martes, 21 de octubre de 2008

"El Niño con el Pijama de Rayas", la guerra vista desde la inocencia.

No se ha hecho esperar la adaptación del Best-Seller de John Boyne. El exterminio judío desde el punto de vista ingenuo de un niño.

Con todo lo que se ha hablado últimamente de la novela de John Boyne era de esperar que no tardase mucho en llegar una adaptación cinematográfica, como es habitual que pase en Hollywood con los Best-Seller literarios. El libro de moda este año ha sido ese con la tapa rallada el cual no daba ninguna sinopsis en su contraportada e invitaba al lector a adentrarse en la historia que narraba sin conocer nada de su argumento, pues el punto de vista inocente e ingenuo de Bruno, el protagonista, era esencial para comprender el significado de la obra. O eso creo tras ver la película, porque yo no he leído la novela. En el caso del film el concepto del misterio queda anulado tan solo ver el cartel, en el que un par de niños separados por una cerca y por una evidente diferencia social disuade el factor sorpresa. Que la cosa va sobre el drama del exterminio judío por los nazis está claro, igual que la postura ingenua se presume evidente por el título; el tema puede llegar a augurar algo interesante ya que se sabe que algunas de las mejores películas de la historia han tenido ese mismo sujeto, así que por varios motivos es una película como mínimo interesante en su planteamiento. Veamos si ha cumplido las expectativas.

"El Niño con el Pijama de Rayas" es una historia dura, como cabe esperar de un relato de este corte. El tema que trata ni es nuevo ni está poco sobado, pero cuenta con un punto de vista que supera en originalidad el de otras películas como la reciente "Los Falsificadores" (la última ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera) que se situaba en una posición menos dramática (ojo, siéndolo también) y más heroica, esa obra maestra llamada "La Lista de Schindler" (ganadora de 7 Oscars) donde veíamos el mismo aspecto sucio de la guerra pero desde un punto de vista mixto judío-nazi, o aquella que se sitúo íntegramente en el lugar de un judío víctima de los campos en "El Pianista". Cada año hay como mínimo una película en cartelera sobre el drama judío de la IIGM y casi que estamos acostumbrándonos a ello, pero este eterno dolor sigue siendo un argumento válido para hacer que el espectador pase un rato de tristeza y por lo tanto sea un drama efectivo y efectista. ¿Quizá se está explotando demasiado el tema? Bueno, es cuestión de gustos, yo no me quejo de este tipo de films porque como he dicho han dado muchos peliculones, pero creo que ya hay poco más que explicar acerca de aquel drama. Como mínimo "El Niño con el Pijama de Rayas" consigue innovar, sin ser algo tremendamente arriesgado o llamativo pero resultando algo que no habíamos visto y por lo tanto interesante (lo que no implica necesariamente que sea una obra maestra). En el film nos ponemos en la piel —de forma menos evidente que en el libro, según me han dicho— de un niño, Bruno, hijo de un alto mando nazi que al principio de cinta deducimos que es un general que tiene bajo su mando el mayor campo de exterminio judío de Polonia. Bruno tiene 8 años, es inocente, ve a su padre como un héroe y su mente aún no ha alcanzado a comprender la gravedad de la situación pero vive en primera persona una de las facciones más cruentas que puede llegar a realizar el ser humano; sin saberlo, claro. Él aún es demasiado pequeño para entender la guerra y lo ve todo desde el punto de vista de un juego (casi como lo podría ver el niño de "La Vida es Bella" pero desde el otro bando). Bruno tiene una hermana mayor que está en edad de comenzar a empaparse de las ideologías fascistas, y una madre que apoya a su marido sin saber a qué se dedica exactamente. Además están sus abuelos que, sobre todo la madre de su padre, están en contra de lo que hace su hijo, algo totalmente prohibido en las filas del ejército nazi.

Repito que no me he leído la novela, pero aquí es donde el cine está en desventaja frente a la literatura; en un libro los sentimientos y pareceres de los personajes quedan mucho mejor reflejados que en una película, y más si ésta no está sustentada por una voz en off. La expresividad de un actor puede reflejar muchos sentimientos y de hecho creo que en esta película en concreto, más que en otras, cada mirada al vacío, fruncido de ceño y gesto está cargado de matices que nos dan pistas sobre las reacciones de los personajes. Pero solo son eso, pistas o pareceres, nada confirmado y esa es la gran pérdida de trasladar un relato de la novela al cine. No puedo juzgarla como adaptación, y aunque me consta que la historia es bastante fiel también conozco opiniones que suscriben que la ausencia de empatía (de la empatía total de la novela) suprimen el espíritu que tiene la novela; aunque esto es algo que ocurre desgraciadamente con gran frecuencia debido a la propia naturaleza del medio. La famosa frase de "a mí me gustó más el libro" puede que quede desprovista por fin del carácter pedante al que comúnmente se le asocia.

El protagonista total del film es el niño, el resto de la familia tan solo sirve para completar los matices propios de una película de este tipo; el pavor ante la barbarie en ningún momento es vivido por Bruno, son la madre y la abuela las que lo personifican. Ellas son las que representan la cordura en el contexto de la locura generalizada y establecida en el orden impuesto en Alemania durante la guerra. La fe la pone el padre, totalmente creyente en su causa y en ningún momento arrepentido o avergonzado de nada, si no es por tener una madre de ideas "liberales". Irónicamente (o naturalmente) frente a una mente libre de prejuicios y sobre todo inocente e inexperta, la de Bruno, el padre alcanza incluso la calidad de héroe, quizá representado el lavado de cerebro que por aquella época comenzaba a sufrir la juventud, muy claramente personificada también en Gretel, la hermana mayor de Bruno. Ni la madre acepta de buen grado la radicalización "express" de su hija, ya que su mente es capaz de analizar mejor la situación, lo que nos da a entender que el propio nazi es consciente de su propia demencia. En su poder está la inteligencia para ceder ante ella o no.

Constantemente Bruno asocia todo lo que ve con los sucesos corrientes de su vida, como reconocer a los refugiados como granjeros o sus trajes como curiosos pijamas. Esto da lugar a momentos lamentablemente graciosos, y digo lamentablemente no porque sea fácil utilizar ese recurso o despreciable, sino porque por un momento nos ponemos en la piel de Bruno y nos reímos de su inocencia, pero pronto analizamos la situación y nos damos cuenta de los triste que es en realidad. Ese contraste es lo que consigue realmente que el film sea capaz de afligir al espectador.

Las interpretaciones son muy correctas, Asa Butterfield (Bruno) consigue expresar mucho con sus gestos y es el centro absoluto del film; su llamativa mirada refleja inocencia y eso es lo que al fin y al cabo Bruno debe representar. El resto del reparto de actores están sobresalientes también, destacando el papel de la madre interpretada por Vera Farmiga ("Infiltrados") y el padre al que le da cara David Thewlis ("Harry Potter y el prisionero de Azkaban" y posteriores entregas), pero el que más destaca es Shmuel, el niño judío que da título al film. Jack Scanlon da auténtica lástima, solo verlo a uno le entran ganas de llorar por su aspecto triste, sucio e igualmente inocente que Bruno, pero en este caso sufriendo unas consecuencias de las que no tiene ni consciencia. Vive atemorizado y aprovecha los ratos de escaqueo para hacerse amigo de Bruno; esos pequeños momentos de paz son los únicos donde Shmuel parece ser un niño de verdad, y es cuando el espectador toma más consciencia de la tragedia.

No diré nada del final de la película, tan solo que tengo que confesar que a mí me emocionó, y a la sala entera también (supongo que a los que habían leído la novela no tanto, claro). Esta película producida conjuntamente por EEUU, Inglaterra e Irlanda tiene un acabado maravilloso, del nivel de las películas comentadas como "Los Falsificadores" o algunas otras como "El Libro Negro", un viaje a la década de los 40 muy logrado pero que, como he dicho, estoy empezando a hallar desganadamente habitual debido a la cantidad ingente de producciones basadas en la misma época que logran unos resultados tan buenos como este film. "El Niño del Pijama de Rayas" consigue un resultado nada alejado de lo establecido en estas películas, y casi resulta en ese aspecto otro producto más de fábrica; debido a eso quizá no sea capaz de superar la barrera de gran película y se quede en una buena producción sin más, una película que en todos los aspectos muestra solvencia e incluso brillantez pero que conjuntamente parece carecer de entidad propia para alzarse como un film que recordar con énfasis. Su desgracia quizá es no tener nada nuevo que ofrecer respecto a las demás películas que intentan reflejar el holocausto judío de la IIGM.

El poco tiempo pasado desde que la novela alcanzó el título de Best-Seller hasta el estreno del film me parece un dato preocupante, igual que pasó con "El Código Da Vinci" o ha ocurrido recientemente con "La Carretera" (que se halla en fase de post-producción); Hollywood está empeñada en no desaprovechar la ocasión y hacer sus películas mientras la llama de la novela en cuestión sigue viva, algo que sinceramente no creo que haga mucho bien a la literatura; aunque es ley de vida. En resumen, la factura del film es impecable, tiene buenas interpretaciones, momentos intensos y dramáticos, una fotografía nítida y elaborada, una banda sonora de tonos épicos y melancólicos y una dirección correcta, adapta de forma bastante fiel la novela de John Boyne aunque pierde gran parte del alma por el camino, su punto de vista resulta original pero aún con eso no es un producto que pueda destacar especialmente ya que su director, Mark Herman, no es ni Roman Polanski ni Steven Spielberg, y su acabado no deja de ser tan destacable como muchas de las películas que año tras año llenan las carteleras, lo cual hace que sea "otra más" en la marabunta de películas de judíos y nazis. Un buen film, pero carente de entidad propia; disfrutable pero no especialmente memorable.

Mi puntuación: 7/10.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Un éxito. La originalidad del planteamiento de la historia es única, desde luego. No me extraña que se convirtiera en un éxito de ventas. Es algo diferente.
La lectura se me planteó, desde el principio como un reto. Había que leerlo previamente los padres para luego decidir si lo leían nuestros hijos en el colegio (en mi caso mi hija de 11 años) como lectura recomendada para tratar de el tema de la "tolerancia" desde el aula. En la prensa también han definido la película como un "canto a la tolerancia". Desde este planteamiento, y girando alrededor, no puedo dejar de pensar... que no hay canto a la tolerancia en el libro. Desde luego felicito al autor por el éxito obtenido, por la sensibilidad demostrada, y por haber conseguido una vez más, recordarnos a todos el que aquéllo no debió ocurrir jamás. La historia que cuenta el libro es una historia de inocencia, entre inocentes, y sólo a los que no somos inocentes nos duele profundamente esa historia. Porque conocemos lo que pasó, y a medida que vamos leyendo, lo vemos venir. Y no quieres creer lo que va a pasar. Es terrible. Durísima. Y tras contener la respiración y, cuando todo es irremediable, y no puedes creer lo sucedido, te quedas con un mal fondo, hasta que en un momento,piensas con rabia.... "toma de tu propia medicina".

Así que, si entendemos por Tolerancia la definición tal y como viene recogida en la Declaración de Principios de la Unesco, la pelicula te aleja un poco de ella. Es una reflexión posterior la que te hace pensar en que no son relatos ni películas como estas las que nos deben hacer pensar en la tolerancia. A estas alturas de la vida ya debemos haber incorporado la tolerancia a nuestra vida, a nuestro día a día, a nuestra educación, y si no lo hemos conseguido, no es necesario remontarnos a las atrocidades de hace 60 años ni a las de hace 500. Atrocidades de intolerancia las tenemos aquí mismo cada día, de un lado y de otro, con las pateras que llegan cada día llegan llenitas de surafricanos, los atentados, la violencia machista, la violencia en las escuelas que es otra forma de intolerancia, ....... pequeñas guerras y grandes guerras.
Me parece un poco fuerte pasar de repente de Gerónimo Stilton a El niño del pijama a rayas.

Santi dijo...

Como he dicho, no me he leido el libro y no puedo opinar sobre él, pero como bien dices no hay nada acerca de la tolerancia en el film, no es el tema tratado. Es una historia que contrasta la bondad innata del hombre con la maldad innata del hombre. Los dos extremos. Retrata la más absoluta inocencia de un alma incorrupta y la compara con la más terrible de las vejaciones que puede llevar a cabo el ser humano; los dos polos opuestos. Un alma tan pura como la de un niño no puede siquiera imaginar en su mente una crueldad tan brutal como la de los campos de exterminio porque su cerebro no es capaz de asimilar ni desarrollar tanta maldad, no es capaz de comprenderla porque no ha conocido nada parecido. Quizá el punto de vista del niño es una metáfora de la gente del mundo; cuando se enteraron a lo que se dedicaron los nazis en aquellos campos de exterminio la gente debió de sentirse como un niño, sin comprender el alcance de la masacre.

Anónimo dijo...

Tampoco he leído el libro, ví la película el día de ayer, lo que más me llamó la atención fue la inocencia de Bruno y de Shmuel, al fin y al cabo todos teníamos esa inocencia antes de saber lo que ocurrió en el holocausto. Ninguno de los dos niños sabía por que los judíos debían cambiar su profesión o porque no padían salir de ese lugar al que Bruno le llamaba "Granja".
Muestra una trama muy fuerte, de los films que he visto del holocausto fue con el que más me sentí de esa época la ver el final, sentí el miedo de ambos niños pero al igual que Bruno, en algun instante, pensé que los refugiaban por la lluvia, que al ver niños en esa multitud los sacarían de la fila o que el padre de Bruno llegaría para salvarlos a ambos. Nada de eso ocurrío, Bruno vivió en carne propia minutos de Judío, el miedo y sufrimiento que sentían los judíos cuando eran enviados a darse una "ducha", claramente sin saber porque. Supuse que su padre al perderlo sabría que estuvo mal lo que hacía con los Judíos, no tenían la cilpa de nada.
lo que siempre me preguntaré, sin saber si me daran alguna respuesta, es si Hitler alguna vez en su vida de nazi se habrá sentido arrepentido de lo que hbía provocado solo por una rebeldía a la que su padre no le puso atención alguna. Hitler quería estudiar arte (no lo recuerdo bien, pero algo así leí), su padre no quizo, también tenía sangre judía, era irónico querer asesinar o acabar con algo que también tienes dentro de tí, en fin es algo que siempre me preguntaré.
Hasta lo que creo, el holocausto fue la peor masacre de todos los tiempos, la peor guerra y claramente donde murieron más personas inocentes.
Me gustó el film porque me sentí (a medida que lo veía) como una Judía, o como una inocente niña de 8 años que quería ayudar a un amigo con el cual habían muchas diferencias, desde social hasta creencias. Todos tenemos la inocencia d ela niñez, pero la inocencia de Bruno realmente marcó mi punto de vista del holocausto.

Santi dijo...

Gracias por la aportación Anónima, desde luego que el holocausto judío fue una de las páginas más crudas de nuestra historia reciente, y de momento y por mucho tiempo el cine va a seguir sirviendo de herramienta para expresar el dolor, la pena y la rabia de dicho capítulo.

El logro de "El Niño del Pijama de Rayas" es monumental, el convertirnos el almas inocentes que no son capaces aún de contemplar tal barbarie, un punto de vista original de algo que hemos visto ya muchas veces.

Un saludo.

Anónimo dijo...

opino lo mimso que l amayoría.
Es muy original el punto de vista que tiene esta película basada en la novela.
Particularmente me emocionó muchísimo.
Creo que en cuanto a lo de gra película o no, por abordar un tema tan representado en películas, creo que pasa con muchos otros temas, como la dictadura militar en mi país.
PEro creo , en mi opinión, que es una gran película.

Santi dijo...

Hay temas que pese a ser muy recurrentes, como el exterminio judío en la IIGM, casi siempre son un seguro a la hora de realizar un film. Cada vez se explora el tema desde puntos de vista diferentes, como en el caso de esta "El Niño con el Pijama de Rayas" o como digo en "Los Falsificadores" o "El Libro Negro", simplemente porque es necesario cambiar de perspectiva para no tener la sensación de estar viendo lo mismo otra vez. En este aspecto "El Niño con el Pijama de Rayas" es notable, aunque luego no tenga ninguna otra característica concreta por la que destaque especialmente. Aún así es una buena película, sí, con un tono bastante europeo que le sienta muy bien.

Un saludo Anónimo, y gracias por el comentario.

Anónimo dijo...

hola, soy la anónima del 22 de febrero, hace unos días compre el libro, al terminar de leerlo quedé sorprendida de que fuese más fuerte, penoso y más descriptivo que la película.
creo que quede peor después de leer el libro que de ver la palícula, es que me cuesta comprender como la gente puede ser tan malvada como para hacerle eso a niños, bueno no solo a niños sino que a todos aquellos inocentes...
en fin.. me encanta este blog, lo reviso todos los días ^^
saludoos!

Santi dijo...

Hola Anónima, sin habérmelo leido estoy seguro de que el libro es más profundo y mejor en muchos aspectos. Es cierto que el tema es escabroso e invita a la reflexión como ya comentamos hace unos meses. Aquello fue el auténtico horror de la historia de la humanidad, una mancha que esperemos no se repita jamás, y por eso debe recordarse, para tratar de no caer en los mismos errores.

Muchas gracias por seguir el blog y visitarlo periódicamente, te lo agradezco infinitamente. ¡Un saludo, y gracias por el comment!

Xiomara dijo...

Hola que tal? vi la película hace poco y me impactó enormemente;he leído mucho sobre el tema del Holocausto y no deja de sorprenderme el horror y la crueldad que se vivió en aquella época. Pienso que películas como esta, aunque no lleguen a la posteridad como grandes producciones, llaman a nuestras conciencias a no olvidar lo que sucedió, y como dice ud, para que no caigamos en los mismos errores en el futuro.

Santi dijo...

Hola Xiomara, no me llames de Ud. que me haces viejo :D . Desde luego el film impacta, y más en sus escenas finales que me parecen la culminación más perfecta y coherente imaginable para una cinta de estas características.

La crueldad, horror, mezquindad y repugnancia de la humanidad están condensados y resumidos en esta época negra del s.XX, y no podemos olvidarnos nunca porque el hecho de recordarlo nos ayudará a no pasarlo por alto y esforzarnos en mejorarlo. Es por eso que año tras año, tras más de 6 décadas, siguen habiendo películas de esta temática en cartel. Lo único malo y contraproducente que podría llegar a pasar es que de tanto verlo el público llegara a insensibilizarse, pero no se puede hacer nada contra ello. Por suerte hay obras maestras en este género que nunca pasarán inadvertidas, como "La Lista de Schindler" o "El Pianista", y seguirán conservando su impacto porque están basadas, literalmente, en la pura y cruda realidad.

Un saludo y gracias por el comentario ;) .

Anónimo dijo...

Hola, soy nuevamente la anónima.
tienes mucha razón Santi, el holocausto fue la peor masacre que ha habido, y se debe evitar que vuelva a ocurrir, por eso deben continuar creando libros( bueno hya muchos sobre el tema) y películas para que todos abran sus ojos y se den cuenta de que fue lo peor en la humanidad en variados aspectos.

Definitivamente el libro es más profundo que la película, deja más temas de reflexión que omiten en la película, peor sin duda ha sido una de las mejores, no me arrepiento de haberla visto y no me arrepentiré de seguir viendola.

Este es un muy buen blog, me encanta visitarlo cuando tengo tiempo, leer las opiniones, porque es bueno que todos tengamos derecho aa opinar y por ende a ser escuchados (leidos en este caso)
Saludoos.

Santi dijo...

Hola mi querida Anónima, veo que "El Niño con el Pijama de Rayas" ha sido una obra que te ha calado profundamente, y no eres la única; el éxito de la novela y la película fue amplio, de hecho en España la película funcionó especialmente bien ya que un tercio de su recaudación mundial la logró en España, más de $13M de los casi $38M que logró en total. Y eso tiene mucho mérito teniendo en cuenta que nuestro país no suele recaudar tampoco cifras demasiado altas. Recaudó más en España que en cualquier otro país del mundo, incluidos los EEUU y el Reino Unido (y eso que la película es una co-producción de ambas naciones). Eso fue debido, seguramente, a que en España fue la novela más vendida de 2007 y 2008.

Muchas gracias por tus palabras, me alegro de que saques tiempo para leer este pequeño reducto de la red. Un saludo, Sra. Anónima.

Anónimo dijo...

Hol otra vez :)
si que fue una gran novela, es más no paro de leerla y aunque siempre lloro en el final porque no puedo creer que hayan podido ser capaces de hacerle eso a personas que no tenían la culpa d enada, sigo agradeciendo qeu creen cosas como estas que nos abran los ojos a reflexionar y darnos cuenta que por muy distintos que seamos por fuera es maravilloso lo parecidos que podemos ser por dentro, en esta novela los dos pequeños se parecían mucho aunque tuvieran vidas y rutinas copletamente distintas tenían la capacidad de entenderse, cuando leo los comentarios que hay en el blog siento que me entiendo con uds. aunque no los conozca siento que llegan más a mi punto de vista que las personas de mi entorno, que lo único que hacen es pensar en cosas quizás menos importantes que nuestro tema de conversación por aquí.
Sigo sin poder creer que una persona tuvo tanta maldad que fue capaz de querer exterminar una raza completa, nunca paro de hablar de eso, es algo que marco completamente mi punto de vista, me di cuenta que por muy distintos que fueramos podíamos entendernos de igual manera, hablando, escribiendo y opinando sobre intereses.
Muchas gracias por siempre responder mis comentarios, me gusta opinar y hablar sobre esto y eres la única persona que me responde cosas que me hacen reflexionar mucho más de lo que ya lo hacía.
Grcias Santi y hasta otro comentario y charla que tengamos, mi nombre es Camila creo que con el tiempo que llevamos hablando, es bueno que lo sepas.
Cariños, cuidate.

Santi dijo...

Hola Anónima Camila, un placer comentar el tema contigo; como hemos ido comentando en el cine es un tema muy recurrido y cada año hay películas en cartelera que nos recuerdan lo sucedido (aún ahora, que se cumplen 70 años del inicio de la IIGM). Un ejemplo es "The Reader (El Lector"), que vuelve a tratar el tema de los campos de exterminio desde un punto de vista nuevo, el de la culpa y recapitulación de post-guerra. Tantas películas acerca del holocausto pueden generar un debate acerca de lo frívolo que puede resultar que sea un tema tan recurrente, básicamente por el peligro que puede tener que finalmente acabe por ser un tema por el que nos insensibilicemos por el bombardeo cinematográfico, pero por suerte el respeto con el que se tratan estas historias lo único que hacen es mantener vivo el recuerdo para concienciarnos que no se deben repetir errores semajantes. Una suerte de recordatorio de qué punto no debemos volver a sobrepasar.

Un saludo, y gracias por comentar ;) .

Anónimo dijo...

Nunca he visto aquella película que nombraste, pero la verdad es que me gustaría verla, imagino que se tratara al igual que el niño con el pijama de rayas de un tema muy interesante para hablar. Justamente ayer, escribia las palabras del día, y sin darme cuenta apareció el tema del Holocausto, no pare de escribir por alguna extraña razón, cada día que pasa siento que tengo más puntos de vistas y observaciones sobre aquello, me gusta ver documentales y programas al respecto porque además de informarme más tengo otros puntos de opiniones de otras personas, como lo hemos estado haciendo por tu blog.
Me di cuenta que, eres un extraño que comparte gustos parecidos a mi, y digo extraño porque no te conozco, no se que edad tienes ni nada, sólo sé que me agradas porque opinas y comentas a mis comentarios que normalmente aburren a mi entorno.
Gracias por eso :) y me gustaría saber con quien hablo, si pudieras decirme o darme alguna dirección de correo te lo agradecería.
Adiós, Camila :)

Santi dijo...

La película de "The Reader (El Lector)" se ha estrenado este mismo año e incluso recibió una nominación al Oscar a la Mejor Película en la pasada edición de los Premios de la Academia. Esta película no habla concretamente del holocausto pero es un tema tratado de forma implícita en la película, ambientada en periodo de post-guerra cuando los alemanes quisieron hacer su acto de redención juzgando los crímenes contra la humanidad que cometieron durante la IIGM. Es bastante recomendable.

Camila, en mi perfil (arriba a la dcha.) tienes todos los datos que puedo dar sobre mí :D . Me alegra que podamos debatir sobre este tema tan polémico, y desde luego es una época histórica de la que por suerte no faltan documentos e información, es todo un mundo en el que perderse.

Un saludo, y gracias de nuevo por el comentario ;) .

Anónimo dijo...

jaja, perdona que lo diga, pero crei que eras mayor :B, lo siento, pero nunca había comentado este tema con alguien de tu edad tan profundamente, sólo me seguían los adultos de más edad que tu.

Y por suerte no falta información como dijiste, de otra forma quizás actuaríamos como filósofos y sacaríamos conclusiones sin saber completamente la verdad, o quizá si seamos filósofos y sin darnos cuenta, por las hipótesis que damos.

Gracias por responder mis comentarios :)
Cami.

Santi dijo...

Todos somos filósofos a nuestra manera, pero teniendo en cuenta que aún quedan supervivientes de aquello se puede decir que las divagaciones son pocas ;) .

Gracias a ti Camila por comentar, ¡un saludo!

Anónimo dijo...

Santi! hola de nuevo, hace mucho no pasaba, bueno además de pasar para revisar las respuestas qe me das quería pedirte un favor especial, verás tengo un amigo que quiere hacer su tesina sobre los nazis y sobre lo que hicieron en la historia, pero para ésta tesina debe mostrar a lo menos 10 citas o comentarios, ¿podrías darme tu correo para dárselo y que él te pregunte con más claridad sus dudas?

Muchas garcias por la respuesta (: tienes razón, hay un filosofo en cada uno de nosotros

Camila

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.