jueves, 3 de septiembre de 2009

"Abyss", azul profundo.

«Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.»

Las profundidades del mundo submarino, esto es, de la Tierra, son uno de los grandes misterios que la humanidad aún tiene por explorar. Hablamos de colonizar nuevos planetas y descubrir galaxias pero aún no conocemos ni de lejos las enigmáticas fosas marinas de nuestro hogar. Ese frío, oscuro, inmenso, inexplorado y peligroso mundo de las zonas abisales y hadales encierra misterios y formas de vida que en las más célebres mentes de la literatura y el cine han servido de inspiración para relatos llenos de misterio, intriga y reflexión, materializando el interés que despierta y lo ignorado que es el profundo mundo submarino. Una de las víctimas del encanto del universo abisal y marino en general es el visionario James Cameron, un realizador que en su escasa y completa filmografía ha demostrado siempre una especial simbiosis con el líquido elemento y un creciente interés por explorar sus posibilidades. Obviando su primera película, "Piraña II: Los Vampiros del Mar" (la cual no he visto), el primer, completo y auténtico contacto con el agua del realizador fue "Abyss", un atrevido, revolucionario y fastuoso proyecto al que siguieron (tras las cintas de acción "Terminator 2: El Juicio Final" y "Mentiras Arriesgadas") más películas pasadas por agua como "Titanic" y varios documentales marinos: "Una Expedición de James Cameron: Bismark", "Misterios del Titanic" y "Misterios Del Océano". El interés de Cameron por el mar empezó tiempo atrás en su niñez, pero en esta película fue cuando supo que era posible cualquier cosa que se propusiera y que podía servirse de toda la tecnología y avances de la humanidad para dar un merecido tributo a su pasión acuática y saciar su inagotable curiosidad.

James Cameron ama el cine, es algo que se palpa en sus cintas, y con "Abyss" quiso revolucionar el mundo submarino en el cine como "2001: Una Odisea del Espacio" hiciera con el mundo espacial. Y vaya si lo hizo. Sinceramente, creo que "Abyss" significa que el cine no conoce límites, y el director es precisamente la bandera de ese concepto, el de derribar muros e ir más allá. Cameron no es solo un director, guionista y productor visionario, es un avanzado a su tiempo, un pionero, un genio. Quizá no todas sus películas hayan recibido el beneplácito total de la crítica y/o el público, pero sus filmes han hecho historia, han marcado puntos de inflexión a nivel narrativo y sobre todo a nivel tecnológico y han impulsado la industria cinematográfica en momentos clave con "Terminator 2: El Juicio Final", "Titanic", "Aliens" y en este caso "Abyss".

El cuarto largometraje de Cameron se gestó en base a una idea desarrollada por el realizador durante el instituto, unos cimientos de guión que tomaron forma tras el rodaje de "Aliens" y evolucionaron en una aventura submarina a miles de metros bajo la superficie con un equipo de extracción de petróleo como protagonistas, una misión militar y una serie de peligros que enfrentarían al hombre contra sus peores temores: lo desconocido y él mismo. La sinopsis de "Abyss" es suculenta: un submarino nuclear norteamericano sufre un accidente por causas desconocidas y queda anclado en una fosa abisal del Océano Atlántico; para tratar de encontrar supervivientes, recuperar información clasificada y los misiles nucleares que porta el submarino el ejército envía un grupo de extracción petrolífero cercano a la zona del naufragio al rescate, junto a un grupo de SEALs que supervisan la operación y Lindsey Brigman, la diseñadora de la plataforma submarina y ex-mujer del capitán de dicha nave, Virgil 'Bud' Brigman. Una vez en el fondo marino la cosa se complicará cuando no solo una tormenta dificulte la comunicación con la superficie sino que el Teniente Coffey sufra de paranoia y pierda la razón debido a los efectos de la respiración de gases comprimidos, desatando el caos entre la tripulación.

El inteligente guión, pensado al milímetro, dispone una serie de situaciones extremas que hacen las delicias de cualquier aficionado no solo a la Ciencia Ficción sino a los dramas, las películas de acción y el thriller, en una película que emociona, no solo por la grandísima tensión y excitación generada sino porque es capaz de conmover y sorprender, dejando incluso lugar para la reflexión. Antes de nada debo avisar que la versión que he visto yo no es la que se estrenó en cines en 1989, de poco más de dos horas y diez minutos de duración, sino la edición extendida de 160 minutos editada por el mismo Cameron en 1993, dotada de un significado completamente distinto y mucho más profundo. En la fecha de estreno una película de más de 120 minutos suponía un riesgo enorme cara a la recaudación ya que reducía el número de proyecciones diarias, por lo que su metraje tuvo que ser reducido eliminando partes capitales de la subtrama final, sobre todo. Y ahora atención porque correrán los spoilers, así que cuidado los que no hayáis visto "Abyss" que desvelaré conceptos de la trama. En la versión extendida queda muy claro que la raza alienígena que vive en las profundidades del abismo controla el medio acuático a la perfección y lanza una amenaza sobre la Tierra; al más puro estilo "Ultimátum a la Tierra" los INT (Inteligencia No Terrestre) exigen a la humanidad que madure, que deje de jugar con la energía nuclear si no quieren ser eliminados sin compasión por ellos, lanzando tsunamis gigantescos sobre las ciudades costeras que podrían borrarlas del mapa y deteniéndolas en el último momento para que el mensaje quede claro. En ese momento Bud pregunta por qué se han retirado las olas, y los INT muestran entonces su gratitud con él por haberles salvado de la bomba atómica lanzada por Coffey. En la versión estrenada en cines todo este mensaje es obviado y tan solo se muestra la bondad de Bud como el motivo para haberle salvado en las profundidades marinas, no como razón por haber salvado a la humanidad entera. Como se puede comprobar, la historia cambia y mucho.

En todo el tramo final la cinta recuerda a varias otras de Sci-Fi como "2001: Una Odisea del Espacio", e igual que el Dr. Dave Bowman, último superviviente, tomaba un surrealista contacto con una forma de vida alienígena es Bud quien experimenta en "Abyss" un contacto con seres de otro mundo (se supone, claro). También me vino a la mente "Misión a Marte", de 2000, donde también al final de la cinta se daba un esperado encuentro cósmico. Buscando más similitudes con otras películas y obras literarias me viene a la mente "Esfera" del gran Michael Crichton, publicada en 1987 (dos años antes que "Abyss", y que once años más tarde tendría su versión cinematográfica), en el hecho de encontrar un mundo peligroso y con influencia extraterrestre en la absoluta profundidad del océano, que me recordó por momentos a la película de Cameron. También otra obra audiovisual, el magnífico videojuego "The Dig", tiene algunos trazos de "Abyss", sobre todo en la BSO, una de las mejores composiciones de Alan Silvestri ("Depredador", "Forrest Gump") y de las más reconocibles, una música constantemente ascendente, perfecta para crear tensión y de una importancia crucial, sobre todo en el tramo final con sus coros celestiales; realmente llegó a ponerme la carne de gallina en muchos instantes, algo que yo aprecio mucho.

Es evidente que la película tuvo influencias varias pero también —y sobre todo— que influenció a su vez en otras muchas, y es que a parte de la temática sideral la película marcó un hito en cuanto a rodaje bajo el agua; rodada casi íntegramente en un antiguo tanque gigantesco que iba a servir como reactor nuclear la filmación se realizó bajo un agua oscurecida gracias a lonas y bolitas de plástico sobre la superficie que impedían el paso de la luz, y en la cual los actores realmente estaban buceando de verdad. Lo que vemos en la película es en gran parte real. La fotografía tuvo que ser ideada bajo el agua, la cual añade un grado extra de dificultad a la hora de rodar, y Cameron y Mikael Salomon lidiaron con ello concediendo a la película un tono azulado (típico en el realizador) que tenía la evidente justificación en el motivo marino de la cinta, e iluminando el fondo subacuático con las luces naturales de las escafandras y sumergibles de la cinta. Es decir, iluminación natural. Fruto del gran trabajo en la fotografía la cinta recibió una nominación al Oscar en este apartado, también en la de Mejor Sonido (fue primera película en tener diálogos hablados bajo el agua), Mejor Dirección Artística y Mejores Efectos Especiales, llevándose finalmente de forma merecida este último por unos revolucionarios y supremos efectos visuales obra de ILM (Industrial Light & Magic, los "padres" de Pixar), cuyo Seudópodo virtual fue el primer personaje del cine creado íntegramente por CGI tridimensional. Imaginad en 1989 el impacto de dicha secuencia. Más tarde ese efecto sería utilizado y perfeccionado para el mítico T-1000 de "Terminator 2", aunque el Seudópodo seguirá ahí haciendo historia.

No solo de efectos especiales vive "Abyss" —que también, porque 20 años después siguen siendo supremos y perfectos, y eso es de un mérito colosal— sino que la película funciona también como perfecto drama romántico. Ed Harris, con un creciente prestigio en aquel entonces, y Mary Elizabeth Mastrantonio, que saltó a la fama como hermana de Tony Montana en "El Precio del Poder" y se reafirmó en "El Color del Dinero" —y que no volvió a repetir éxito tras "Abyss" exceptuando "Robin Hood, Príncipe de los Ladrones"—, protagonizan una complicada y bonita historia de amor que va progresando poco a poco durante la trama, y ambos realizan unas interpretaciones extraordinarias con momentos cumbre como la de la reanimación de Lindsey o la de la "conversación" entre ella y Bud cuando éste desciende por el abismo con el traje especial. Por cierto, esta escena podría utilizarse como material docente para ilustrar como un director con talento es capaz de crear tensión a partir de una escena que a priori podría hacerse aburrida y monótona —sobre todo en un medio tan lento como el agua—, logrando todo lo contrario, una secuencia tensa, preciosa e intrigante. El descenso de Bud es una de las mejores escenas de la película, una prueba material del talento indiscutible de James Cameron, director de los pies a la cabeza por quien mi admiración sube cada vez más, y es que un realizador capaz de lidiar con un proyecto como "Abyss" acaba convirtiéndose en alguien capaz de todo, un todoterreno. Otra prueba del talento del director es la forma en la que está rodada una de las escenas de acción de la cinta, la del golpe de la grúa y posterior inundación y arrastre, una maravilla de principio a fin donde la perfecta planificación y coreografía de la secuencia pone los nervios tensos y el corazón acelerado.

No solo Harris y Mastrantonio están soberbios en la cinta, un habitual de Cameron también se come la pantalla, Michael Biehn. El encargado de dar vida al alterado Teniente Hiram Coffey es un clásico de la filmografía del director (como Bill Paxton), siendo el mismísimo Kyle Reese en "Terminator" y Hicks en "Aliens", y en "Abyss" realiza una grandiosa metamorfosis como el previsible villano y venidera fuente de problemas para la tripulación marina; un papel intenso y disfrutado por el actor que se ve cómodo en la piel del despreciable Teniente, una interpretación excepcional. El resto del reparto no se queda atrás, caras más o menos conocidas pero todas satisfactorias y creíbles.

La última de las cuatro películas que Cameron dirigió en los 80' —su década más activa, desde luego— supuso un espectáculo extraordinario y una gran influencia para futuras cintas; a pesar de sus críticas mixtas y la interesante —a medias— recaudación ($90M, una de las veinte películas más taquilleras de 1989, a años luz de Indiana Jones, Batman y Marty McFly) la película no levantó excesivo alboroto en su año, pero gracias al montaje del director en 1993 y el paso de los años la cinta ha ido ganándose el título de obra de culto, obteniendo adeptos y creciendo su popularidad y afecto por una de los proyectos más ambiciosos, revolucionarios y complicados de Cameron, una cinta suprema llena de detalles (¡lo del fluorocarbono para respirar bajo el agua fue utilizado de verdad con éxito en la rata!) y personajes bien formados y con carácter, gozando de un tempo extraordinario y adecuado. Quizá le falta algo más de sutileza en el final, que es demasiado obvio, pero igualmente es brillante desde que empieza planteando el misterio hasta que acaba generando la reflexión, pasando por la cantidad de momentos épicos para el recuerdo que va dejando la cinta, escenas de acción, de máxima tensión y bellísimos momentos que dejan espacio para la ternura y el amor, ya que según el propio director la película es fundamentalmente una historia de amor, un drama humano en un contexto fantástico. Este director es un mito andante, revolucionario del formato que ahora apuesta por cambiar de nuevo la forma de ver cine con "Avatar", su nuevo proyecto que ha gestado durante muchos años. Con que sea la mitad de bueno que "Abyss" me daré con un canto en los dientes, porque es sin duda una de las obras más interesantes de Sci-Fi de los últimos veinte años, una maravillosa obra de culto.

Mi puntuación: 10/10.

11 comentarios:

IovI dijo...

Probablemente una de mis películas preferidas, a la que le tengo especial cariño. Tuve la suerte de disfrutarla en cine y salí totalmente alucinado. A todos en ese momento nos abrió los ojos hacia los misterios que entrañan las profundidades abisales y todo lo que hay por descubrir en sus fondos. La historia, como no podía ser de otro modo, destila acción y emotividad, algo típico de Cameron.
La atmósfera creada en el interior de la base submarina es realmente buena y es inevitable pensar en Aliens. Las interpretaciones sensacionales, destacando el dúo protagonista de los que poco se puede decir. Parecía imposible encontrar ternura en Ed Harris pero lo consigue, sin duda siempre me emociona la famosa conversación.
En cuanto a los efectos especiales, no te puedes imaginar lo impactado que me quedé con la escena del agua "morfologizada" (claro, aun no sabíamos lo que nos espera en Terminator 2).
Sin duda, no debes perderte Aliens of the Deep (2005) y Ghosts of the Abyss (2003), documentales producidos por Cameron en los que sigue investigando los fondos marinos a consecuencia de sus incursiones con Abyss y Titanic.
Lo dicho, una grandísima película.

Y encima se llamaba Alabama dijo...

Es muy cierto eso de que no conocemos nuestras profundidades y que en cambio nos hemos lanzado como locos al espacio exterior.

Vi hace mucho tiempo Abyss y creo que no la juzgué positivamente, a ver si la recupero...

Quimerico Inquilino dijo...

Me pasa exactamente igual que "Y encima..."- Ví esta película el mismo año de su estreno y desde entonces no la he vuelto a revisar, principalmente porque recuerdo que me defraudó en aquel entonces. Sin embargo, Cameron es un tío con talento que merece una segunda oportunidad.
Enhorabuena por tu apasionado artítculo, interesante como siempre.

Santi dijo...

IovI, yo "Abyss" la tenía, junto a "Mentiras Arriesgadas", en la recámara desde hace mucho tiempo y por fin me decidía verla antes de la esperada "Avatar" porque en el foro se me había recomendado cien veces y sabía que sería una película interesante, pero me sorprendió aún más de lo que esperaba; queda claro que Jim Cameron es un grande de grandes (y más tras ver el 'making of' de esta cinta... algo asombroso).

"Abyss" no solo es impresionante por su carga emocional, tampoco solo por sus finas, racionadas y espectaculares secuencias de acción, ni por la atmósfera opresiva creada con acierto, sino porque se desarrolla en un (sub)mundo cercano en el que todo es posible y abre la mente del espectador como hacen aquellas películas que transcurren en universos paralelos y mundos de fantasía, y eso es desde luego un valor añadido. No me puedo imaginar lo que supondría en 1989 el Seudópodo (aunque sí que viví el T-1000) pero seguro que fue algo tan impactante como para seguir siendo, veinte años después, un momento del cine tan memorable.

De los tres documentales que Cameron dirigió tras "Titanic" he visto solo el segundo, "Misterios del Titanic" ("Ghosts of the Abyss"), que tengo en DVD, y la verdad es que es algo escalofriante lo que hace el realizador en él pero aunque es muy válido como documento tampoco va más allá como obra de entretenimiento. Vamos, que está bien pero ya está.

Siempre un placer leerte IovI, y también poder coincidir con obras de culto como esta, un abrazo.

Y encima se llamaba Alabama, ahí abajo hay todo un mundo con más misterios y peligros que los que encierra Marte, fíjate lo que te digo. Dale otra oportunidad a "Abyss" porque creo que es una joya a reivindicar; quizá la cogiste un mal día. Tiene mucho de donde sacar (sobre todo la versión extendida). ¡Un saludo!

Quimerico Inquilino, te digo lo mismo, debes darle otra oportunidad a la cinta, en primer lugar porque han pasado ya 20 años y en ese tiempo los gustos personales suelen cambiar (¡otro afortunado hijodefruta que la pudo ver en el cine!), y en segundo porque creo que es una película con todos los componentes para gustar al buen aficionado a la Sci-Fi, aventuras y fantasía. Dale la oportunidad a Cameron, seguro que esta vez no te defrauda (y repito, en el montaje posterior del director de 1993 cambia mucho el significado final).

Gracias por tus palabras Quimerico Inquilino, un placer ;) .

Fantomas dijo...

Creo que me ha pasado lo mismo que los otros compañeros blogueros que han comentado. Ví "Abyss" hace ya bastantes años, y debido a los vagos recuerdos que tengo de la película debo suponer que no me marcó mayormente. Voy a seguir tu recomendación y la daré otra mirada.

Felicitaciones por tus completísimas reseñas,
Saludos!

Dr. Litos dijo...

Vaya, aprece que a todos nos pasó más o menos lo mismo! Yo recuerdo, en mi época juvenil de descubrimiento de las grandes pelis de ciencia ficción, que al poco de ver Aliens y las dos partes de Depredador, descubrí que había otra de James Cameron, "Abyss". Recuerdo verla alquilada y verme sumergido (nunca mejor dicho) totalmente en ella, flipar muchísimo, pero también sentí que era más dispersa, no era un tiro como Aliens, frenético, sino más lenta y contemplativa, y que el final me defraudó un poco... con el tiempo, enseguida olvidé muchos detalles pero me quedó la sensación de "esa peli estuvo bien... muy bien". Ahora, leyendo tu resumen me voy acordando de muchos detalles geniales, y realmente me apetece revisionarla, sobretodo por ver la versión con material extra.

Así que, pertenece al grupo de las grandes películas que en el primer visionado no se digieren del todo, pero que van creciendo con el tiempo y la revisita. Como los grandes discos de música ( me pasó con discos de Pink Floyd o de Radiohead, que al principio me rayaban), y otras obras similares.

Ale venga, todos a verla de nuevo!

Saludos azules.

Santi dijo...

Fantomas, repito la recomendación; "Abyss" no tiene nada que ver con el resto de la filmografía de Jim Cameron, no es tan intensa como otras (bueno, al escena del accidente con la grúa está dotada de una tensión brutal) pero tiene esa riqueza de las obras de Sci-Fi imperecederas, porque eso hay que admitírselo también, ¡ha envejecido extraordinariamente! Quizá re-viéndola ahora con más calma y conscientemente podrás sacar de ella una nueva conclusión ;) .

Mi querido Dr. Litos, claro, es que con "Aliens" como precedente uno tiene muy difícil salir airoso de las comparaciones. Y si tenemos como referencia "Depredador" pues menos tienen que ver aún las expectativas creadas con lo que nos encontramos en "Abyss". El trato de Sci-Fi de la cinta dista muchísimo del de las otras dos películas mencionadas, donde la Sci-Fi se fusiona con la acción de forma muy natural dando como resultado un tremendo espectáculo. "Abyss" es más Sci-Fi puramente, no es que sea una "Solaris" pero tiene algo de "2001: Una Odisea del Espacio", explora territorios desconocidos y fabulosos y al fin y al cabo es una gran aventura. Además durante su metraje muta progresivamente su género y el confinamiento de los tripulantes acaba transformándola en una cinta de suspense a lo "Náufragos" de Hitchcock y muchas cintas semejantes. La versión extendida merece la pena porque como comento el mensaje final cambia muchísimo, casi radicalmente diría yo.

Esta película crece, vaya si lo hace (y a mí también me ha pasado con discos de Pink Floyd y Readiohead, de escucharlos una vez con cara rara y luego convertirse en algunos de mis discos favoritos). Hacedle caso al Dr. Litos si no me lo hacéis a mí, ¡todos a revisionar "Abyss", esa gran joya incomprendida! Es puro oro si se degusta con sosiego.

Un saludo a los dos y gracias por vuestros comentarios, un placer leeros.

Dr. Quatermass dijo...

Yo me encuentro entre los que en el momento de su estreno me creó sensaciones contradictorias, cine efectivo de Sci-Fi pero la trama se me hizo tediosa y había cosas que no me cuadraban. Te hablo de hace más de 15 años (la vi en el momento de su estreno). La tengo sobre mi escritorio hace semanas pendiente de revisión, sinceramente me da bastante miedo, pero me animas a hacerlo.

Saludos!

Santi dijo...

Otro para la causa, Dr. Quatermass. Estoy seguro que ahora podrás degustar mejor la cinta sabiendo que encierra mucho más talento del que se esperó entonces, y sobre todo sabiendo qué tipo de cinta es. Dale un revisionado con ánimos porque en "Abyss" uno puede encontrarse un caramelo para los sentidos; si se sabe disfrutar, si se entiende como una obra de Sci-Fi pura seguro que con la revisión se sacará una excelente segunda lectura. Y además, como he comentado, ¡no ha envejecido en absoluto! Recomiendo fervientemente, si se puede, la edición extendida, mucho más rica en matices.

Un saludo, ¡gracias por el comment!

PD: Espero que cuando todos revisionéis la cinta vengáis a recordármelo aquí XD . O a reafirmaros en vuestras impresiones iniciales, quien sabe ;) .

Metalia dijo...

Me encanta, no me canso de verla cada vez que la reponen en la TV.

Santi dijo...

Las veces que hagan falta Metalia, es una de aquellas películas que no envejece (quizá el escenario atemporal del fondo marino ayude) y que sus revisionados no harán más que confirmar que "Abyss" es una absoluta imprescindible de la Sci-Fi.

Gracias de nuevo por tus mensajes Metalia, un placer que te pases por aquí ;) .

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.