jueves, 11 de septiembre de 2008

"Toma el Dinero y Corre", el Woody Allen miserable (por Woody Allen).

La primera película del director neoyorquino mezcla humor y drama de forma inteligente y absurda. Nace el humor blanco de Woody Allen.

Hace 40 años uno de los realizadores más influyentes, venerados, destacados y reconocidos de la historia del cine, Woody Allen, dirigió, escribió y protagonizó su primera película: "Toma el Dinero y Corre". Con ello iniciaría un estilo de comedia absurda que seguiría con la estupenda "Bananas", "El Dormilón" y "La Última Noche de Boris Grushenko" y que bebería claramente del cine de los Hermanos Marx y Chaplin. Un humor inocente a simple vista aunque por ejemplo en el caso de "Bananas" con un claro, sarcástico y divertido mensaje político de fondo. "Toma el Dinero y Corre" no van tan allá y mediante la utilización en gran parte de la cinta de un montaje similar al del falso documental, que más tarde explotaría en su filmografía con "Zelig", narra las vivencias de Virgil Starkwell, un ladrón de poca monta con ínfulas de convertirse en un gánster que a duras penas es capaz de realizar el robo más sencillo. Un hombre extravagante, triste, patoso y apocado que constantemente intenta dar un gran golpe para retirarse del mundo tan desagradecido del crimen pero que su torpeza le impide lograr. Parece haber cierto tono de autobiografía por parte de Woody Allen que da vida a Virgil y que incluso comparten fecha de nacimiento (1 de diciembre de 1935). La película está narrada continuamente por una voz en off, a medio camino entre el falso documental y una película al uso, a veces mostrando entrevistas a conocidos y familiares del protagonista y recortes de falsos noticiarios y telediarios que acompañan la narración. Siempre con humor y abusando (para bien) de lo absurdo.

Yo me declaro fan de este tipo de comedia facilona que realiza con tanta mano derecha Woody Allen, y tras ver "Bananas" y este film adoro la forma que tiene de darle la vuelta a las historias y hacer que un personaje miserable y patético se convierta en todo un símbolo humorístico. Virgil, igual que Fielding, es un Don Nadie que busca su lugar e intenta cambiar su forma de ser por una mujer, en este caso Louise, una preciosa chica a la que conoce intentando robarle el bolso, como no podía ser de otra forma. Las peripecias de Virgil se resumen en intentos fallidos de robos y su correspondiente encarcelamiento e intento de fuga, donde vemos lo mal que se desenvuelve en las surrealistas situaciones en las que se ve metido pese al empeño que pone en ello. El film está repleto de secuencias memorables, con frases y momentos para recordar.

El cine de Allen despierta cierta compasión en el espectador; sus lastimosos personajes protagonistas son incapacitados sociales que, o bien no entienden las normas sociales, o bien la sociedad no es capaz de entender. A pesar de que Virgil es un delincuente —o aspirante a ello— sentimos compasión y simpatía por él, pero no empatía debido al acentuado tono de exageración de su torpeza; un personaje así no puede existir en el mundo real y por eso nos parece tan divertido, es una evasión de la realidad que en el caso de una comedia ligera como es "Toma el Dinero y Corre" es el objetivo a cumplir.

En las tres facetas Allen está genial, como director dota a la película de su característico sello y ritmo que se ve ciertamente alterado por la combinación del estilo del falso documental y de película estándar, pero aún así su marca es completamente distinguible. Fugaces cambios de escena, cortas secuencias dispuestas para mostrar un gag tras otro y un chiste tras otro en este particular biopic ficticio lleno de situaciones absurdas y poco creíbles pero tremendamente graciosas. Como guionista Woody Allen y Mickey Rose no se molestan en desviarse del camino de la comedia de humor blanco e inocente aunque logran un resultado difícilmente clasificable ya que se puede considerar tanto humor absurdo como "inteligente"; los chistes son fáciles y en ocasiones hasta se limitan a golpes y caídas pero en el fondo la cinta no es apta para el público acostumbrado a ese tipo de películas. El humor físico se aproxima más al concepto de humor burdo mientras que en los diálogos brilla el ingenio de Allen y Rose, obliga al espectador a prestar atención. Además el guión fuerza a surgir el sentimiento de burla y posterior vergüenza pues es inevitable no reírse de las miserias de Virgil, lo que provoca que al mismo tiempo debamos plantearnos nuestra propia miseria.

Como actor Allen hace de Allen, personaje desaliñado, exageradamente torpe y con una sorprendente capacidad para seducir a las mujeres más bellas. Virgil es capaz de provocar hasta admiración por la voluntad que demuestra en todo momento pese a fracasar una y otra vez en su cometido. Su timidez contrasta con su decisión de la misma forma que contrastan los sentimientos de los entrevistados en el documental pues aunque la mayoría de testimonios hablan mal de él en el fondo siempre lo han aguantado. La dualidad también afecta al espectador ya que aunque sienta compasión por él no puede evitar desear una próxima desgracia para disfrute del graderío, todo lo contrario de los dramas donde el espectador desea un final feliz para los protagonistas. El resto del reparto está excelente destacando al grupo de la fuga encadenada y los padres de Virgil. La música de Marvin Hamlisch tiene toques jazz que tanto usaría en su carrera Woody Allen pero no está muy presente excepto momentos puntuales y está diseñada especialmente para la película con tonos de suspense y estridencias en las ocasiones que lo requieren.

En definitiva es una comedia divertida, entretenida, con dosis de todo tipo de humor blanco e inocente dispuesto para acomodar una sonrisa al espectador, una película simple pero original, llena de buenas intenciones, agradable y simpática. Woody Allen comenzó su carrera con una gran comedia, no gran cosa cinematográficamente hablando aunque utilizando un recurso complicado y original como es el falso documental de forma perfectamente combinada. Su estilo narrativo deja patente desde el principio que su modo de hacer cine es diferente, de la misma forma que quedan claras sus influencias.

La serie de personajes que pueblan los escasos 80 minutos de cinta (algo habitual en su cine) no dejan lugar al aburrimiento, una miniperlita para reírse un buen rato y pasar a la siguiente. El realizador es un especialista en crear pequeñas obras de diversión anuales, una píldora que cada 10 o 14 meses se toma uno para alegrase el cuerpo. Allen comenzó con "Toma el Dinero y Corre" su particular visión del cine, un inicio que sería la semilla de un tipo de películas que evolucionó con los años de forma notable y que dejaría huella por su frescura, sinceridad y honestidad. La honestidad de Woody Allen mostrando su propia miseria y condición.

«Atuce con naturalidad. Le estoy apuntando alvolver.»

Mi puntuación: 7/10.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Veo que todavía no has visto nada de Robert Bresson como te dije. Encima me estás haciendo que revea todo lo que tengo de Woody Allen.

Qué grande es este tipo tan pequeño en serio, cada vez lo valoro más.

Esta que comentas no la he visto, así que voy a tratar de "hacerme" con ella.

Saludos, Tirante

Litos dijo...

Sólo decir que de ver el fotograma que has puesto de los padres de Virgil, con las narices postizas, y me he tenido que carcajear; es uno de los golpes que mejor recuerdo, los padres avergonzados, además de el impresionante (por sencillo y efectivo) gag del violoncello atravesando la ventana. Realemente PARECE una comedia sencilla y ligera, pero el regusto amargo que deja toda la miseria subyacente a lo que se muestra es, como bien dices, algo que la separa de cualquier comedia al uso. Se notaba ya desde el principio que este hombre tenia cosas que decir.

Saludos amiguete, y recuerda no usar revolveres de jabon cuando llueva.

Santi dijo...

Lo de los padres es uno de los mayores puntazos, sin duda. Pero es que es una tras otra, a cual más absurda. Y es lo que dices Litos, siendo una comedia tiene un regusto cruel y miserable que deja poso. A mi el gag/chiste/parida que me hizo reirme a carcajada limpia pura y dura es cuando el psicólogo increpa a su paciente, tumbado en el sofá: «No como otros que yo conozco...» Es que me parece tan estúpido, sencillo y lleno de mala leche que me parte en dos.

Tirant, esta es imprescindible. Si tengo que elegir entre ésta y "Bananas" me quedo con ésta última, pero igualmente "Toma el Dinero y Corre" es una partida de caja bien agradable. Para consumir y pasar a otra, pero pasando unos 80 minutos bien divertidos.

Angel "Verbal" Kint dijo...

Gran crítica la tuya...vas a dejar pequeño mi ciclo!!!!
disfruta de Allen y sigue viendo sus films, creo que disfrutarás muchísimo.
Ya que estamos te recomiendo "conversaciones con Woody Allen" de Eric Lax....llega prácticamente hasta "Vicky Cristina Barcelona" y es una auténtica maravilla, sobretodo porque ves la opinión de Allen a lo largo de su vida y como ha cambiado la opinión sobre sus propias películas

Santi dijo...

Gracias Angel, me halagas ;) .

Vi "Toma el Dinero y Corre" después de "Bananas" y me encantó cómo seguía con ese estilo surrealista de bromas tontas y viscerales. Tiene tantos puntazos tontos que al final por cojones acabas riendo. Tengo ya en la lista "Todo lo que Quiso Saber sobre el Sexo", que creo que sigue por la senda del humor facilón pero divertidísimo; definitivamente Allen tiene un encanto único.

Me apunto sin duda esta "Conversaciones con Woody Allen", nunca había escuchado nada al respecto y suena muy interesante. Es normal que un director con 40 años de carrera y el mismo número de películas evolucione y cambie de opinión, de hecho sus primeras películas no tienen nada que ver con las últimas por mucho que en "Si la Cosa Funciona" haya una especie de vuelta a la comedia sencilla. Gracias por la recomendación y por el comentario Angel, ¡un abrazo!

Pramod Negi dijo...

Great blog really enjoyed reading it. Have bookmarked you and will check back regular. Please feel free to take a look at my blog...
Cheap Flights to Abuja
Flights to Abuja
Abuja Flights

Publicar un comentario

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.