sábado, 4 de octubre de 2008

"Prison Break" [4x06] Blow out.

Esta semana hemos podido ver el sexto episodio de la cuarta temporada, "Apagado", algo más flojo que los anteriores pero igualmente fiel al espíritu de esta temporada. En este episodio la figura en la que se han centrado es posiblemente la de Alex Mahone. Esta vez el episodio comienza de forma poco usual, ya que la acción se sitúa en la fase final de aplicación de un plan para recuperar la información de la cuarta tarjeta en un hipódromo. Allí se encuentran todos los protagonistas para llevar a cabo lo planeado: Bellick despista a los de seguridad para que Lincoln ponga en las puertas de salida un dispositivo que permite a Scofield bloquear por control remoto la puerta del caballo Nº8, SparkleKid, para que salga tarde y no gane. El caballo es por el que ha apostado el portador de la tarjeta, el Sr. Edison, y tras el amaño de la puerta va a quejarse al director del hipódromo, donde Michael y Alex han colocado el Bluetooth mágico gracias a la distracción de una ceñida Sara. Un plan redondo que consiguen realizar a la perfección; roban la información de la cuarta tarjeta pero algo falla cuando el vigilante de la puerta que da acceso al despacho del director no cede ante el atractivo de Sara, y Mahone, que es el que recupera el aparato de Roland, no consigue escapar de los miembros de la policía de L.A. que vigilan el lugar. Resultado: Mahone entre rejas con el dispositivo de Glenn, acusado de agresión a un policía.

Más tarde el agente Self tiene que encargarse de sacarlo de la comisaría, pero lo único que consigue gracias a su influencia es recuperar el dispositivo que tenía en su poder Mahone al ser capturado. Tras mostrarse receloso Mahone acepta abandonar lo único que le hace valioso para el equipo en ese momento, pero no delata a Scofield (que sospechan que quería robar el hipódromo) cuando le ofrecen la oportunidad de salir sin cargos. Se acuerda de su esposa, de la venganza de su hijo, y de las veces que Scofield le ha dejado atrás, pero aún así se mantiene comprometido con la causa. Mahone llama a Scofield, le dice que no piensa delatarlos y se da por vencido pero le hace prometer algo a Michael: que mate a Wyatt y llame a Pam, la mujer de Alex, para decírselo. En el grupo hay conflicto, ya que Lincoln, Roland y Self quieren dejar de lado a Mahone, y Scofield acepta esa opción; Sara y Bellick creen que deben sacarlo par que no implique a los demás (cuando identifiquen las huellas dactilares de Mahone, que usa un alias, Frank Zwan); y Sucre es el único que no cree ético dejarlo abandonado allí. Deciden ir a por el quinto portador de la tarjeta, Howard Scuderi, que dirige Agrisow, el mayor conglomerado de agricultura mundial. Tiene oficinas en Laos, lo que debido a la inflación le está haciendo de oro; es posible que enriquecerse mediante empresas sea el objetivo del plan de La Compañía en Laos. Siguiendo con el grupo, a Self no le importa dejar atrás a Mahone e incluso eliminarlo si hiciera falta para que no hable, cosa con la que Scofield no está de acuerdo; a Self le entra el miedo cuando se da cuenta de que está en el punto de mira más que nunca, pues recibe la visita de Wyatt en el parking de sus oficinas, y vuelve a darse cuenta de lo que es sentirse como Scofield & cía. Wyatt es enviado por el General Jonathan Krantz (es la primera vez que oímos el nombre, mediante Wyatt) tras el fracaso del enviado inicial que intenta infiltrarse en el ordenador de Self. Wyatt le pide a Self saber la razón por la que busca información del General, porque aunque pueda ser evidente La Compañía debe ir con pies de plomo en estos asuntos, y éste le responde que para proteger a atractivos objetivos terroristas como son altos mandos del ejército. Wyatt, que se imagina perfectamente qué es lo que pasa en realidad, le da un aviso que Self ha captado a la perfección: no sigas buscando información del General. Además se queda con la licencia de parking que el agente ha usado en la comisaría #11, lo que lleva a Wyatt al paradero de Mahone.

Cuando Wyatt llega a la comisaría vemos una escena muy esperada, el primer contacto que Mahone tiene el asesino de su hijo. Y en esas circunstancias le tiene más miedo que ira cuando lo ve, pues no puede hacer nada contra él en esa situación. Wyatt no consigue acceder a él porque se lo llevan al juzgado, pero le sigue hasta allí para acabar con él. Mientras, Self llama a su esposa/novia, cuando se da cuenta de que el grupo está cerca de Mahone en vez de estar intentando recuperar la quinta tarjeta. Sara entra como abogada a defender a Mahone (sin que le vea Wyatt, claro) y se lleva sus datos (incluidas sus huellas dactilares) cuando los hermanos provocan un apagón que Sucre aprovecha muy bien para sacar de la sala de juicios a Mahone y llevárselo en un coche, donde Wyatt le dedica una última amenaza a Alex. Supongo que en esa fuga el asesino habrá detectado a todos los viajantes del coche, Michael, Lincoln, Bellick, Sucre y Mahone. Tengo que confesar que la fuga está un pelín cogida por los pelos, ya que parece tremendamente fácil sacar a alguien de una sala de juicios, pero igualmente me lo tragaré como siempre. Una vez liberado y agradecida su liberación, Mahone llama al móvil a Wyatt, gracias al teléfono obtenido del conserje del motel, y le dedica la amenaza definitiva: la próxima vez que se vean será para ejecutar la venganza por la muerte de su hijo, y se lo tomará como algo realmente personal. En este último movimiento Roland Glenn, al que todo el mundo hace callar como costumbre, recoge el número de Wyatt de la papelera. Queda por ver qué función le da a esa información, si será para joder a Mahone o a todo el grupo entero, porque es evidente que trae consigo intenciones ocultas.

La historia comienza de nuevo para Gretchen, que llega a casa de su hermana para recoger algo que es suyo y que dejó hace tiempo, una pistola, tarjetas de crédito y documentos que utilizará para ir por su cuenta en contra de La Compañía y quién sabe si en contra de Scofield. La hermana de Gretchen, que no sabía para quien trabajaba, teme por que se lleve a Emily, la que en teoría parecía su hija pero que no es más que su sobrina, pues la verdadera madre es Gretchen que le dio la custodia a su hermana. Parece que los secretos de la ex-agente de La Compañía no tienen fin. Gretchen sigue la última pista que tuvo, la de Whistler, y da con el paradero de su nuevo alias, Cole Pfeiffer, en cuya casa se encuentra con un puteado T-Bag que ya no sabe dónde meterse y cuyas identidades desconocen mutuamente.

Hasta ahora a T-Bag le habían estado yendo bien las cosas, pero se le han juntado varias en sus últimos movimientos; no solo tiene al chino asesino detrás, sino que ahora su compañero de ventas en GATE, Andy, ha detectado una serie de irregularidades en sus números, lo que no es más que un fallo en su tapadera y una amenaza de denuncia por estafa que le obliga a huir, y para acabar ahora ha dado con una peligrosa, desbocada y perturbada Gretchen, que no creo que le de muchas facilidades al manco. En GATE T-Bag estuvo a punto de descubrir algo con respecto a la guía ya que en una sala contigua a su despacho hay algo que corresponde con la guía, una sala de 8x10 pies, que seguro que es una pieza clave del plan de Whistler para descodificar Scylla. No le da tiempo de descubrir más porque tiene que salir pitando de las oficinas sin dejar rastro de su presencia, pero a partir de ahora dudo mucho que la suerte le acompañe. Y menos teniendo en cuenta con quien se ha topado.

Como digo ha sido un episodio algo más flojete, aunque tiene los mismos elementos de siempre no han explotado tanto el factor tensión ni han tratado a todos los personajes en profundidad, pero de todos modos ha sido un episodio muy distraído donde se han comenzado a estrechar más los vínculos entre los implicados y donde un par de caminos se han cruzado. La semana que viene séptimo episodios, "Five the hard way".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.