lunes, 4 de enero de 2010

"The House of the Devil", ¡vuelta a los setenta/ochenta!

Propuesta retro de agradable regusto añejo pero lamentablemente decepcionante.

¿He viajado al pasado con un DeLorean? ¿O es que realmente estoy viendo una película de 2009 que parece haberse realizado hace 25 años? El realizador Ti West ("Trigger Man", "The Roost", "The Wicked") se decide a retrotraernos al cine de terror pretérito con "The House of the Devil", un completo homenaje al cine de género de los años 70' y 80' que intenta recuperar el estilo de las cintas que aterrorizaron y siguen aterrorizando al público y que marcaron una época, obviando todo trazo cómico. Desde buen comienzo "The House of the Devil" trata de transportarnos temporalmente a la década de los 80' (la historia tiene lugar en dicha década), aunque el estilo de la cinta también bebe mucho del cine de los 70'. Posiblemente no sea más que una forma de representar lo influenciado que estaba el cine de terror ochentero por el precedente, pero es complicado definir con exactitud en qué década podría encuadrarse el homenaje de la película. De todos modos lo que está claro es que la película es capaz de hacernos viajar al pasado de una forma extraordinaria pues una vez que le das al Play la película te transporta 20 o 25 años atrás en todos los aspectos.

El mérito de la película es lograr no solo una ambientación absolutamente perfecta sino que también triunfa evocando los recursos cinematográficos de los años 80' como la utilización de película de 16mm, una sonorización tosca, una música puramente ochentera, unos créditos iniciales de alma setentera (tipografía incluida) y una planificación de las secuencias muy clásica. A nivel de formato la retrospectiva es soberbia. A nivel de ambientación, como digo, el mérito no es menor; el peinado de los protagonistas, la vestimenta, los electrodomésticos, decoración y muebles y otros pequeños detalles (glorioso ese Walkman prehistórico) hacen que la película parezca estar rodada durante los 80', incluso las calles parecen sacadas de una cinta de terror de esa época. Su estética retro es perfecta, pero el director sabe darle pequeñas pinceladas que hacen de "The House of the Devil" una película moderna, como la utilización de algunos zooms, encuadres o montaje (Ti West también es el montador habitual de sus películas), lo que en cierto modo le hace a uno consciente subliminalmente que lo que está viendo es actual, cosa que también tiene su mérito.

Pero el interés de "The House of the Devil", lamentablemente, acaba ahí. Una vez vista la película a uno le queda la sensación de que el realizador ha desaprovechado terriblemente un formato que con facilidad podría haber embelesado a los aficionados al género, pero que finalmente solo deja un amargo sabor de boca. El problema de la película es sencillo: aburre porque tiene una falta de ritmo absolutamente alarmante. La cinta dura apenas una hora y media, y no es hasta pasada la hora de metraje cuando empezamos a dilucidar qué pasa en la dichosa casa del diablo. Una vez introducido el tema no es hasta el minuto 75' aproximadamente cuando se desata la acción, ¡la cual solo dura 10 escasos minutos! La desilusión es tremenda; la película se pasa cinco sextas partes de su metraje preparando el terreno para un supuesto festival de sangre final, pero una vez llega se lo ventila en un abrir y cerrar de ojos, lo cual resulta una decepción mayúscula. No negaré que ese final es bastante notable, no está exento de una mala baba considerable (algo que también la aleja de la poca dureza del cine de los 80') y no se anda con chiquitas, pero sabe a tan poco que uno no puede sino tener la sensación de haber estado perdiendo el tiempo. Y es una verdadera lástima, porque las poquísimas veces que la película se decide a entrar al trapo no repara en burradas ni sangre.

Durante todo el excesivo metraje dedicado a crear tensión y gestar el desastre solo nos encontramos con UNA escena aislada que corresponda a una película de terror. El resto es suspense, pero un suspense que no acaba de cuajar pues no nos ofrece ningún adelanto ni aliciente lo suficientemente poderoso como para despertar nuestro interés. El gran defecto de Ti West para esta película es que se centra en todo tipo de detalles nimios como ver beber agua a la protagonista, caminar (y caminar, y caminar), lavarse la cara, comerse una pizza o todo tipo de secuencias intrascendentes alargadas hasta la saciedad, que se podrían aceptar durante un corto segmento de tiempo pero no continuamente ni prolongadamente, en vez de prestar atención a lo que interesa de verdad, que es la trama principal. En ese aspecto, tristemente, la película parece más bien obra de un director amateur que no tiene definido su estilo aún que una película con un objetivo bien definido. El resultado es que el ritmo de la película acaba siendo realmente soporífero y desesperante, pues se convierte en un preludio demasiado dilatado para tan raudo desenlace.

En cuanto a la trama ésta es bien sencilla: Samantha es una chica normal y corriente que necesita dinero para pagar su nuevo alquiler; en un panel de información de la universidad da con un anuncio que solicita los servicios de una niñera, así que se decide a llamar para conseguir el trabajo. Tras varios intentos logra el empleo y se dirige a la casa de la familia Ulman, situada a las afueras de la ciudad, un lugar inquietante en el que Samantha tendrá que pasar una noche "a solas", un hogar desconocido y enorme con un halo tenebroso importante. Lo más decisivo es que esa noche es la del eclipse lunar... Esta podría ser perfectamente la sinopsis, aunque a decir verdad para llegar a este punto pasan 45 minutos. ¡45 minutos! Este es un ejemplo de lo que adolece el ritmo de la cinta. Hubiese sido magnífico que no se hubieran estirado tanto las nimiedades comentadas y se hubiera prestado más atención a la parte final, pero irremediablemente da la sensación de estar bastante desaprovechada, ya que el tono añejo (auténticamente añejo) que tiene es realmente cojonudo.

Jocelin Donahue, la preciosa actriz protagonista, cumple en todos los aspectos. La sufrida Samantha es capaz de hacer más llevadero el ralentizado metraje y sabe sacarse partido sobre todo en el segmento final, aunque su interpretación es muy uniforme y no da lugar a queja alguna de su estupendo trabajo. El resto del reparto está muy bien, destacando al enorme (literalmente enorme) e inquietante Tom Noonan (Mr. Ulman), aunque la película es un monólogo de Jocelin Donahue que no da lugar a réplicas. El concepto de quedarse solo en una casa tan turbadora aunque corriente al fin y al cabo es bueno, y consigue crear inquietud con elementos básicos pero se peca de repetitividad y trivialidad en la mayoría de escenas.

El principal aliciente de "The House of the Devil" es comprobar la retrospección que lleva a cabo, un elaborado viaje al pasado en toda regla, pero como película es bastante irregular, tiene muchos altibajos. La estética es sumamente interesante, la forma de llevar a cabo una traslación temporal tan "real" es increíble pues no solo está ambientada en los 80’ con gran acierto sino que todos los componentes están cuidados al milímetro. A nivel técnico el film es una maravilla, el trabajo de diseño de producción, dirección artística, vestuario, maquillaje, etc. puede pasar desapercibido, pero el mérito es extraordinario. La música está escogida sabiamente por Jeff Grace, la forma de dirigirla y la fotografía de Eliot Rockett es todo un acierto. Pero por otro lado se percibe que es una película sin un objetivo claro y que avanza sin ningún tipo de prisa ni fin, dando vueltas sobre sí misma, explicando una historia de forma demasiado intrascendente hasta el esperado segmento final, lo que acaba por hacer perder el interés y desesperar al más paciente de los espectadores. Reconozco que tiene un par o tres de escenas bastante buenas, incluidos los 10 minutos finales, y goza de una mala leche considerable, pero la acción está demasiado dosificada y acaba haciéndose insuficiente para levantar la película. El problema de "The House of the Devil" es que no pasa nada. Y es una verdadera lástima, una ocasión tristemente desaprovechada.

Mi puntuación: 4/10.

8 comentarios:

Bob Rock dijo...

Pues si que hemos coincidido XD

Una pena chico!!!

Saludos!!

Santi dijo...

Una lástima que coincidamos en una decepción, Bob Rock; mira que la oportunidad era buena para crear una película curiosa y especial, pero todo se ha quedado en la forma. Conforme avanzaba la cinta me negaba a sentirme decepcionado, pero mis interminables bostezos consecutivos me acabaron de aclarar la vista, lejos de nublármela.

Lo dicho, una lástima. Gracias por el comentario ;) .

Dr. Quatermass dijo...

Me había atraído esta propuesta, pero ya veo que mejor pasar de ella. Y si además no hay tetas, nos quedamos sin alicientes ;-)

Santi dijo...

Como digo Dr. Quatermass, todo se queda en una estética interesante. Da rabia, porque si el guión hubiese sido medianamente decente (o atrevido, o distraido) estariamos hablando de una película de visionado obligatorio, pero su soporífero ritmo acaba con la paciencia del más pintao.

Sinceramente, no la recomiendo. A no ser que sea solamente para comprobar la excelente retrotracción a los 70/80.

¡Y no hay tetas, no! Lástima, porque Jocelin Donahue es una verdadera preciosidad :D .

Un saludo, gracias por el comentario Dr. ;) .

Almas Oscuras dijo...

Bufff... y eso que era una de mis favoritas para finales del 2009. Pero ya hay un par de personas de confianza que me han hablado de decepción.
Tenía decidido echarle un vistazo aunque sólo fuera por esa ambientación de los 70/80, pero va pasando el tiempo y se me van quitando las ganas... Poco tiempo y muchas películas por ver.

Genial reseña (como siempre...).

salutacions

Santi dijo...

Es una pena, Joan, desde que la comentaste en Almas Oscuras le seguí la pista y me pareció sumamente interesante. Normalmente esta clase de películas de estilo retro suelen estar realizadas por directores que sienten respeto por el género en las décadas de los 79' y 80' y tienen especial pasión y bagaje cinematográfico del género, pero en el caso de "The House of the Devil" nos topamos con un producto amateur en todos los aspectos excepto en el interpretativo y en el de diseño de producción.

Si quieres ver el trabajo de ambientación échale un vistazo a la película por encima a saltos en 5 minutos, porque si te soy sincero es un suplicio aguantar los escasos 80 y pocos minutos que dura en los que prácticamente no pasa nada.

Aunque es mi opinión, claro está, habrá quien haya disfrutado tremendamente con esta película. Ojalá hubiese sido mi caso.

¡Un saludo, y gracias por las palabras crack!

Darkerr dijo...

Me animo y me desanimo en verla, quizas algún dia la vea prestada por ahi. Muy clara y concreta tu critica. Saludos¡¡¡

Santi dijo...

No la tengas en prioridad Darkerr, te aviso :D . A ver, que yo la estoy desaconsejando pero es posible que muchos encuentren una joya en esta película, quien sabe. Tiene madera, desde luego, eso no lo niego, pero es que creo que es tan alarmante la carencia de ritmo que tiene que se hace tremendamente lenta y aburrida... Todo depende de las prioridades de cada uno, para mí: aburrida y lenta, pero con una dirección artística de 10, y algunos retazos de mala leche considerable, pero demasiado dosificada como para que merezca la pena la espera.

Gracias por tus palabras y comentario Darkerr, ¡un saludo!

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.