres, claro). Hay una gran parte de actores de televisión como Sutherland, Laurie y Rainn Wilson ("The Office") que pone voz al villano Gallaxhar, aunque también hay estrellas de cine como Rogen y Reese Witherspoon ("En la Cuerda Floja"), que interpreta vocalmente a Genórmica. En la versión española es Carolina Cerezuela ("Camera Café") la que presta su voz a la gigantesca protagonista, y debo confesar que aunque al avanzar la cinta mi oído se pudo ir acostumbrando el doblaje de la actriz española chirría muchísimo, y es que siempre he opinado que el que no es actor de doblaje debería alejarse de las descaradas llamadas a la comercialidad de este tipo (Florentino Fernández, Santiago Segura, va por vosotros).

Siguiendo con el repaso a los personajes nos topamos con el ligón/salido que es el Eslabón Perdido, el clásico monstruo de los lagos en las películas clásicas de Serie B y que en este caso es un simpático vacilón que se dedica a rememorar viejos logros, y finalizando el cuarteto de monstruos tenemos al Dr. Cucaracha, un personaje que exceptuando su presentación poco podemos destacar también, sino es por algún gag concreto en el que utiliza la ciencia como broma recurrente. Como digo todos son personajes no han sido estudiados con la suficiente profundidad como para darle ninguna trascendencia y su paso por la pantalla es meramente de lucimiento para un par de gags graciosos. La protagonista, Genórmica, es quizá el (único) personaje que sufre una evolución durante los 90 minutos de metraje y es que pasa de ser una mujer pasiva que no quiere o sabe ver los desdenes de su futuro marido a ser una mujer decidida y segura de sí misma, desengañada y convencida de tirar hacia adelante. Es una evolución discreta, pero al fin y al cabo hay que hacer hincapié en la única que se observa en toda la cinta. Además de esta pequeña característica de la protagonista poco más se puede destacar de los personajes de la película, si no es el odioso presidente de los EEUU, que sinceramente, lejos de parecerme lo más gracioso de la cinta —cuya evidente intención es esa— me pareció ignominioso, o el General Provoker que sí me resultó algo más simpático. Finalmente está el villano Gallaxhar, un villano de opereta incuestionable y sin ningún tipo de trasfondo más allá el clásico que motiva a los malos de cómic.

El diseño de todos los personajes sigue un estilo parecido al de "Los Increíbles", y el dibujo en general es de una notable calidad. De hecho toda la película sigue un poco la estela de la obra de Pixar "Los Increíbles", cambiando superhéroes por monstruos y cediendo en cuanto a calidad un abismo, y por eso el interés principal (y para mí único sustento del film) está en las secuencias de acción. Las escenas de acción son monumentales, espectaculares como poco se ha visto últimamente sobre todo en la escena del primer ataque del robot-alienígena y al final en la nave, unas secuencias que gozan de una notable dirección, utilizando "movimientos de cámara" (si es que pueden determinarse así en el cine animado) muy dinámicos y evidentemente empapados del estilo del cine de acción actual, emulando la experiencia de "cámara al hombro" en algunos momentos ofreciendo trepidantes persecuciones y secuencias de tensión que le dan el toque de mayor espectacularidad al film. De hecho, durante todo el film el poderío visual es la mayor baza de la película, en detrimento de un buen guión que contar Rob Letterman y Conrad Vernon han optado por ofrecer un espectáculo de luz y sonido que hay que reconocer que han realizado con éxito, pero el tópico y típico guión resta muchos tercios al film que se convierte en un vacío espectáculo del que ni siquiera sus excelentes escenas de acción son capaces de salvarle.

Definitivamente "Monstruos contra Alienígenas" es una película muy justa, renuncia deliberadamente a construir unos personajes y una historia con más dimensiones que la enfocada directamente a los niños más pequeños para destacar y sustentarse tan solo en la espectacularidad de sus escenas, el notable dibujo, la buena dirección y sobre todo en las nuevas tecnologías que involucran al 3D digital como una nueva forma de hacer cine (que todo sea dicho de paso a mí aún no me convence del todo). A Dreamworks le urge espabilarse y tomar un cambio de rumbo en sus películas, pues si bien "Kung Fu Panda" era muy aceptable deberían intentar buscar nuevas fórmulas en cada nueva película, y no encasillarse con los mismos temas o (sobre todo) repetir conceptos que en su día ya triunfaron, como las secuelas de "Shrek" o esta "Monstruos contra Alienígenas" que a grandes rasgos no hace más que repetir lo visto en "Los Increíbles" de Pixar. Si lo llego a saber me espero una semana y me veo en 3D "Pesadilla Antes de Navidad 3D" que fue estrenada en los cines de mi ciudad tan solo con una semana de diferencia; aquella sí que la habría disfrutado, uno de mis musicales favoritos y un obra maestra absoluta de Tim Burton (bueno, de Henry Selick). Ahí sí que hubiera invertido los 9'50€ con gusto.

Mi puntuación: 5/10.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.