martes, 14 de julio de 2009

"La Conversación", la culpa de quien escucha.

La cara íntima de Coppola.

Francis Ford Coppola es uno de los grandes del cine. De su mano han llegado películas consideradas globalmente obras maestras de la talla sobre todo de la trilogía de "El Padrino" (I, II y III) y "Apocalypse Now", además de otras películas de indudable fama y calidad como "Drácula, de Bram Stoker", "La Ley de la Calle", "Cotton Club" (aunque a mí esta no me convenció para nada), "Rebeldes", etcétera, una larga carrera cinematográfica como director, guionista y productor que se remonta hasta principios de los 60, es decir 50 años de plena dedicación al cine. Durante las décadas de los 60' a los 80' se mantuvo en el candelero, fue prolífico y aprovechó la libertad artística que le proporcionó el éxito de las dos primeras películas de "El Padrino" y "Apocalypse Now" intercalando grandes producciones con películas más íntimas y cercanas de todo tipo de géneros: terror, comedia, drama, suspense... si algo ha demostrado Coppola en su carrera es que es uno de los realizadores más polifacéticos del panorama cinematográfico. Erróneamente siempre se ha asociado a Coppola a las grandes superproducciones pero lo que no se conoce tan popularmente es su faceta de director y escritor de historias pequeñas o íntimas, películas casi casi independientes por su factura, cercanas al cine de autor. El director quedó muy quemado tras el infernal rodaje de "Apocalypse Now" y de ahí su recelo a rodar grandes superproducciones similares por lo que las películas que siguieron a aquella fueron algo más discretas pero no menos importantes por ello. Tras bajar el ritmo en su faceta de director y guionista durante los 90' (a pesar de que en esa década dirigiera la maravilla de "Drácula" y "El Padrino. Parte III" además de "Jack" y "Legítima Defensa, de John Grisham") aumentó su dedicación en la producción de películas (incluidas las de su hija Sofia Coppola) por lo que durante un tiempo el nombre de Francis Ford Coppola estuvo ligeramente apartado de los carteles. Ha sido recientemente cuando Coppola ha vuelto al cine tras varios años reposando sus ideas; desde que rodó en 1997 "Legítima Defensa" pasaron 10 años hasta que quiso realizar obras más personales e independientes, "Youth without Youth" ("Juventud sin Juventud") fue la primera de ellas y este mismo año ha estrenado la segunda en una coproducción española, italiana, norteamericana y argentina, "Tetro". Estas historias pequeñas son las que a Coppola le llenan personalmente y las que le han animado a seguir haciendo cine. Una de aquellas películas de este tipo que dirigió y escribió el realizador entre las dos entregas de "El Padrino" fue la discreta y delicadamente confeccionada "La Conversación".

En 1974, el mismo año de "El Padrino. Parte II" y solo dos años después de "El Padrino", Coppola realizó una de sus películas "pequeñas", una película de suspense sin un argumento excesivamente llamativo ni grandilocuente que contaba la historia de Harry Caul, un experto en vigilancia oculta que vive atormentado por algunos trabajos en el pasado y que no puede evitar involucrarse en su último caso de escucha; Caul no quiere sentirse responsable de ninguna otra víctima derivada de su trabajo, pues la tortura de la culpa se cierne sobre él sin cesar a cada trabajo que realiza. Harry sospecha que tras este aparentemente evidente último trabajo se esconde algo más que una aventura amorosa por lo que se involucra de forma obsesiva con los detalles del caso hasta el punto en el que se dará cuenta que ya no puede dar marcha atrás. El secreto de "La Conversación" reside en su discreción, sus pocas pretensiones; el mismo Coppola ha dicho varias veces que es la película de su filmografía que más aprecia porque no solo la dirigió sino que también escribió el guión en solitario sin basarse en ninguna otra película ni novela previa, aunque confesó que "Blow-Up" de Michelangelo Antonioni le sirvió de inspiración. Esta película representa la vertiente del realizador en la que demuestra que también hace cine para lograr sus metas artísticas, aunque no pueda olvidar el tener la intención de gustar al público. Para Coppola, y según sus palabras, este tipo de cine es aquel que quiere ser literatura, aquel que se diferencia del cine de entretenimiento el cual aunque esté muy bien no le llena tanto personalmente ni enorgullece especialmente.

El tempo narrativo de "La Conversación" es muy lento (a veces hasta desquiciante), en algún aspecto me recuerda a "Taxi Driver" de Scorsese (salvando las distancias), esto es que durante sus casi 110 minutos pasan pocas cosas realmente extraordinarias, todo fluye de manera natural, vemos como es la vida cotidiana del protagonista, como poco a poco va evolucionando, se va demacrando psicológicamente, vemos las pocas habilidades sociales que tiene y lo que le lleva a realizar/descubrir el tremendo desenlace. En estos aspectos la película de Scorsese y la de Coppola tiene similitudes, aunque no se puedan comparar abiertamente tienen muchas cosas en común, y al igual que "Taxi Driver" también "La Conversación" se llevó la Palma de Oro en el Festival de Cannes (que cinco años más tarde volvería a recibir Coppola por "Apocalypse Now"), así como también fue considerada por la Biblioteca del Congreso de los EEUU para formar parte de las 500 películas que conforman el patrimonio cultural significativo de la misma. Como "Taxi Driver", también recibió una nominación en los Oscar en la categoría de Mejor Película (que no se llevaron), y además "La Conversación" estuvo entre las candidatas a Mejor Guión Original y Mejor Sonido, y en éste último apartado es donde quiero hacer hincapié ya que el sonido es muy importante en este film tanto argumentalmente como a nivel narrativo. En esta cinta el sonido cobra un importante protagonismo, para empezar porque el protagonista, Harry Caul, dedica su tiempo completo a su trabajo y este está íntimamente relacionado con las grabaciones, espionajes y captaciones de conversaciones con diversos, modernos (para aquel entonces) e ingeniosos métodos, y de hecho la conversación con la que empieza la película y que le da título a la misma es sobre la que gira el argumento. Por otro lado a nivel narrativo el sonido se utilizó de forma muy expresiva; unos sonidos de interferencia están omnipresentes los primeros 10 minutos de cinta, vacíos en la conversación que luego Caul debe llenar y ordenar, tratar de entender.

La música es el otro elemento sonoro clave en el film. Los ritmos repetitivos de la partitura de David Shire ("Zodiac", "Pelham 1.2.3.") intentan capturar el sentimiento paranoico y perturbado de Harry, tonos graves y punzantes combinados, suavizados de vez en cuando con melodías de piano y sonido de saxofón, un instrumento importante en la trama que Caul utiliza para desfogarse y tranquilizarse. Los silencios son tan importantes como los momentos sonoros, y en muchas situaciones Coppola y Shire consiguen una atmósfera tensa con unos elementos simples, lo cual es muy meritorio, logrando captar la atención del espectador de forma natural y sin abusar de la BSO.

"La Conversación" es una película muy lenta, y no es que tenga paisajes en los que recrearse en esos tiempos muertos por tiempos indefinidos y alargados, por eso ahí está para compensarlo Gene Hackman haciendo uno de los papeles de su vida en la piel de Harry Caul, cargando el peso de la cinta a sus espaldas, prácticamente en solitario. Hackman protagoniza esta película psicológica mostrando un perfil de hombre perturbado, ajado, con limitadas habilidades sociales y un profundo trauma derivado de su trabajo y habilidad, pero aunque tenga remordimientos Caul es el mejor en su trabajo y así es reconocido por el resto del gremio. Caul está atormentado por la muerte de tres personas que recaen sobre su consciencia consecuencia de una de sus grabaciones y su paranoia se incrementa con cada nueva pista que obtiene al diseccionar la grabación que debe entregar al jefe de una gran empresa, una inocente conversación de una pareja que parece encerrar algo más de lo manifiesto. La culpa define al personaje y Gene Hackman logra reflejar muy bien esa recriminación, esa ira que le provoca el debate interno que tiene entre su profesionalidad, su responsabilidad y el eterno reproche que le acompaña y lo aísla. Hackman, con un look muy identificativo, con gafas de pasta y metal anticuadas, con bigote y calvicie incipiente, con su perpetua seriedad, su chubasquero/gabardina y corbata, logra trazar un personaje completo y complejo, se come la pantalla durante toda la película y es capaz de soportar ser el absoluto protagonista, una suerte de Robert De Niro frente al espejo, encerrado en sí mismo. De hecho la revista Premiere publicó en 2006 una lista con las que creía que eran las 100 mejores interpretaciones de todos los tiempos (hasta esa fecha) y Hackman ocupaba el puesto nº 37 por la interpretación de ese hombre introvertido, vulnerable, aferrado con ímpetu a la religión (como forma de redención, supongo) paranoico, colérico y angustiado que acaba involucrado en un asunto realmente turbio, un papel que Hackman siempre recordará por ser uno de los mejores que ha llevado a cabo.

El guión está perfectamente hilado, todo gracias a la sencillez de la premisa y el pragmatismo de Coppola, y como thriller psicológico que es juega con el espectador en algunas escenas realmente surrealistas como la breve secuencia del sueño (donde la película se vuelve algo irreal) o toda la final en el hotel. De hecho al final de la cinta uno acaba planteándose si lo que vemos es lo que realmente sucede o lo hacemos desde el punto de vista de Caul, cuyos remordimientos se apoderan de él hasta el punto de que uno acaba planteándose si realmente esa llamada final que recibe llega a hacerse de verdad o es fruto de su paranoia. Es más, llega un punto en el que hasta puedes llegar a pensar que lo que sucede en el hotel no es real, que todo ha sido producto de la imaginación, fantasía y sentimiento de culpa de Caul. Y no sigo porque estaría spoileando la cinta, pero el final de "La Conversación" se regala un par de sorpresas predecibles pero igualmente interesantes, y una suprema escena final donde Hackman acaba de demostrar que su papel es uno de los más memorables de toda su extensa filmografía.

La ambientación y diseño de producción son muy acertados, se agradece la visión del particular universo de los investigadores privados ausente de toda la sofisticación a la que estamos acostumbrados hoy en día: talleres sucios y desordenados, templos en los que se priva de su intimidad a los desconocidos, inventos electrónicos amontonados. Supongo que en 1974 todo el material que vemos en la cinta sería de lo más avanzado (son ya 35 años de avance tecnológico, que no es poco) e igualmente da la sensación de tecnología punta aunque mundana, un tono serio y cercano gratificante que le resta glamour al admirado y ensalzado trabajo de espía y nos ayuda a comprender mejor la situación de Caul. La fotografía de Bill Butler (que sustituyó a Haskell Wexler) es nítida y busca los ángulos y encuadres de forma inteligente, aprovechando todo lo largo de la pantalla, jugando con las sombras y luces en las escenas nocturnas, destacando la del parking en el laboratorio de Caul. Todo el apartado visual está muy logrado y es junto a la interpretación de Hackman de lo más destacado de la cinta. Cabe apuntar también algunas interpretaciones como la de John Cazale como el ayudante de Caul, Stan, Frederic Forrest como Mark, Allen Garfield como el curioso y sagaz Bernie, además por supuesto de Harrison Ford cuando realmente era un desconocido que solo había aparecido en "American Graffiti", y el breve cameo de Robert Duvall que no figura en los créditos.

Me hace gracia ver el eslogan español del cartel: «¿Cómo fue posible el caso "Watergate"...? ...aquí encontrará la respuesta.» ¡El caso Watergate no tiene nada que ver con la película! Se nota que por aquel entonces fue un caso sonado y quisieron sacarle partido como fuera. Lo curioso es que la frase promocional original no tenía nada que ver con esta libertad creativa española: «Harry Caul is an invader of privacy. The best in the business. He can record any conversation between two people anywhere. So far, three people are dead because of him.» («Harry Caul es un invasor de la privacidad. El mejor en el negocio. Puede grabar cualquier conversación entre dos personas donde sea. Por lo que se sabe, tres personas han muerto por su culpa.»). Con esta frase se explica algo mejor el perfil de Caul (quizá demasiado) y tiene mucho más sentido. "La Conversación" es una película en la que Francis Ford Coppola demuestra su creatividad, su amor por el cine, se nota que esta película fue rodada en el momento de máxima inspiración de uno de los genios de la historia del cine y sin la presión de tener que evitar defraudar a las masas. El problema es que creo que tiene un ritmo demasiado lento, demasiado pausado. Las casi dos horas de duración podrían haberse reducido a 90 minutos, le sobran 20-30 minutos, y la intensidad del relato no acaba de ser realmente poderosa hasta los últimos veinte minutos donde la previsible trama se destapa. A favor tiene muchas cosas, la suprema interpretación de Gene Hackman, lo mejor del film, la excelente fotografía, el original y simple planteamiento, el uso del sonido en sus vertientes argumental y narrativa y la calidad que destila todo el film. "La Conversación" podrá ser una película de las que se denominan "menor" en la filmografía del director, pero está claro que es una película de gran calidad, una cinta poco conocida en comparación a las otras más famosas de Coppola como la saga de "El Padrino" o "Apocalypse Now" pero que personalmente creo que supera a otras como "Cotton Club". "La Conversación" es una película que los amantes del cine podrán disfrutar, comparable en algunos puntos a la aclamada "Taxi Driver", aunque es evidente que la película tiene algunas carencias que impiden que se convierta en una película realmente memorable si no es por Hackman. Una película muy recomendable que puede despertar cantidad de sensaciones en los distintos espectadores, y es que lo bonito del cine está en las pequeñas historias y en la maestría de quien las cuenta con garbo. Y este es el caso.

Mi puntuación: 7/10.

13 comentarios:

Almas Oscuras dijo...

Es de los pocos Coppola que no conozco. Siempre busco alternativas a tanto cine de terror... y esta tiene muy buena pinta.
Gracias

Santi dijo...

Joan, algunos la consideran un clásico de la filmografía de Francis Ford Coppola, yo confieso que tampoco la conocía hasta que leí hace tiempo una entrevista de él en un diario en la que la nombraba como una de sus películas a las que más cariño le tenía. Actualmente hasta está en el puesto número 208 del TOP-250 de IMDB, así que se considera una de sus obras famosas. Y demuestra que hubo vida más allá de "El Padrino" en los años que realizó las dos primeras entregas de la saga mafiosa.

Dale una oportunidad si quieres, es una pequeña obra artesana.

Un saludo y gracias por el comentario ;) .

Fantomas dijo...

Hace poco supe de la existencia de esta película. Tu completa reseña me da una buena idea de como es la cinta.

Gracias por visitar mi blog. Ya te he linkeado en mis dos blogs (si puedes te invito a visitar http://cinemauniverse.blogspot.com/.

Saludos!

Santi dijo...

Dale una oportunidad a "La Conversación" Fantomas, a ver qué te parece. Lo que me estoy dando cuenta es que, contrariamente a lo que creía al principio, no es una película tan conocida como esperaba.

Gracias a ti por visitar Videa Bien..., no me había dado cuenta de tu otro blog Cinema Universe, ahora le echaré un vistazo que tiene buena pinta. Gracias por la invitación, un saludo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Saludos. Desconocía este film pero me lo apunto para pillarlo en cuanto lo vea. Aprovecho para felicitarte por el blog, linkearte, hacerme seguidor e invitarte a ver mi blog si tienes un hueco y te apetece.
Saludos
Nos leemos

Mundo Cinefilia dijo...

Santi, no sé si llegó bien el mail que te envié asique por las dudas te respondo también aquí.
Lo único que necesitamos para poder subir todos tus datos al banco de cinéfilos es simplemente tu logo, si es que tienes o la imagen de tu cabecera de página (he tratado de guardarla pero no me da la opción, no sé porqué, de guardarla como imagen, lamentablemente) y unas breves palabras sobre qué te gustaría que destacaramos acerca de tu blog (contenido o intención o secciones,en fin lo que más te guste que digamos de ella). Por lo demás ya tenemos tu dirección web. Igualmente quedate tranquilo que este mail que nos mandaste ya te inscribe para el premio Mejor Blog de cine 2009.
Muchas gracias!!

Santi dijo...

Hola Crowley, encantado estaré de pasarme por tu blog Tengo Boca y no Puedo Gritar, le echaré un vistazo en breve. Y mírate "La Conversación", a ver qué te parece ;) .

Hola Mundo Cinefilia, no he recibido ningún e-mail pero de todos modos... ¿a qué dirección lo has enviado? :o ¿O te refieres al comentario que me dejaste en la reseña de "Transformers: La Venganza de los Caídos"? Aquel ya lo respondí hace unos días ;) .

De cabecera tengo varias imágenes que se van cambiando aleatóriamente con cada refresco del blog, te enviaré una de las que considero más emblemáticas, la de Jack Torrance de "El Resplandor". No es el logo en sí del blog pero es un icono que me representa en el foro de CineActual, por lo que le tengo mucho cariño. Ahora os envío el logo y la descripción que pides, un saludo y gracias ;) .

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Santi, serás bienvenido siempre que gustes. No dudes que en cuanto vea la película pasaré para decirte qu´é tal.
Saludos

Alexander Glass dijo...

No es mi película favorita de Coppola (la Trilogía o Apocalipsis Now) pero tiene su aquel. Por supuesto tampoco llega al nivel de patetismo de One from the Heart o la última de Tetro (lamentable). Algunas partes se me hicieron un poco aburridas (cuando está continuamente poniendo la cinta) pero por el final (bastante sorprendente) se le perdona la lentitud de algunos tramos.

Santi dijo...

Buenas Alexander Glass. A mí me ha parecido una buena película aunque creo que precisamente la lentitud de algunos tramos que comentas la hacen algo pesada. No he visto "Tetro" ni "Corazonada", pero ya sabemos que Coppola es bien capaz de tener idas de ollas importantes. En este caso la cosa acaba bien y la película tiene pequeños detalles que la hacen una obra digna de mención.

Por supuesto que la trilogía de "El Padrino" son palabras mayores, aunque siempre he pensado que "Apocalipse Now" (a falta de una buena revisión de la versió Redux) no es tan tan sublime como se pinta. Por lo menos es la sensación que me dejó a mí cuando la vi hace varios años. La que no me convenció del director es "Cotton Club", no sé por qué pero me decepcionó bastante. Eso sí, "Drácula" me encanta a más no poder, menuda maravilla de película.

Un saludo Alexander, gracias por el comentario ;) .

Tristán Martin dijo...

La tenía en mente. Hay cosas que no entiendo:.harrison Ford y Robert Duval eran los buenos? La pareja inocente eran los asesinos, entiendo. Lo que si tengo claro es que Gene Hackman(Caul) era un paranoico que no debió inmiscuirse, no sabe tratar a la gente, estabtrastornado

Tristán Martin dijo...

Hardy Caul estaba trastornado y no sabe tratar a la gente. Su amante se desespera, sus compañeros de trabajo le acaban abandonando porque es insoportable

Tristán Martin dijo...

Es que por fin la he visto hoy

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.