viernes, 28 de noviembre de 2008

"Prison Break" [4x12] Selfless.

Impresionante el doceavo episodio, hacía mucho tiempo que no veía "Prison Break" en tan buena forma como en los dos últimos episodios, y en concreto este ha sido una maravilla, con un final absolutamente impresionante. El título del episodio, "Selfless", literalmente significa "Desinteresado" aunque evidentemente es un juego de palabras que vendría a significar "Sin Self" que sería un título muy adecuado para este capítulo. Es un evidente punto de inflexión en la temporada, y ahora es ciertamente impredecible lo que pasará a continuación. Tan solo ha habido dos frentes, el principal del grupo de Scofield intentando conseguir Scylla y el otro el de T-Bag, Gretchen, Self y Trishanne con un desenlace crucial.

El intenso episodio anterior terminaba con el General descendiendo con dos hombres armados a la cámara acorazada que guarda Scylla ya que salta una alarma al tocar Michael el tan preciado objeto. Una vez abajo la sorpresa: Mahone, Sucre y Lincoln, armados, estaba ya dentro de la cámara esperando al General y sus dos guardaespaldas, y consiguen desamarlos y encañonarlos. El General parece muy preocupado porque no se destruya Scylla, si fuera un disco con archivos incriminatorios no creo que el General se tomase tantas molestias por no querer destruirlo. Scofield demuestra por qué es un absoluto genio, no hizo saltar la alarma accidentalmente, lo hizo a propósito porque imaginaba que sería el General quién bajase con la tarjeta para ofrecérsela él mismo en bandeja. Claro, Krantz no sabe que Scofield no solo conoce la existencia de otras 5 tarjetas sino que las tiene todas en su poder, por lo que accede a dársela pensándose que será incapaz de abrir Scylla. «La frustración debe de estar matándote. La cagaste.» le dice el General a Scofield, pero atónito asiste a la apertura de la caja tras introducir las 6 tarjetas, y Scofield le devuelve la frase: «La frustración debe de estar matándote.». Un sonoro aplauso para Michael Scofield, ha puesto en jaque al General y a toda La Compañía. Una frase que me ha encantado, de Lincoln al Krantz: «Supongo que ahora mismo estarás deseando haber tendido la trampa a cualquier otro, ¿no, General?», cargadísima de sentido. Todo empezó cuando Krantz decidió poner una trampa al hijo de Aldo Burrows para quitarle de en medio y de paso solucionar el asunto de Terence Steadman, pero nunca contó con que el hermano del cabeza de turco sería un genio capaz de darle la vuelta a La Compañía. Una sola frase condensa todo ese sentimiento.

Efectivamente ha ocurrido algo que supuse, no se ha contado el plan para recuperar Scylla y ha surgido efecto. Scofield y compañía se llevan al General por el ascensor hasta su despacho quedando encerrados con él, y el edificio queda sellado por los miembros de seguridad. En el despacho el desesperado General intenta convencer a unos y otros para que dejen estar Scylla. A Sucre le asegura que su hija no tendrá que preocuparse del dinero, a Mahone que a su mujer y a él se le facilitará una vía de escape, pero todos le rechazan; se le nota el miedo en la voz. Incluso le dice a Lincoln que su padre no era lo que parece, ni La Compañía, ni Scylla... ni su madre. Más tarde le confiesa que su padre era un exterminador, mataba a la gente que desertaba de La Compañía. La imagen del despacho: Scofield sentado en el trono del General. Llega entonces la jugada clave del episodio, que responde dos preguntas planteadas en el anterior: ¿qué le da Gretchen a Scofield en un sobre y qué hace Sara en un banco con una pistola en el bolso? Resulta que Lisa Tabak además de la mano derecha es la hija del General (como sugerí en el resumen del episodio 4x09), y Gretchen evidentemente lo sabía. Sara paga a un camarero para que le derrame sopa encima a Lisa en el almuerzo de Águilas y Ángeles, la coge como rehén en el lavabo del restaurante y llama a Scofield con la noticia, lo que acaba de hundir al General que ahora accede a todas las demandas del Scofield. Michael le muestra una lista con todas las personas que ha matado, supongo que directa o indirectamente en Fox River y Sona incluidos (me gustaría ver esa lista) demostrándole que Sara tiene la voluntad para acabar con su hija si fuera necesario ya que todas esas personas vale tanto o más que Lisa. «Uno cosecha lo que siembra», le dice Sucre al General en perfecto español. Este es un episodio dónde se ajustan muchas cuentas y se dicen muchas verdades que durante mucho tiempo se han deseado decir; con el General se quedan a gusto.

Scofield, Burrows, Sucre y Mahone consiguen salir del edificio gracias al rehén de Sara, y se marchan con un camión blindado y Scylla en su mochila, y comienza la persecución que enfrenta directamente a dos grandes estratagemas, el General y Scofield, y éste huye hasta llegar a un aeropuerto con los hombres de La Compañía pisándole los talones. ¿Por qué a un aeropuerto, para irse en avión? No, es evidente que el plan de Scofield es mucho más complicado: se dividen en dos grupos, Scofield y Burrows en el aeropuerto y Sucre con Mahone afuera. Alex llama a la policía para advertirles de algo que pasa en el aeropuerto, quizá unos terroristas armados, y Scofield se aprovecha de la ultra seguridad de los aeropuertos para escapar mientras el ejército detiene a los hombres del General que le han quitado la mochila para cachearlos, y ahí es donde descubren que en vez de tener el disco duro de Scylla lo que hay es el libro "A Buen Fin no Hay Mal Principio" (cuya traducción literal sería "Todo Está Bien si Acaba Bien"), una comedia de Shakespeare con un título bastante acorde a lo sucedido. Scylla lo tenía Sucre, y finalmente pueden entregárselo a Self, que les da a su vez los papeles de su libertad y les promete traer un convoy que les lleve directamente a su libertad. Un momento feliz que da lugar incluso a imágenes tan sorprendentes como Mahone tomándose una cerveza con Sucre o Burrows haciendo las paces con el mismo Mahone. No hay apretón de manos si quiera, pero las pocas palabras de Lincoln contienen mucho más significado que eso. Han saldado la cuenta; ese gesto es una forma de perdonar a Mahone por matar a su padre.

Los otros sucesos vistos en este episodio tienen que ver con Gretchen y T-Bag. El Sr. White ve las armas en el despacho de Pfeiffer y va a llamar a la policía cuando Gretchen lo detiene y coge como rehenes a todos los que están en GATE. Mientras, Trishanne (llamada en realidad Miriam Holtz) y Self consiguen escapar de los chinos y matarlos utilizando sus habilidades de agente especial, y Miriam acaba matando a Feng cuando Self y él están a punto de llegar a un fuego cruzado. Self quería a Feng vivo, tenía especial interés en ello. Miriam vuelve a GATE y se encuentra el panorama del secuestro, y tras intentar sacarlos poco a poco el Sr. White es abatido por Gretchen, y tras un tiroteo T-Bag y Gretchen consiguen llegar al parking subterráneo dónde ésta última engaña a Bagwell para que tire el arma y matarle. Justo en el momento en el que iba a hacerlo aparece Miriam en coche y Gretchen se escapa, pero T-Bag no puede evitar ser detenida por la agente especial. Bagwell se muestra decepcionado y cansado de tanto huir, pero dudo mucho que su instinto de supervivencia se haya debilitado. Self se encuentra con Miriam presumiblemente antes de atar unos cabos sueltos, y tras preguntarle si T-Bag o Gretchen saben algo de otros compradores la mata a sangre fría ante la sorpresa de T-Bag, detenido en el coche de Holtz. El momento más sorprendente del episodio, sin duda, de tener un final bonito y perfecto donde el General se daba por acabado y no sabía cómo reaccionar a tener una inesperada situación en la que Self ha traicionado a todo el mundo. Atención a la cara de perturbado de Self tras matar a Miriam, está como triste, como abatido, ¿cómo si le hubieran obligado a llegar a ese punto, quizá? Nos queda mucho por saber de Don Self, cómo es que sabía de la existencia de Cole Pfeiffer, fuese T-Bag o Whistler, ya que envió a una agente a vigilarle, también qué pasa con la chica con la que se casó, si realmente la historia de su mujer e hijo muertos en el parto es real y sobre todo qué hará ahora con Scylla. Sean cuales sean sus intenciones el tío ha engañado a todo el mundo.

Preguntas para siguientes episodios: ¿Qué es Scylla realmente? ¿Qué hará ahora el General y La Compañía? ¿Qué pasará con los chinos? Han perdido a gente y la oportunidad de tener Scylla, no creo que se acabe su participación en este asunto con la muerte de Feng. ¿Acaso tiene Self la intención de vender Scylla a los chinos o cualquier otro? ¿Busca venganza, o qué busca? ¿Cuál era su verdadera relación con Aldo Burrows? ¿Qué pasará con Gretchen? ¿Y con T-Bag? Ahora está pendiente de lo que haga Self con él. El grupo de Scofield finalmente descubre la traición de Self al no llegar el convoy y comprobar los papeles de su libertad, que no son más que folios en blanco. No les ha ido a buscar ni les ha dado la libertad que eternamente les prometió, les ha hecho una mala jugada, una jugada absolutamente imperdonable. Scofield & cía. están jodidos y en un punto muerto, pueden marcharse y olvidarse si quieren, pero esto MERECE una venganza dura y cruel contra Self, además de que no podrán vivir en libertad si deciden huir. Esto no ha acabado, de hecho acaba de empezar una nueva persecución y trama, un punto de inflexión claramente definido en la temporada y que dará seguramente unos episodios mucho más intensos si cabe a partir del próximo, "Deal or no deal". Expectante estaré ante los siguientes episodios ya que además he leído en varios blogs que esta cuarta temporada tiene todas las papeletas para ser la última, por lo que se le podría dar un gran final a esta pedazo de serie. Espero que sea un final tan espectacular como el de este episodio por lo menos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.