miércoles, 10 de diciembre de 2008

Bond, James Bond. Etapa Connery/Lazenby (I).

James Bond saga

Cuarenta y seis años han pasado desde el primer «Martini seco con vodka, mezclado, sin agitar» y la figura de James Bond sigue vivita y coleando.

Existen personajes en el mundo del celuloide que han conseguido convertirse en estandartes, iconos representativos del medio aunque su origen no hubiese tenido lugar en ese mismo soporte. Superman, por ejemplo, vivió su mayor auge a finales de los 70' cuando Richard Donner lo transformó en un icono cinematográfico, aun habiendo nacido en los cómics. En los 60' otro personaje dio el salto de la literatura al cine para convertirse en uno de los símbolos más famosos e importantes del medio, James Bond, que no solo iniciaría una de las sagas más longevas, famosas y exitosas de la historia sino que se convirtió inmediatamente en un icono popular que estableció los cánones de la elegancia, estilo y porte propios de los héroes posteriores en cualquier historia de aventuras o espionaje que se tercie, además de reflejar en cierto modo los elementos cinematográficos más representativos de la época contemporánea en que se estrenó cada film. El espía británico creado por Ian Fleming se convirtió en un avatar de galantería, cortesía y distinción, además de tener ese toque salvaje, seductor y aventurero que atrae igualmente a hombres y mujeres (de distinta forma, evidentemente), siendo un personaje reconocido por todo el mundo como pocos personajes pueden presumir serlo y que revolucionó el cine y la literatura. Siempre ha existido expectación en la elección de los actores que le han dado vida desde que George Lazenby fugazmente y más tarde Roger Moore sustituyeron al James Bond original, Sean Connery, y dichos actores han obtenido siempre una fama inmediata y la oportunidad de dotar al agente del MI6 (el Servicio de Inteligencia Secreto del Reino Unido) de su estilo propio, manteniéndose siempre fieles a la esencia del personaje.

La saga de James Bond se expande actualmente hasta 22 películas y aumentando, la última de ellas estrenada recientemente, y durante casi medio siglo sus películas han sido una constante en las salas de cine y un claro reflejo de la evolución de los gustos del público, adaptándose a las épocas y demandas de los espectadores como es ley de vida. Las películas que forman la saga son las siguientes:

  • "Dr. No" (1962) {IMDB, Wikipedia}
  • "Desde Rusia con Amor" (1963) {IMDB, Wikipedia}
  • "Goldfinger" (1964) {IMDB, Wikipedia}
  • "Operación Trueno" (1965) {IMDB, Wikipedia}
  • "Sólo se Vive Dos Veces" (1967) {IMDB, Wikipedia}
  • "007 al Servicio Secreto de Su Majestad" (1969) {IMDB, Wikipedia}
  • "Diamantes para la Eternidad" (1971) {IMDB, Wikipedia}
  • "Vive y Deja Morir" (1973) {IMDB, Wikipedia}
  • "El Hombre de la Pistola de Oro" (1974) {IMDB, Wikipedia}
  • "La Espía que me Amó" (1977) {IMDB, Wikipedia}
  • "Moonraker" (1979) {IMDB, Wikipedia}
  • "Sólo para tus Ojos" (1981) {IMDB, Wikipedia}
  • "Octopussy" (1983) {IMDB, Wikipedia}
  • "Panorama para Matar" (1985) {IMDB, Wikipedia}
  • "007 Alta Tensión" (1987) {IMDB, Wikipedia}
  • "Licencia para Matar" (1989) {IMDB, Wikipedia}
  • "GoldenEye" (1995) {IMDB, Wikipedia}
  • "El Mañana Nunca Muere" (1997) {IMDB, Wikipedia}
  • "El Mundo Nunca es Suficiente" (1999) {IMDB, Wikipedia}
  • "Muere Otro Día" (2002) {IMDB, Wikipedia}
  • "Casino Royale" (2006) {IMDB, Wikipedia}
  • "Quantum of Solace" (2008) {IMDB, Wikipedia, Videa Bien...}
  • Además de dos versiones no oficiales:

  • "Casino Royale" (en clave de parodia) (1967) {IMDB, Wikipedia}
  • "Nunca Digas Nunca Jamás" (1983) {IMDB, Wikipedia}
  • El James Bond original fue interpretado por primera vez y durante seis películas (sin contar la versión no oficial de "Nunca Digas Nunca Jamás") por Sean Connery, que con 32 años conseguiría dar el salto a la fama con este papel que moldeó a su gusto. Fue el Bond que sentó las bases del personaje y el que le dotó de todas sus características principales por las que se le conoce. Durante la película "007 al Servicio Secreto de Su Majestad" Connery fue sustituido por George Lazenby que no caló hondo en el papel y volvió a ser relevado por el mismo Connery en el siguiente film, "Diamantes para la Eternidad". Roger Moore fue el tercer agente 007 y el que más películas ha interpretado hasta la fecha, siete, y el que lo ha hecho con la edad más avanzada; dio un carácter más cómico a la serie y al personaje. Timothy Dalton fue el actor que se asemejó más al Bond ideado por Fleming en sus novelas pero debido a la decadencia del personaje a final de los años 80' el actor fracasó y tan solo protagonizo dos películas. El quinto actor en interpretar al espía británico fue Pierce Brosnan que coincidió con el resurgir del personaje a mediados de los 90' tras la ausencia más larga de este. Brosnan filmó cuatro películas y en seguida conectó con el personaje hasta llegar al punto de ser uno de los mejores considerados, pese a que sus films gozaron de un exceso de efectos y acción desmedida que se alejaban de la esencia del personaje. El último James Bond ha sido interpretado por Daniel Craig, actor que recibió muchas críticas por su inusual físico antes de rodar "Casino Royale" pero que calló todas las voces tras su estreno, mostrándose hasta ahora como el Bond más realista y espectacular hasta la fecha, amoldándose por completo al tipo de películas de acción de la actualidad y retroalimentándose de otras sagas como la de Jason Bourne que a su misma vez está bajo la evidente influencia de las películas de James Bond. Craig tan solo ha protagonizado dos films, pero se espera que siga rodando más películas interpretando al agente secreto debido al rotundo éxito de sus entregas. Muchos son los nombres que han sonado para el personaje en el pasado, algunos simples rumores y otros casi confirmados, actores como Michael Gambon, Ian Ogilvy, Lewis Collins, Michael Billington, James Brolin, Sam Neill, Sean Bean, Eric Bana, Hugh Jackman, Jude Law, Ewan McGregor, Hugh Grant, Henry Cavill, Clive Owen, Dominic West, Colin Salmon y Goran Višnjic entre otros, pues es un personaje muy atractivo para un actor ya que es fácil dar el salto a la fama interpretándolo, pero tiene el inconveniente de ser un papel que exige mucho, que atrae muchas miradas críticas y que puede encasillar al actor de por vida.

    En esta primera entrega del artículo y la siguiente me gustaría centrarme de momento en las primeras películas de la saga, las que cubren la etapa de Sean Connery y George Lazenby durante la década de los 60' (1962-1971), fueron siete filmes en total durante esos nueve años y es que esta es la etapa donde la ratio películas/año fue más elevada en la historia cinematográfica del personaje. Esta primera ronda de películas se caracteriza por que en la mayoría de entregas el enemigo de Bond es la organización criminal SPECTRA, y es donde tendría lugar el enfrentamiento con el que se consideraría su mayor rival, Ernst Stavro Blofeld. Desde el nacimiento del personaje hasta el traspaso del testigo a Roger Moore las películas de Bond fueron sobrias y espectaculares y tuvieron motivos ligeramente centrados en la Guerra Fría, teniendo lugar algunas apariciones de enemigos soviéticos y chinos, mientras que la carrera al espacio comenzó a dar muestras de la competencia entre el este y el oeste; además fueron películas con un carácter algo machista y sin mucho lugar para el humor, al menos explícitamente. Sea como fuere, estas primeras películas fueron las que marcaron las pautas a seguir para toda la saga.

    "Dr. No" (1962).

    Nace un icono. Bond es presentado al mundo y establece las bases del cine de espionaje.

    Argumento: Un agente secreto del MI6 y su secretaria son asesinados en Jamaica cuando investigan el origen de unas emisiones que entorpecen los lanzamientos de proyectiles y transbordadores americanos al espacio. James Bond es enviado allí donde investigará la desaparición del agente y la relación de las interferencias con la isla Crab Key, en la que un tal Dr. Julius No realiza experimentos con radioactividad con el objeto de controlar el mundo y someter a los países libres bajo su dominio de terror.

    Sean Connery fue seleccionado en 1962 para interpretar al agente de las novelas de Ian Fleming, al cual no le convenció demasiado la elección para su personaje. Terence Young, el director que también realizaría la siguiente película "Desde Rusia con Amor" y "Operación Trueno", no estuvo del todo conforme tampoco con la elección de Connery, pues para el director y Fleming el actor era demasiado rudo para interpretar al distinguido y cortés agente inglés, pero rápidamente cambiaron de opinión cuando le vieron en acción ya que su carácter rudo le daba un interés y atractivo especial que contrastaba con sus maneras, clase y suficiencia. En "Dr. No" y sucesivas películas Connery demostró su talento interpretativo interiorizando el personaje de forma que fue capaz de alcanzar un punto medio donde el personaje quedaría impregnado de su personalidad sin dejar de mostrar las principales aptitudes de Bond, y quizá por eso fue el actor que más libertad tuvo para moldearlo y el que desde luego asentó las bases para los futuros actores que se pusieran en la piel del espía. El actor escocés de 32 años entró en ese mismo momento en un privilegiado y exclusivo gremio del cual forman parte los actores que han interpretado a James Bond, que contando solo con las versiones oficiales de EON han sido seis veces, como he comentado.

    Bond se presenta en este film como fue costumbre durante toda esta primera etapa, progresivamente se muestran sus manos y su presencia no queda desvelada hasta el último momento, en este caso encendiéndose un cigarro mientras pronuncia las conocidas palabras que definirían la saga: «Bond, James Bond», todo ello rodeado de varios de sus ítems más característicos: el esmoquin y pajarita, su afición al póquer y su gusto por las mujeres bellas que no pueden resistirse a su encanto, las llamadas chicas Bond. Sylvia Trench fue la primera chica Bond que apareció en la saga, mujeres que con mayor o menor protagonismo tienen un affaire con Bond y que suelen acompañarle en su aventura de forma parcial o total. Eunice Gayson fue la actriz que interpretó a Trench en este film, y la única que ha repetido el mismo papel en más de una película de la saga, pese a que su papel en "Desde Rusia con Amor" fue prácticamente tan secundario como en "Dr. No"; Gayson tiene entonces dos honores: el ser la primera chica seducida por Bond y la única que lo ha hecho en más de una película. De todos modos la auténtica chica Bond del film y una de las más y mejor recordadas es Ursula Andress, que en el papel de Honey Rider protagoniza una de las escenas más memorables de toda la saga Bond y del cine en general, su primera aparición emergiendo del mar enfundada en un bikini blanco mientras canta y examina sus trofeos recién pescados, unas conchas marítimas, todo ante la atenta mirada de James Bond. La bella actriz suiza de 25 años y escasa experiencia cinematográfica fue premiada como una de las actrices más prometedoras en la ceremonia de los Globos de Oro de 1964 junto a Tippi Hedren ("Los Pájaros") y Elke Sommer ("El Premio"), aunque finalmente su carrera no tuvo el éxito que cupo esperar de una estrella que ganase dicho galardón, limitándose a ser un icono sexual de los 60'.

    En este primer film de James Bond también pueden encontrarse la mayoría de los personajes que definirían la saga en futuras entregas, el jefe del MI6 M fue interpretado por Bernard Lee, que se encargaría de darle rostro al personaje durante once películas, desde "Dr. No" hasta "Moonraker", un par de años antes de que muriese el actor y su papel fuese cedido a Robert Brown en "Octopussy". El M de Lee se muestra severo con Bond, y a pesar de que le considera uno de sus mejores hombres constantemente está marcando su territorio y controlándolo. El jefe de James Bond sería uno de los personajes más característicos de la saga desde que se le dio vida por primera vez en "Dr. No", siendo una tónica imprescindible la escena de su despacho y la asignación de la misión al agente secreto en cada film. Otro personaje imprescindible es Moneypenny, la secretaria de M interpretada durante catorce películas por la actriz Lois Maxwell, hasta que en "007 Alta Tensión" cediese su puesto a Caroline Bliss. Miss Moneypenny es uno de los pocos personajes que ha aparecido en todas las películas de la saga, con la excepción de la última etapa de "Casino Royale" y "Quantum of Solace" donde no se hace siquiera referencia al personaje. El flirteo de Bond con Moneypenny es otra de las constantes de la saga y aquí se da la primera escena de ese cortejo al cual M pone fin mediante el megáfono, cosa que sería habitual en las siguientes películas. Aparece Q aunque no propiamente como el personaje de futuras entregas; el Major Boothroyd es quién cambia la Beretta de Bond por la Walther PPK, su arma más característica, y no es hasta la siguiente película, "Desde Rusia con Amor", cuando Desmond Llewelyn interpreta a Q. En "Dr. No" es Peter Burton quien da vida al suministrador del MI6 por primera y última vez, con una breve y discreta aparición. El último de los personajes que aparecería en las siguientes películas de Bond es Felix Leiter, el agente secreto de la CIA americana cuya característica principal es la colaboración con Bond en sus participaciones a lo largo de varios films y que en todas sus apariciones en la saga lo interpreta un actor diferente, igual que Blofeld, el malvado líder de SPECTRA. Jack Lord es el primer Felix Leiter de los siete actores que lo interpretaron a lo largo de nueve películas (David Hedison y Jeffrey Wright han sido los únicos actores que han repetido el papel), y es el enlace en Jamaica que ayuda a Bond a dar caza al Dr. No para destapar sus maléficas actividades en la isla secreta de Crab Key. El Dr. Julius No debía ser interpretado por un actor con presencia ya que el primer villano de Bond era un personaje intimidatorio, muy alto, con rasgos asiáticos (teóricamente) y de una fuerte personalidad, y fue finalmente Joseph Wiseman el que le dio vida en un gran papel que fue capaz de hacer profesar respeto por la figura del Doctor, recreando uno de los malvados más recordados en la filmografía del espía británico y que crearía un icono popular en la serie.

    La película tuvo tal influencia en el cine posterior que viéndola en la actualidad parece estar llena de tópicos, cuando en realidad fue ella la que los estableció no solo para futuros films sino para series, novelas y todo tipo de historias donde hubiese una confrontación entre el bien y el mal. Su megalómano y carismático villano, que portaba unas características manos metálicas (el villano de turno siempre debe tener algún rasgo que lo distinga) y con una exquisita educación estableció un canon en cuanto a jefe criminal con personalidad, y su carácter gentil y ambicioso se transportó a cantidad de películas de la actualidad. Además hay escenas trepidantes de persecuciones en coche, escenas que nunca faltan en una película de Bond, esbirros que son capaces de hacer cualquier cosa para satisfacer las órdenes de sus temidos jefes, escenarios exóticos que serían una tónica en la saga y laboratorios y cuarteles generales fortificados e inexpugnables donde debe entrar el héroe (o escapar) para salvar la situación. La aparición por primera vez de la organización SPECTRA (Sociedad Permanente Ejecutiva de Contraespionaje, Terrorismo, Rebelión y Aniquilamiento) es uno de los datos más importantes del film —aunque solo sea nombrada— ya que la asociación de la que es líder Blofeld sería el mayor enemigo que ha tenido James Bond en toda la saga, sobre todo en esta primera etapa. El film reúne una serie de tópicos que bien alineados dan como resultado una película divertida, intensamente entretenida y emocionante.

    La música de John Barry y Monty Norman establecieron otro de los grandes baluartes de la saga, abriendo el film con el tema que sería el estandarte de la serie de películas, creado por Monty Norman (aunque posteriormente se utilizase la versión de John Barry), y pese a todo el film está bastante poco musicalizado, dando lugar a escenas cuya tensión viene dada por su misma ausencia de música. También en "Dr. No" se utilizó por primera vez la secuencia de Gunbarrel (la del disparo a la cámara y su posterior río de sangre), la cual es otra de las grandes banderas de la saga y que abre todas las películas de James Bond. Bob Simmons se encargó de realizar la escena en esta película y siguientes hasta que en "Operación Trueno" lo hiciese el mismo Sean Connery, dando lugar a la tradición de hacer la escena el actor que interprete a Bond en cuestión.

    Por lo visto el film es una adaptación bastante fiel de la sexta novela de Fleming, y a pesar de que "Operación Trueno" iba a ser la primera película en adaptarse para el cine fue "Dr. No" la que abrió la saga, dando un punto de partida previo al personaje si tenemos en cuenta el orden de las novelas. Una diferencia interesante, por ejemplo, es que en la novela el Dr. Julius No trabajaba para la sociedad de contraespionaje soviética, SMERSH, y no para SPECTRA como lo hace en el film, aunque de todos modos SMERSH, el gran enemigo de Bond en las novelas, nunca llega a aparecer en ninguno de sus films ya que es sustituido por SPECTRA la mayoría de veces. El presupuesto del film coproducido entre EEUU y el Reino Unido (desde la siguiente "Desde Rusia Con Amor" hasta "Moonraker" las películas fueron producciones íntegramente inglesas) fue muy reducido, de solamente un millón de dólares, cifra que se vio superada con creces hasta llegar a los casi 60 millones de recaudación que aseguraron una larga vida a la serie, ya que actualmente es de las que más beneficios ha producido en la historia del cine. El éxito de "Dr. No" fue creciendo progresivamente colocándose entre los estrenos más taquilleros de 1962 en el Reino Unido, y la crítica se dividió entre los que apreciaron la frescura y originalidad del film y los que la demonizaron (entre ellos, el Vaticano) por su presunta conducta violenta. Menos mal que nunca nos ha importado lo que tenga que decir la iglesia de cualquier tipo de asunto. Como curiosidad, Sean Connery sufría fobia a las arañas, así que para la escena del ataque de la tarántula se tuvo que rodar con un cristal de separación entre el actor y el arácnido. Como el resultado era bastante precario se tuvo que contratar a un especialista para rodar dicha escena, dando lugar a una de las más tensas del film.

    "Dr. No" establecía los cánones del cine de espionaje para futuras generaciones y para la misma saga y comenzaba una de las series más importantes en la historia del cine. Su entretenido argumento, su magnífica puesta en escena sacando el máximo provecho al reducido presupuesto (realmente se nota el poco dinero), su originalidad y el gran carisma del protagonista la convirtieron en una de las favoritas del los aficionados y ponía en marcha el motor de lo que sería una saga del más puro entretenimiento. Una gran película de espionaje, digna de la leyenda de Bond y que nadie debería perderse. Nacía una estrella, y con ella casi medio siglo lleno de «Martini seco con vodka, mezclado, sin agitar.».

    Mi puntuación: 7/10.

    "Desde Rusia con Amor" (1963).

    SPECTRA vuelve a la carga en una de las películas más redondas de la saga.

    Argumento: A James Bond se le asigna la misión de ir a Turquía para obtener el Lektor, un decodificador soviético entregado por una desertora, Tatiana Romanova, y detrás del cual han ido durante varios años el Servicio de Inteligencia Británico y la CIA. El decodificador es tan solo el cebo en el plan ideado por Kronsteen y aplicado por Rosa Klebb, miembros de SPECTRA, que por órdenes de su líder tienen intención de vengar la humillante muerte del Dr. No eliminando a Bond por medio de Grant, un implacable y peligroso asesino entrenado para engañar y matar al agente 007, y de paso obtener el Lektor con el que chantajear a los soviéticos.

    Debido al éxito cosechado por "Dr. No" Sean Connery se comprometió para trabajar tres películas más al servicio del MI6, tradición que se realizaría de forma prácticamente anual; su proyección personal sufrió un gran impulso y no quiso desaprovechar la ocasión para lanzar su carrera. "Desde Rusia con Amor" es considerada por los aficionados y expertos como una de las mejores cintas de James Bond, e incluso el mismo Connery ha afirmado que es su película de Bond favorita. No le faltan elementos para hacer de ella una gran película: traiciones, persecuciones, aventura, dobles identidades, la Guerra Fría de por medio, venganza, SPECTRA, etc. y globalmente es un film más completo, complejo y mejor realizado que "Dr. No". Personalmente, y junto a "Goldfinger", me parece la mejor del primer tercio de películas del espía británico.

    En "Desde Rusia con Amor" podemos ver a un Bond con gran soltura, demostrando la comodidad de Connery en el papel, y es que en cada película iba aumentando su seguridad y destreza en la piel del 007. Su chulería queda más patente todavía y no faltan los momentos que definen al personaje, que corteja a las más bellas mujeres en este film, repitiendo por primera y única vez una de ellas, Sylvia Trench, y varias más que formarían parte de la tradición de incluir más de una y dos mujeres que tengan un romance con el espía. Las localizaciones son igualmente exóticas que en "Dr. No" pero cambiando de tercio completamente: las playas de Jamaica son sustituidas por las singulares calles de Estambul, las bohemias barriadas turcas de gitanos y el mítico Orient Express donde tiene lugar buena parte de la acción del film. Evidentemente el presupuesto se vio aumentado respecto al anterior film, y contando con el doble capital ($2M) se pudo realizar una película más minuciosa y repleta de más escenas de acción y aventura que "Dr. No", teniendo lugar momentos espectaculares que serían recordados en los posteriores films como la maravillosa y espectacular persecución con el helicóptero (dónde yo veo un claro homenaje a la mítica escena de "Con la Muerte en los Talones" de Hitchcock), y en el que Sean Connery estuvo a punto de salir seriamente lastimado al aproximarse demasiado el piloto en uno de los acercamientos debido a su inexperiencia, la trepidante carrera final en barca, que fue añadida a última hora en el guión ya que los productores demandaron un clímax final más intenso y que también estuvo llena de dificultades debido a un incendio provocado por una mal calculada combustión de los bidones de gasolina, y la emocionante y apasionante escena en el Orient Express con el duelo de habilidades entre Grant y Bond y la espectacular batalla cuerpo a cuerpo que nada tiene que envidiar a las de Bourne de la actualidad, sin olvidarme tampoco del elaborado tiroteo en el campamento gitano. En definitiva la tensión, la aventura y la acción se vieron aumentados un 200% en este film, que sin duda consiguió acercarse más a lo que posteriormente definiría la tónica de los films de James Bond, estableciendo bastantes pautas a seguir en cuento a tipo de secuencias y ritmo a seguir.

    Por primera vez se realizó una secuencia pre-título, es decir una secuencia que abría el film antes de los títulos de crédito (que en "Dr. No" no se realizó propiamente) y en la que sucedía un hecho que o bien tenía que ver con la trama de la película, como es el caso, o directamente narraba un segmento en una de las misiones de Bond a modo de presentación para el personaje en ese film, que escapaba de alguna situación extrema, finalizaba una misión o se le asignaba una nueva. En "Desde Rusia con Amor" la secuencia inicial es una intrigante escena en la que asistimos al acecho y asesinato de un presumible Bond a merced de Grant, el entrenado, peligroso y despiadado asesino que le pisará los talones durante la película y que tan solo está realizando un entrenamiento. Esa escena fue rodada en los jardines de los estudios donde se realizó el film, y se hizo a modo de homenaje al cine de Alfred Hitchcock por órdenes expresas y meticulosas del productor del film Harry Saltzman; personalmente creo que logró el resultado que esperaba, esa escena logra gozar de un carácter tenso muy apropiado para representar el cine del maestro del suspense y que sirve de estupenda presentación para Grant.

    También por primera vez se incluyó el letrero «James Bond volverá en ...» al acabar los títulos de crédito finales, cosa que se repetiría a lo largo de los posteriores films. La primera película íntegramente producida por el Reino Unido de la saga incluyó en este film un concepto introducido en "Dr. No" y que a partir de este film tomaría una importancia crucial: la organización criminal SPECTRA. Para evitar la controversia y conflictos políticos con la URSS se evitó utilizar el nombre que la asociación enemiga de Bond llevaba en la novela, SMERSH, ya que en los 60' la Guerra Fría estaba en pleno auge y no solo dicha organización era un servicio de contraespionaje soviético que combatía contra el agente 007, sino que estaba realmente basada en una organización existente creada durante la IIGM por la Unión Soviética. SPECTRA fue la sustituta de SMERSH en las películas basadas en el personaje de Fleming desde entonces y se convertiría en el mayor y más emblemático enemigo de James Bond, y su líder, Ernst Stavro Blofeld, el más carismático de sus némesis. Por primera vez no solo veíamos a Blofeld acariciar su gato persa blanco sino que descubríamos la estructura de su organización y algunos de sus oficiales al mando, el Número 5 Kronsteen y la Número 3 Rosa Klebb, los encargados de elaborar y ejecutar el plan respectivamente, el proyecto para humillar y matar a Bond y robar el decodificador Lektor. A Blofeld no se le ve la cara y aún así su físico es diferente del que veríamos en siguientes entregas, por lo menos la parte que se ve: el espeso y negro pelo, ya que la tónica era cambiar su físico entrega tras entrega igual que sucede con el agente de la CIA Felix Leiter, quizá para darle un toque cambiante y camaleónico; cada actor le dio su pincelada personal para definir al personaje, aunque concretamente esta primera representación, igual que pasaría más tarde en "Operación Trueno", no fuese precisamente reveladora en cuanto a físico (pero sí en su actitud). Anthony Dawson (el Profesor R. J. Dent en "Dr. No"), con la voz de Eric Pohlmann, es quién interpretó discretamente a Blofeld y ambos repitieron rol y situación dos películas después en "Operación Trueno", donde tampoco queda desvelado el rostro ni ninguna característica física determinante. Lo que sí se muestra en este film es una de las máximas de la organización SPECTRA y el tipo de estrategia que sigue Blofeld con sus enemigos: igual que hacen algunos peces siameses luchadores, mientras dos se pelean entre sí otro más inteligente espera pacientemente, como SPECTRA, para luego eliminar fácilmente al debilitado vencedor. Así es como actúa la organización criminal en este film y en futuras entregas, buscando siempre el conflicto entre las potencias mundiales para aprovecharse de la debilidad de las que consigan salir vencedoras.

    En cuanto a los personajes repetían M y Moneypenny, y aunque no aparecía Felix Leiter sí que lo hacía por primera vez el actor que interpretaría en las futuras entregas a Q, esta vez nombrado de nuevo Boothroyd, interpretado por Desmond Llewelyn que daría comienzo a la tradición de aparecer en cada película de Bond y que se mantendría a lo largo de toda la saga desde este film hasta "El Mundo Nunca es Suficiente" (que se estrenaría poco antes de la muerte del actor) con la excepción de "Vive y Deja Morir". Q (aunque no es llamado así, se entiende que lo es) ofrecía a Bond por primera vez también uno de los avatares que caracterizarían a las películas y al mismo agente secreto para siempre, sus famosos gadgets secretos para sorprender al enemigo que se fueron complicando y perfeccionando en cada entrega. En este caso el artilugio/gadget es una maleta llena de utensilios, armas y trampas preparada para una misión de alto secreto como la que tiene lugar en el film, y Bond le saca buen partido en el Orient Express. Bernard Lee vuelve a ser el M estricto y agrio con Bond que marca el territorio, exactamente igual que en el anterior film, y se adelanta a Bond en su flirteo habitual con Moneypenny, interpretada por segunda vez por Lois Maxwell que también realiza su mítico papel intentando ser seducida por Bond antes de que M les interrumpa. Pero el personaje más interesante de este film es el aliado de Bond en Estambul Kerim Bey, interpretado magníficamente por Pedro Armendáriz, actor mejicano que durante el rodaje sufrió los efectos de un cáncer terminal que le consumía y que le llevaron al suicidio estando en el hospital, por lo que no pudo ver el estreno del film que le llevó a ser uno de los personajes secundarios más carismáticos de los que han poblado las películas de James Bond. Kerim Bey es en enlace del MI6 en Turquía, un tipo familiar, afable e inteligente que conoce todos los rincones de su ciudad y mantiene una constante y abierta rivalidad con los soviéticos, de forma distinta de cómo se lleva en occidente.

    Para el papel de la espía soviética que desertaba, Tatiana Romanova, se necesitaba una bella actriz que pudiese seducir a Bond y pasar por rusa, y ésta fue escogida por los productores por su gran atractivo y encanto, la inexperta actriz italiana que fue finalista del concurso de Miss Universo Daniela Bianchi. Bianchi tuvo una especial conexión con Connery en el film que la convirtió en una de los mejores ligues de Bond en toda la saga y más recordados, lo que contribuyó en gran parte al éxito de la película. El único hándicap de la actriz era que tenía un marcado acento italiano por lo que tuvo que ser doblada para resultar creíble, logrando un gran éxito en su interpretación que no se trasladó a su carrera, en la que realizó algunos filmes más hasta que en 1968 dejó el cine. El reparto de los villanos no fue tan hermoso pero sí más talentoso, para la ex-agente de SMERSH Rosa Klebb se contó con la austríaca Lotte Lenya, una actriz sin mucha experiencia pero de sobrado talento que encajó a la perfección con la inflexible y ruda agente de SPECTRA que pone en jaque al MI6. La secuencia final en Venecia es una de las más famosas en el universo Bond, junto con el memorable gadget del zapato con punta de navaja envenenada. El otro miembro de SPECTRA que participa en el film de forma más discreta es el maestro del ajedrez y brillante cerebro de la operación, Kronsteen, cuyo rostro debía ser de aspecto severo y reflejar la sobriedad del personaje, y para ello se dio con el actor polaco Vladek Sheybal, de también reducida experiencia como actor pero que fue de los pocos a los que ese papel le sirvió para forjarse una prolífica carrera como actor principalmente de televisión. Y por último el villano clave de este film es 'Red' Grant, el asesino contratado por SPECTRA para eliminar a Bond y cuya interpretación corre a cargo de Robert Shaw, escritor y actor inglés de aspecto recio que por aquel momento ya contaba con una extensa filmografía como actor aunque su primer papel importante fuera éste. Shaw, famoso también por dar vida al Capitán Quint en "Tiburón", realizó una gran interpretación como asesino y espía ruso de aspecto fornido, y construyó sin querer un prototipo de enemigo de Bond que se repetiría a lo largo de muchas películas del agente secreto, el del alto, rubio y musculado secuaz que lucha cuerpo a cuerpo contra Bond para poder retenerlo, y cuyo concepto se trasladaría a otras películas y sagas como la de "Indiana Jones", por ejemplo.

    "Desde Rusia con Amor" es una de las películas más interesantes de la saga, por lo menos de la etapa de Connery/Lazenby, y una de las más apreciadas por los fans ya que en ella sea dan cita un desatado y resuelto James Bond que comenzaba a tomar forma definitiva (que en mi opinión alcanzaría plenamente en "Operación Trueno") y cuya trama principal era mucho más cercana a las películas de espías sin dejar de lado las aventuras y los escenarios exóticos. La película, dirigida de nuevo por Terence Young, consiguió recaudar la cifra de casi 79 millones de dólares superando a su antecesora y consiguiendo un mayor rendimiento a su inversión. Fue la primera vez que se consideró un tema no instrumental como la canción principal de la película, "From Russia With Love" de Matt Monro, pero el tema que acompaña los títulos de crédito iniciales es la versión instrumental de ésta, mientras que la del final del film es la versión cantada, una de las más recordadas. Se tomaron pocas libertades en la adaptación de la quinta novela de Ian Fleming, posterior a "Diamantes para la Eternidad" y anterior a "Dr. No" (se invirtió el orden de éstas dos últimas), y mantiene el espíritu de la película que vio nacer al agente 007, además de introducir algunos elementos que fueron bien recibidos y se utilizaron en las consiguientes entregas. Sin lugar a dudas, una de las películas más interesantes de la saga y a día de hoy junto a la siguiente película que pasaré a comentar, "Goldfinger", una de mis preferidas.

    Mi puntuación: 8/10.

    "Goldfinger" (1964).

    Bond se tiñe de oro en la que es considerada de forma consensuada una de las mejores películas de la saga.

    Argumento: El MI6 tiene la sospecha que el reputado joyero Auric Goldfinger está llevando a cabo un contrabando de oro a gran escala que podría desestabilizar la economía mundial. James Bond es enviado a Miami para investigar los movimientos de Goldfinger, que parece tener entre manos un proyecto mucho más ambicioso y desastroso que el imaginado por el Servicio Secreto Británico.

    Dos años después del nacimiento del mito cinematográfico llegó la cinta que muchos definen como la quintaesencia de las películas de James Bond, "Goldfinger", que establecería una serie de pautas a seguir de forma interna por la saga, es decir que en las siguientes películas de la factoría se adoptaría la estructura del film y muchos de sus elementos como parte de la mitología del espía inglés. Lamentablemente fue la primera de las películas que el padre y creador del personaje y sus novelas no pudo ver, ya que Ian Fleming moría un mes antes del estreno de la película a los 56 años por una afección cardiaca en Agosto de 1964.

    "Goldfinger" fue el primer éxito sonado de taquilla de la serie, ya que pese a contar con un presupuesto relativamente reducido de $3,5M, un millón más que la anterior película, consiguió que la recaudación sobrepasara los 100 millones logrando hasta $125M, lo que supuso todo un récord y una viva muestra del tirón popular de las películas basadas en el personaje. El rendimiento económico del film, que también es exclusivamente inglés, fue tremendo, lo que siguió impulsando la saga año tras año consiguiendo que empeño y presupuesto fuesen mayores en cada película próxima, y a día de hoy se considera que es la segunda película que más beneficio ha proporcionado en taquilla tras "Operación Trueno" si se estima adaptado el valor del dinero al que tendría en 2008. Para esta tercera película se cambió al director que tan bien había funcionado en las dos películas anteriores: Guy Hamilton, quién cubrió la plaza dejada temporalmente por Terence Young (que aún dirigiría otra película, la siguiente "Operación Trueno") e inició su implicación con la saga de la que dirigiría tres películas más ("Diamantes para la Eternidad", "Vive y Deja Morir" y "El Hombre de la Pistola de Oro"), lo que le sitúa como el segundo director que más películas ha realizado en la serie tras John Glen, que dirigió cinco. El director consiguió incluir bastantes conceptos que serían utilizados en adelante, como añadir un toque de humor en determinadas situaciones o la utilización de gadgets como algo común en las misiones de Bond, además de introducir el mítico Aston Martin DB5, uno de los avatares de James Bond.

    En la película Sean Connery estaba del todo ajustado a su papel, es de las películas dónde más cómodo puede verse al actor y aunque personalmente creo que hay dos cintas dónde la esencia de James Bond es llevada aún más al máximo exponente ("Operación Trueno" y "Sólo se Vive Dos Veces") en "Goldfinger" demuestra su monumental carisma y enorme personalidad con gran soltura y naturalidad. Concretamente la impagable escena inicial del film, que muestra la conclusión de una misión que transcurre en México, es puramente la esencia de James Bond, que sigilosamente se infiltra en un complejo que hace volar por los aires para luego enfundarse su esmoquin, ir a seducir a una bella dama y acabar con un sicario tras una intensa pelea dónde demuestra su habilidad en el combate cuerpo a cuerpo y su chulería. Una escena que apenas dura 5 minutos pero que condensa el espíritu del personaje y de la película, y que en caso de no estar familiarizado con él enseguida te haces una idea del tipo de agente que es. Parece que se dieron cuenta del tirón que tenían las chicas Bond ya que el número de bellas señoritas que el espía corteja aumenta exponencialmente respecto a los anteriores films, no se limita a una sola chica Bond sino que aparecen hasta tres rubias de escándalo si contamos a Jill y Tilly Masterton y la mítica Pussy Galore, que es una de las chicas Bond más carismáticas y famosas, y cuyo nombre es cuanto menos curioso. Connery se afianzaba con el personaje y fruto de esta interpretación llegaría su primer premio como James Bond, un premio Laurel de Oro a la mejor interpretación en una película de acción; he de confesar que me encantan esos momentos en los que al agente secreto le preguntan el nombre y con firmeza dice su famoso y mítico «Bond, James Bond» mientras de fondo la imperecedera melodía comienza a sonar; su seguridad con el personaje quedaba patente y la leyenda del personaje se forjó definitivamente en esta película. Sean Connery se muestra como siempre soberbio, creído, elegante y vacilón, y da otro paso adelante en la construcción del personaje. Como curiosidad en este film tuvo que aprender a jugar al Golf para realizar las escenas en las que juega contra Goldfinger, y dicho deporte se convirtió después en una de las principales aficiones del actor que llegó a participar en documentales y libros sobre Golf, además de conocer en un torneo a su actual esposa, con la que lleva casada más de 30 años.

    Por primera vez en una película de la saga la acción tiene lugar en los EEUU, en Miami, Kentucky y Fort Knox sobre todo, además de en Ginebra (Suiza) y Londres por supuesto. No son localizaciones tan exóticas como las de las anteriores películas pero tienen el encanto de ser muy dispersas y variadas, tónica que se mantendría a lo largo de toda la saga marcando ese contraste entre civilizaciones y escenarios. Si "Dr. No" estableció una serie de tópicos que se considerarían cánones a seguir en todo tipo de cine —no sólo el de espionaje— "Goldfinger" completa esos tópicos y añade otros tintes que por ejemplo trascendieron más que los de "Desde Rusia con Amor". Sin duda "Goldfinger" y "Dr. No" son las películas que han conseguido calar más hondo en la cultura popular y las que tienen mayor "culpa" del éxito e influencia de la saga y el personaje en el cine y otros campos, ya que diseñaron nociones que hoy en día podemos llamar hasta tópicas o desgastadas e incluso podemos no detectarlas de lo implantadas que están, y en estas dos películas tienen nacimiento gran parte de ellas, como el villano que explica su plan diabólico al héroe antes de ejecutarlo, el no desvelar el rostro o personalidad del malvado hasta entrada la película, el rasgo distintivo que diferencie al malvado, el sicario peligroso y preparado, y una larga serie de tópicos que nacerían y se desarrollarían en estas dos películas sobre todo.

    El aumento de presupuesto se hace evidente en la cantidad de escenas de acción, persecuciones, peleas y tiroteos de los que está lleno el film, bastante superiores en número y calidad que las anteriores películas y aunque hoy en día puedan verse de forma distinta o desfasados hace más de 40 años debieron ser lo último en efectos especiales. El tiroteo final o la persecución en el Aston Martin son una viva muestra de la calidad del film en ese aspecto. La espectacularidad técnica de "Goldfinger" le valió a la película un Oscar en el apartado de Mejores Efectos de Sonido para Norman Wanstall en la ceremonia de 1965, el primero de los Oscar que ganaría la saga en futuras entregas y merecidísima recompensa por el brillante trabajo en el apartado sonoro. La película es una adaptación bastante fiel de la séptima novela de Fleming, que cronológicamente está situada tras "Dr. No" y antes de "Sólo para Tus Ojos", e incluía pocos e insignificantes cambios con respecto al texto, como por ejemplo que Goldfinger en la película colabora con los chinos y no con SPECTRA, y otras licencias insustanciales que no cambian el argumento de la historia. Un guión pensado para gustar y adaptar la obra literaria de Ian Fleming que de por sí ya es bastante cinematográfica.

    Los villanos de este film son de lo más legendario de la saga, desde el carismático Goldfinger hasta su genial esbirro Oddjob, pasando por la femme fatale de Pussy Galore. Para interpretar a Auric Goldfinger se contó con el actor de origen alemán Gert Fröbe que gozó de buen prestigio durante la década de los 60' en su país, donde trabajó prácticamente en la totalidad de su filmografía. La pertenencia de Fröbe al partido nazi antes y durante la IIGM costó al film su prohibición en Israel durante un tiempo, y debido a su marcado acento alemán tuvo que ser doblado por Michael Collins para poder simular al magnate del oro. Goldfinger es considerado como uno de los mejores villanos de las películas de Bond junto al Dr. Julius No, Ernst Stavro Blofeld y Emilio Largo por citar algunos, y el oficio y presencia de Fröbe inyectó al personaje una dosis de carisma sin igual, formando un personaje soberbio, malhumorado, ambicioso, poderoso, ruin, traicionero, de formas no excesivamente elegantes e indecentes métodos, un hombre terco, rico y peligroso. Goldfinger es además inteligente pues fue él quien diseño la Operación Grand Slam, y su presencia ha incentivado numerosos homenajes y parodias, signo inequívoco de su popularidad. Él es un claro ejemplo de conjunción de tópicos en un solo personaje, pero siendo la película de la época que es creo que lo justo es pensar que fue el que creó escuela más que copiar lo de otros. Auric Goldfinger es sin duda la estrella de los villanos del film, pero hay un personaje que ha logrado trascender tanto o más la película para formar parte de la exclusiva categoría de personajes memorables en la saga, Oddjob, el pequeño, fornido y letal coreano a las órdenes de Goldfinger. Para el actor japonés-americano Harold Sakata supuso su primer papel el interpretar a Oddjob, el asesino mudo e invencible que doblega a Bond y cuya fortaleza es más próxima a la de una res que a la de un humano. Oddjob es un experto karateka, duro como una piedra de mármol, inexpresivo y acartonado que porta un sombrero como arma mortífera con el que finiquita a sus víctimas lanzándolo a modo de frisbee y que pone en jaque en más de una ocasión al espía del MI6; el coreano es puro carisma sin abrir la boca y es que su sola presencia es suficiente como para temerlo más que a cualquier otro de los esbirros de la saga. Bond comparte con él una de las escenas más famosas en la historia de su personaje cuando lucha con el cuerpo a cuerpo en Fort Knox, una excelente escena con gran tensión y muy sorprendente. Los aficionados de las películas James Bond coinciden que Oddjob es quizá junto a Tiburón el más carismático de los esbirros malvados de toda la saga. Otro personaje malvado que marcó estilo fue la pérfida Pussy Galore, interpretada por Honor Blackman, que fue seleccionada para el papel tras su participación en la serie de "Los Vengadores". Blackman también es famosa por su papel de la Diosa Hera en "Jasón y los Argonautas" y cuando participó en "Goldfinger" ya era una experimentada actriz, lo cual se nota en su seguridad en el papel que otorga al personaje un gran carisma. Pussy Galore es una mujer bella y confiada, la piloto personal de Goldfinger y líder del escuadrón de pilotos acrobáticos 'Pussy Galore's Flying Circus', de fuerte carácter y presencia y es la precursora del concepto de personaje femenino que planta cara a Bond sin dejar de ceder ante sus encantos; es una especie de contradicción interesante y evocadora que provoca en el espectador una serie de sentimientos encontrados. El nombre de Pussy Galore trajo problemas de censura (Pussy tiene 'otros' significados en inglés) que quiso cambiarlo por el de Kitty Galore, pero Guy Hamilton se negó en redondo ya que opinaba que el que tuviera la suficiente edad e inteligencia para darse cuenta del juego de palabras no requeriría que se censurase el nombre. Galore es una de las más famosas chicas Bond después de Honey Rider (Ursula Andress en "Dr. No") que generó una nueva corriente de chicas malas que se vuelven buenas y viceversa, siempre manteniendo una dualidad que les da personalidad y carácter.

    Además de los villanos siguió la tónica de presentar a los personajes del universo Bond como era costumbre, M interpretado de nuevo por Bernard Lee por tercera vez con una trascendencia similar, mostrando su peculiar relación con el agente 007 paterno-filial e imponiendo su autoridad en cada momento para dejarle las cosas claras. Bond sigue siendo el chico obediente, pero con Q esa relación es igualmente paterno-filial pero en este caso encarna al niño travieso que juega con los juguetes de los mayores; Q es por primera vez llamado como tal (y su sección también) y lo interpreta de nuevo Desmond Llewelyn siguiendo con la tradición comentada, mostrándose responsable y apasionado con su trabajo y sobre todo preocupado por el trato de Bond hacia sus inventos. Su escena con Bond goza de un particular sentido del humor demostrando la química en la relación entre ambos actores, uno de los mayores éxitos de la saga y cuya relación semi-cómica surgió con "Goldfinger" para conservarse en el futuro. Como he comentado antes Q presenta uno de los elementos más míticos y estimados de la saga, el Aston Martin DB5 'tuneado' hasta la médula, con ametralladoras, gaseadores, tiradores de aceite, cristales antibalas, asientos eyectables y con un sofisticado radar a modo de GPS (hay que recordar que estamos en 1964), un deportivo que se convirtió en emblema de la saga y que en "Casino Royale" y "Quantum of Solace" se ha vuelto a recuperar en otra versión a modo de homenaje. Lois Maxwell vuelve a ser de nuevo Moneypenny y una vez más se repite la escena en la que muestra en sus constantes coqueteos con Bond —interrumpidos como de costumbre por M— confesándole éste que es su más firme (e imposible) amor. Aparece por segunda vez Felix Leiter, el agente de la CIA que ha acompañado a Bond en multitud de misiones echándole una mano y en esta ocasión lo interpreta Cec Linder, actor con una extensa filmografía que representó uno de los Leiter más simpáticos de la saga y sobre todo de los que desarrollaría un papel clave en la trama, sobre todo en su parte final. Felix Leiter, igual que Blofeld, es uno de los personajes más camaleónicos de la saga cambiando actores y personalidades con cada película, ya que no querían que su personaje robase protagonismo al de Bond por sus constantes apariciones. Además de Pussy Galore hay dos chicas Bond más en el film, las hermanas Masterton cuya importancia es relativa en la trama, sobre todo la primera en aparecer. A Jill Masterton la interpretó Shirley Eaton en el que sería un breve papel pero con gran remanencia en los aficionados, pues es la protagonista de una de las escenas más míticas de las películas de Bond, la chica cubierta en pintura extendida en la cama. Recuerdo que los domingos por la tarde emitían en un canal local de Cataluña las películas de James Bond, y entre todas las escenas y trozos que vi de la saga entera recuerdo sin duda una con firmeza, precisamente esa escena de la chica dorada es una de las que nunca podré olvidar por su impacto en mí siendo tan joven. Tilly Masterton es la hermana que busca venganza y tiene algo más de importancia en la película, acompaña a Bond durante un buen tramo y su identidad y objetivo es una de las incógnitas de la historia hasta que quedan desvelados. La actriz que le da vida es Tania Mallet, e igual que su hermana es un personaje que no tiene toda la carga argumental que tuvieran otras chicas Bond en las películas anteriores, y con ellas comenzaría un tipo de personaje femenino que acompaña brevemente al agente 007 para desaparecer sin más tras un breve encuentro físico.

    Algo para destacar también es la excelente banda sonora y especialmente la canción de los títulos de crédito que se convertirían indiscutiblemente en la más famosa de la saga, la canción de Shirley Bassey "Goldfinger". Ésta sería la primera canción que la cantante realizaría para la serie ya que repetiría en "Diamantes para la Eternidad" y "Moonraker", convirtiéndose en la intérprete que más veces ha musicalizado la entradilla de las películas del agente 007. La trama se complica ligeramente en relación a los anteriores films, busca más la sorpresa y el giro y regiro final tan típico de los thrillers de espionaje y da como resultado una película muy bien hecha y elaborada tanto en su vertiente de acción como en su facción de suspense.

    Para mi gusto "Goldfinger" está al nivelazo de "Desde Rusia con Amor", y me parecen sin duda las dos mejores películas de toda la primera etapa; una gran película siguiendo la estela del ciclo Connery que mantiene el nivel respecto a la película anterior con una distraída película de aventuras y espionaje, con efectos especiales, persecuciones, peleas al máximo nivel y todos los agradables tópicos que han hecho grande la figura de James Bond. "Dr. No" creó escuela y marcó las pautas a seguir en un tipo de cine, pero "Goldfinger" los aplicó en su máximo exponente, les dio forma y señalizó el camino a seguir dentro de la misma serie de James Bond. Una de las mejores películas de la saga, indiscutiblemente.

    Mi puntuación: 8/10.

    En la segunda parte de este artículo continuaré hablando de "Operación Trueno", "Sólo se Vive Dos Veces", "007 al Servicio Secreto de Su Majestad" —la única película protagonizada por G. Lazenby— y "Diamantes para la Eternidad" —la última cinta oficial de S. Connery— que conformaron esta primera etapa del espía de ficción más famoso de la historia.

    4 comentarios:

    Moises dijo...

    estimado santi:

    con frecuencia hace unos meses me meto a este blog para ver los comentarios de los films que ves...y realmente encuentro que aciertas de una manera increible! los resumenes son muy buenos,gracias a ti puedo entender bastante mejor las series xD

    te dejo un saludo muy grande,estas haciendo un trabajo espectacular!!

    Moises

    Santi dijo...

    Muchas gracias Moises, me alegra mucho que te guste el blog y puedas disfrutar con él, significa mucho para mí que quien entre por aquí pase un buen rato leyendo y comentando películas y series.

    ¡Un saludo, amigo!

    filomeno2006 dijo...

    Flemig consideraba que Connery tenía un rostro demasiado "working class" ?

    Santi dijo...

    Como digo en principio a Fleming le pareció que Connery era demasiado tosco, ya que su Bond de las novelas era un refinado, cortés y sofisticado agente, lo contrario de lo que le pareció en primera instancia el actor. Tras "Dr. No" Fleming tuvo que rendirse ante la maestría de Sean Connery, que bordó el papel y estableció los cimientos del personaje en el cine.

    Publicar un comentario

    Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.