lunes, 8 de septiembre de 2008

"Prison Break" [4x01-02] Scylla / Breaking and entering.

Otra de las series del panorama actual que me apasiona y sigo religiosamente es "Prison Break", una serie que ha tenido una de las evoluciones más destacadas y radicales de la parrilla y cuya cuarta temporada ha arrancado este mismo mes. Para quien no sepa de qué va (no sabe lo que se pierde) el argumento de la primera temporada es sorprendente y original: Michael Scofield elabora un plan para sacar de la cárcel de Fox River a su hermano que ha sido condenado a la pena de muerte por un crimen que no ha cometido, y todo comienza por introducirse en la misma prisión que su hermano. Para fugarse con él se tatúa los planos de la prisión en todo el torso y brazos además de pistas claves del plan, aunque lo más difícil será llevarlo a cabo de forma estricta una vez dentro ya que el factor humano es completamente impredecible y Fox River está lleno de personajes indeseables que están dispuestos a hacer la vida imposible a Scofield. «Escape is just the beginning.» («Fugarse es solo el principio.») fue la frase promocional de la primera temporada que en principio fue pensada para ser una miniserie de 14 episodios pero que debido al éxito fue alargada hasta 22. Dicha primera temporada fue de lo mejor que se ha podido ver en los últimos años en televisión (y en la historia, qué coño) y el público respondió a la calidad de la serie con entusiasmo. Una serie que tenía unas dosis de tensión tremendas, acción, muchísimo suspense, algo de romance, conspiración y sobre todo ningún reparo en despachar a los personajes que hicieran falta, una gran ligereza a la hora de administrar las muertes. Antes de seguir aviso que hablaré de la serie abiertamente, así que cuidado con los SPOILERS. Tras el magnífico final de temporada se dejó abierto el paso a una segunda que tenía un listón muy alto a superar, y en un acto de completa renovación la serie sufrió un cambio de estilo que metamorfoseó la primera temporada a lo "Cadena Perpetua" en una segunda a lo "El Fugitivo". «The manhunt is on!» («¡Comienza la caza!») fue el lema de la segunda temporada que sin parecerse en nada a la primera consiguió ampliar algunos conceptos y cambiar otros y conseguir un éxito tan rotundo como la primera. Ya no había fuga, ahora el objetivo era huir y esquivar los agentes del gobierno iniciando una frenética, tensa e ingeniosa persecución y uno de los duelos intelectuales más apasionantes de la televisión: Scofield vs. Mahone. Se potenció el elemento de conspiración gubernamental y se añadió acción y suspense (más tensión era imposible) dando el resultado inédito de una segunda temporada que consiguió igualar en calidad a una primera que parecía insuperable. El fenómeno en que se convirtió la serie dio lugar a que los creadores quisieran más "Prison Break", y aunque en mi opinión la serie debería haber acabado en el 22º episodio de la segunda temporada se dejó todo dispuesto para una tercera que volviese ligeramente al concepto inicial de la serie añadiéndole más dificultades. Todo pintaba muy bien para la tercera temporada: Scofield, junto con Mahone y otros peces gordos de la serie, estaba encerrado en Sona, un infierno de prisión panameña donde reinaba la anarquía bajo el liderazgo de El Lechero y que comparada con Fox River ésta parecía un parvulario. La temporada se vio reducida a 13 episodios debido a la famosa huelga de guionistas que tuvo comienzo el año pasado, y la verdadera dificultad de la nueva fuga no era atravesar los muros de Sona sino encontrar la forma de sobrevivir en su interior y encontrar la forma de salir con vida de la letal vigilancia de los soldados que la custodian. Esta tercera temporada, cuya frase promocional fue «New prison. New break.» («Nueva prisión. Nueva fuga.»), no tuvo la intensidad de las dos anteriores, y aunque el final de ésta recordó los mejores tiempos de la serie no consiguió resultar tan redonda y espectacular. Pese a eso el final siguió siendo tan abierto como siempre, y la cuarta temporada debería llegar indiscutiblemente y con muchas ganas. De nuevo tendremos 22 episodios para disfrutar del nuevo plan de Scofield, que esta vez buscará venganza por la muerte de Sara e intentará hundir La Compañía. «Revenge begins now.» («La venganza comienza ahora.») y Scofield irá con todo a por Gretchen, asociada con Mahone y Whistler; mientras Lincoln decide comenzar una nueva vida con su hijo LJ y Sofia en Panamá. Además Bellick, Sucre y T-Bag, que se hizo el nuevo líder de Sona, deberán intentar escapar de la prisión panameña.

El comienzo de la cuarta temporada preveía un nuevo espectáculo, y de nuevo han vuelto a darle un lavado de cara a la serie y cambiado por tercera vez el argumento de ésta. Tras ver los dos primeros episodios emitidos el lunes día 1 en una sesión doble puedo decir que me gusta mucho el planteamiento de esta cuarta temporada, aunque parecen haberse pasado por el forro todo lo construido al final de la tercera. Me explico, durante toda la tercera temporada se intentó la fuga de Sona y al final de ésta Bellick, Sucre y T-Bag quedaron encerrados en ella levantando un nuevo orden. Aquello preveía una nueva fuga o vete tú a saber qué, pero solo comenzar la cuarta temporada todo ha quedado solventado con una fuga masiva dónde todos escaparon; ya está, se acabó Sona, la prisión que tan protagonista fue de la tercera temporada. Eso da a entender que cuando la acabaron no sabían por donde iban a tirar en la cuarta, y dejar al azar detalles como ese resulta algo ligeramente irritable. Además muere Whistler, aquel hombre que tantas penas y esfuerzos costó sacar de Sona y que tanta importancia tenía fuera de ella; por otro lado resucita Sara, la que vimos muerta y bien muerta y de la noche al día la tenemos de nuevo en el ajo. Estos hechos a veces dan la sensación de que engañan constantemente al espectador de forma poco respetuosa ya que hacen creer cosas que lo mismo siguen igual que cambian completamente, según les apetezca. Igualmente si pasamos por alto este tipo de detalles algo rebuscados la serie vuelve con fuerza y ganas: en un principio parece que el cerebro que ideó un plan para entrar y fugarse de Fox River ahora ha planeado la destrucción de La Compañía. Prometedor MacGuffin que pronto se desmonta pues se descubre que Whistler estaba realmente trabajando con Mahone a espaldas de Gretchen para destruir La Compañía, pero éste no puede seguir con su plan ya que Wyatt, un hombre enviado por el jefe calvo (que hasta ahora no había abierto la boca y que ahora habla sin tapujos ni remordimientos) lo mata para recuperar una tarjeta —llamada Scylla— que contiene datos que podrían hundir La Compañía.

El nuevo argumento de la temporada es la recuperación de la tarjeta, todo dispuesto por Donald Self, un agente del gobierno que colaboró con el padre de Michael y Lincoln para acabar con La Compañía. Para ello necesita la colaboración de Scofield, Lincoln, Mahone, Sucre, Bellick (cuya inexplicable alianza está en el aire, además de forzada anexión al plan pese a ser los que hagan el trabajo sucio) y un hacker, Roland Glenn. En estos dos primeros episodios se dan nuevos motivos a Mahone, cuya esposa e hijo mueren a manos del agente de La Compañía lo que lo fuerza a unirse al plan para recuperar Scylla. También vemos como, tras una aventura en el desierto, T-Bag vuelve con fuerza y una ira irrefrenable hacia Scofield, y de nuevo vuelve a hacer gala de su zorrería comiéndose las hojas de la guía de aves de Whistler tras memorizarlas, como ya hiciera en el pasado con el mapa del botín de D.B. Cooper. La inteligencia de T-Bag no es la única enemiga de Scofield, pues el negro de dos metros que trabaja para La Compañía da muestra de su implacable y expeditivo método, además de demostrar su inteligencia al descubrir que los hermanos no han sido encarcelados. Por cierto esta temporada a ver si vemos por fin si la alianza de dos supercerebros como son los de Mahone y Scofield dan buenos resultados; de momento ambos están mostrándose en plena forma, como cuando descubren quién es el chófer del coche. El equipo está completado por nuevo y desconocido miembro experto en informática que ha creado un (en mi opinión) forzado Bluetooth mágico que permite robar información a distancia. Bastante conveniente, ¿no? Scofield da con Sara Tancredi, la cual sufre secuelas de su secuestro y tiene lugar el esperado reencuentro de la pareja. Sara se une también al plan por exigencia de Michael, y pondrá todo de su parte para enderrocar La Compañía que mató a su padre y les hizo la vida imposible. Por cierto, ¡Michael se quita los tatuajes! A estas alturas es lógico, ya no servían para nada y durante toda la tercera temporada fueron un estorbo, además que a los de maquillaje les llevaba horas de esfuerzo.

Los dos episodios son bastante frenéticos, pero en concreto el primero es muy atropellado, pasa todo muy rápido para ponernos en situación de lo que será la 4ª temporada y abusa de saltos y de un montaje ajetreado. Si la temporada sigue así tendremos unos episodios muy condensados, con mucha acción y suspense (eso es algo bueno, evidentemente) aunque espero que no les entre la prisa conforme avancen.

Al final del segundo episodio tres sorpresas: Gretchen, a la que parecían haber finiquitado al principio del primer episodio, no está muerta; Scylla está formada por 5 tarjetas más que deberán recuperar, y a Scofield le sangra la nariz sospechosamente. Esto último me ha dejado bastante perplejo, ¿a qué viene que Michael esté así de jodido? ¿Será que tanto esfuerzo mental le ha afectado físicamente? Pienso que nos espera una buena temporada, quizá ya no se pueda llegar al nivel de las dos primeras pero "Prison Break" siempre ha sido garantía de calidad. Tenemos 20 episodios por delante con mucha chicha que contar; si en un par de episodios han conseguido recuperar una de las tarjetas no me imagino lo que serán capaces de hacer con 20 por delante. Hoy mismo emitirán el tercero "Shut down", veamos que tiene que contarnos.

3 comentarios:

Molon dijo...

Bueno aqui llego el señor de los analisis de las series!! al fin!! :P
No quiero ser muy extenso dando mi opinion para no aburrirte primero y segundo porq toy ultimamt muy ocupado :P. aunq de pb ya creo q la sabes, solo decir q creo q como bien has explicado la 3 temporada no sirvio para mucho al parecer :S
un saludo

Santi dijo...

Jejeje, ya comenzó la época de series y merece la pena comentar este cambio de filosofía de "Prison Break". Es verdad que por lo visto la 3ª temporada de poco vale visto el planteamiento de esta, si se piensa bien es hasta prescindible por la cantidad de cosas omitidas al comienzo de la 4ª, aunque a mi realmente me gustó (lo que pasa es que no alcanzó el nivelazo de las dos anteriores).

Ayer se emitió el tercer episodio, veamos por donde tira la cosa porque me da la sensación que hay mucho que ver evolucionar en 22 episodios, no creo que todo se limite a conseguir Scylla sin más.

¡Un saludo! Gracias por estar tan atento al blog, jamás podrías aburrir dando la opinión porque es lo que quiero ;)

Molon dijo...

Como no tar atento y ademas cuando empiezan las series, mas q me gustaria decir por ej en venganza.Aun mas me gustaria leer pero primero no creo q sea facil y segundo lo veo muyyyyyyyy laborioso hacer analisis sin bajar el liston!
Antes de q se me olvide, aunq ya lo dijeron en cineactual, ya esta filtrado desde hace 1 semanilla el primer capitulo de dexter...
Se puede ver perfectamnt pero no es nada en especial y los guionistas se han dado cuenta queriendo por ahora borrar todo lo q habia conllevado la pasada temporada. Yo como tu pienso lo mismo q no todo va a tener q ver con scylla, tienen el problema de convivir todos, del negro mas listo y cruel q ninguno, de gretchel, de t-bag tratando con el, encontrando donde poder leer los datos y mas cosas q ahora mismo no recuerdo :D
Por ultimo yo entendi q es al reves, sara convence a michael para meterse en el proyecto porq tiene secuelas y miedo(q ademas les ataca el negropeligroso q no me se su nombre:S)no es al reves, pero me lo veria otra vez para corroborar pero lo borre :P
Un saludo!!!

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.