martes, 21 de abril de 2009

"La Niebla" (2007), pánico en el supermercado.

Cine de Serie B como antaño, con cierto sabor a telefilme pero que es todo un regalo para los aficionados al género de terror.

Para empezar debo indicar que esta película no tiene nada que ver con la homónima "La Niebla" que el maestro John Carpenter realizara en 1980 (cuyo título original es "The Fog") ni con su respectivo e innecesario remake de 2005 "Terror en la Niebla". Si bien la de Carpenter no es una de sus mejores obras hay que reconocer que es todo un clásico en la historia del cine de terror y consigue atrapar con una historia tétrica y un ambiente muy logrado, y con respecto al remake de Rupert Wainwright —pese a no haberlo visto y fiándome de las críticas y la filmografía del director— mejor ni hablar porque como mínimo podría decirse que es un despropósito total. "La Niebla de Stephen King" ("The Mist" en su versión original) es una película de 2007 que Frank Darabont dirigió y guionizó basándose en la novela del mismo nombre que escribió Stephen King en los 80', e igual que la película de Carpenter y su remake el peligro reside en el interior de una extraña niebla que de repente invade una ciudad costera, trayendo consigo una horrenda y desconcertante ola de muerte y terror; y ahí se acaban las similitudes entre las dos obras.

Frank Darabont es un director, productor y guionista con una reducida filmografía pero de gran calidad, su afinidad con Stephen King a la hora de adaptar sus novelas se ha convertido en su especialidad y fruto de esa alianza han surgido películas tan bien consideradas como "Cadena Perpetua" y "La Milla Verde", además de esta "La Niebla", mientras que "The Majestic" es la única película de su filmografía que nada tiene que ver con el escritor de Maine. "Cadena Perpetua" está actualmente reconocida como la mejor película de la historia según los votantes de la página IMDB (Internet Movie Data Base), situándola incluso por delante de "El Padrino" y su secuela y la recientemente exitosa "El Caballero Oscuro", y es sin duda una de las grandes obras del cine moderno que ha marcado un hito en la historia del cine de prisiones. Luego vino la excelente "La Milla Verde", que sin tener el mismo reconocimiento que "Cadena Perpetua" supuso otra gran demostración del talento del director, que volvió a adaptar otra obra carcelaria de King aunque esta vez con un toque de fantasía que no tuvo su anterior película. El éxito de estos dos films y su reputación como guionista de películas de todo tipo, como por ejemplo "Pesadilla en Elm Street III: Los Guerreros del Sueño" (una de las mejores de la saga), "La Mosca II" o "Frankenstein", confirmaron dos aspectos, en primer lugar la versatilidad de Darabont, que demostró que se le daba bien adaptar cualquier tipo de relato fuese del género que fuese, y en segundo término su calidad y talento en ambas facetas. Desde la década de los 80' Darabont estuvo intentando adaptar la novela "La Niebla" ("The Mist") de Stephen King y dicha espera dio sus frutos cuando en noviembre de 2007 se estrenó en cines la última de sus películas, aunque no ha sido hasta mayo de 2008 cuando la hemos podido ver en España.

"La Niebla" sigue las vivencias de un pintor de carteles de cine (atención al guiño a "La Cosa" de Carpenter, "El Laberinto del Fauno" y a "La Torre Oscura") que se dirige con su hijo al supermercado para reparar los daños causados en su propiedad debido a una grave tormenta que causa grandes destrozos en el pueblo. Una vez allí aparece una repentina niebla que porta un extraño mal en su interior, y a él y al numeroso grupo que se encuentra en el supermercado no le queda otra opción que apostarse allí a la espera de alguna información o solución mientras se esfuerzan por sobrevivir y superar el pánico y el desconcierto. El peligro de la situación es múltiple, en primer lugar porque la amenaza es desconocida y por lo tanto la confusión y la paranoia hace que la gente actúe sin frialdad y con ignorancia, por otro lado la niebla esconde un peligro mortal y terrorífico que los protagonistas no podrían imaginar ni en sus peores pesadillas, y además queda la peor de las amenazas ya que la Señora Carmody, la loca del pueblo, se encarga de sembrar el pánico entre los supervivientes lo que altera el ya débil de por sí estado anímico del grupo. Lo bueno que tiene la película es que es una magnífica oportunidad de rememorar el cine de Serie B que hace años no se ve en el cine salvo contadas excepciones. El cine de los 80', que ahora tanto añoramos, tiene una identidad propia que hoy en día a finales de la década de los 2000 sigue fascinando; quizá en su día causara la misma indiferencia que nos causa a nosotros la mayoría del cine de terror actual, pero ahora mismo encontrarse con una película que reproduzca el estilo y tono de dichas películas es toda una alegría. "La Niebla" será con toda seguridad una película de esas que cuando la veamos al cabo de unos años la consideraremos un producto excelente de épocas pasadas, ya que actualmente que un film de este corte no sea vapuleado o que simplemente destaque es una prueba de que su calidad es mayor que la de la media y por lo tanto merece permanecer en la memoria cinematográfica. Se ha dado últimamente algún caso parecido como el del remake de "Halloween" dirigido por Rob Zombie o "The Descent" de Neil Marshall, la cual aún tengo pendiente.

Cosas a su favor tiene muchas, comenzando porque no tarda nada en arrancar; a los 15 minutos ha comenzado el caos lo cual es de agradecer. Para empatizar con los personajes no hacen falta largas conversaciones ni evidencias de su carácter que ralenticen la cinta ni le den un exceso de empatía, simplemente con dar pequeñas pistas y mostrar algunos personajes de soslayo es suficiente. De hecho es durante el transcurso del film donde vamos conociendo matices de cada protagonista ya que en una situación límite el carácter de una persona puede cambiar, por lo que lo conocido anteriormente de esa persona puede no tener ninguna utilidad. Además, no hace falta empatizar mucho con los protagonistas en una película como esta, durante el film conocemos lo suficiente de ellos como para sentir lo que debemos sentir por ellos, la empatía justa y necesaria. La película es muy progresiva, va subiendo el ritmo de intensidad poco a poco, dando las oportunas pausas entre secuencias de acción/pánico y durante sus 2 horas de duración sufrimos y observamos atónitos lo sucedido, aunque eso sí, miedo no se pasa ni mucho menos. De todos modos creo que el film no está hecho para pasar miedo sino para crear tensión, por muy monstruosa que sea la amenaza de la neblina no es suficiente como para mantener una sensación de pavor. La verdadera sensación de pavor, asco y repugnancia no surge de la niebla, sino del interior del supermercado, de la mano de la Señora Carmody, la fanática cristiana que hace enloquecer a todo aquel que la escucha en un contexto como el del film. Y es que como reza el logo de la película, «el miedo lo cambia todo».

Las interpretaciones de la película son muy correctas con una a destacar especialmente, la de Marcia Gay Harden como la loca del pueblo. Su papel es intenso y tiene mucho protagonismo, pues suya es la misión de salvar a todos de la destrucción, esto es, traducido a palabras que todos entendamos, sembrar el pánico más horrible y primitivo que se pueda imaginar en un grupo de personas encerradas. Es curioso como el personaje al que todos toman por loco (pues lo está realmente) y tienen marginado cuando todo funciona correctamente, de repente se convierta en un líder espiritual con las respuestas a todo lo sucedido, lo que representa la debilidad mental del hombre y la necesidad de aferrarse a lo primero que tengan a mano (la religión, que casualidad) aunque sea un clavo ardiendo como es la persona más inestable del grupo. La actriz consigue un papel creíble y visceral, que provoca más miedo que las criaturas que acechan el pueblo y que produce un intenso odio, signo evidente de lo bien construido que está el personaje. Al protagonista de la cinta, David Drayton, lo interpreta Thomas Jane, actor conocido por protagonizar la entrega de 2004 de "The Punisher (El Castigador)" y por tener un tremendo parecido físico con Christopher Lambert. Jane tiene el papel de padre protector y valiente, que no solo debe encargarse de su hijo sino que también se convierte en un líder del grupo, el que realmente se da cuenta de lo que pasa pues es uno de los que desde un principio sufre un ataque y ve con sus propios ojos lo que nadie creería. El actor está muy correcto, sobre todo en algunos momentos puntuales de tensión y más que nada en el tremendo final, uno de los finales más impactantes y espectaculares que he visto en los últimos años. Porque el final de "La Niebla" merece mención aparte; he leído que la película es una adaptación bastante fiel de la novela de Stephen King excepto en el final, y podría decirse que el final de la película está narrado tras el final de la novela, la cuestión es que los 10 últimos minutos son espectaculares, por cierta aparición entre la niebla y sobre todo por su intensa y sobrecogedora escena final, de la cual ya me habían avisado y que igualmente me golpeó en todo los morros. En este aspecto le doy un 10 como una casa a Darabont, consiguió dejarme un magnífico sabor de boca hundiéndome la moral. El resto de actores están bien sin más, vi la película en versión original y hay que reconocer que cualquier actor gana personalidad con su propia voz, destacando el papel del valiente Ollie (Toby Jones), el de la también brava Irene (Frances Sternhagen), el del incrédulo vecino de David, Brent Norton (Andre Braugher), Sam Witwer como el Soldado Jessup (la escena final de la que es protagonista me parece de las mejores del film), y Nathan Gamble como Bill, el hijo de David, en un reparto repleto de caras desconocidas y solvente interpretación.

La dirección de Frank Darabont alterna genialidades con recursos cutres. Tiene unos cuantos cortes y fundidos a negro que parece que vayan a dar paso a publicidad, y ese es quizá el aspecto más negativo del film, ese cierto tono a telefilm que en varias ocasiones hace acto de presencia. En cambio en otras ocasiones el director realiza planos y secuencias imaginativas y elaboradas, como la nombrada del Soldado Jessup que tiene un par de encuadres brutales o algún que otro plano entre la niebla, destacando de nuevo el final de la película. El director y guionista del film ha realizado en general una composición bella y elaborada, con alguna que otra mancha por su excesiva simpleza en ocasiones pero en general de un corte elegante; el montaje final con la música de réquiem es de una gran belleza, y en general la música de Mark Isham ("Crash", "Bobby") de tono minimalista es todo un acierto en la composición; aparece poco durante la cinta y solo destaca ligeramente en las secuencias tensas, en el resto o no hay música o es inapreciable, lo cual quiere dar cierto realismo a las escenas protagonizadas por la Señor Carmody. Los efectos especiales son más que correctos, sin ser una gran superproducción consiguen crear unos monstruos muy atractivos, teniendo un excepcional diseño artístico tras ellos y unos efectos por ordenador que en momentos se ven demasiado artificiales, como es el caso del ataque en el garaje, y en otros rozan la genialidad, vuelvo a remitirme al final de la cinta. En general el nivel de efectos especiales en las criaturas es medio, y el de efectos visuales en la acción y la sangre algo más correctos. Además la dirección artística en los decorados cumple bastante, y es más notable en localizaciones como la farmacia y brevemente en los escasos exteriores del film.

La película consiguió colarse entre las 100 más taquilleras del 2007 a nivel mundial pese a su humilde corte, logrando $57M de recaudación, que superan ampliamente sus modestos (relativamente) $18M de presupuesto, y al margen de taquilla se ha convertido en una de las películas de género más apreciadas del año. Su mezcla entre ciencia ficción (es imposible no acordarse del afamado videojuego "Half Life"), fantasía y terror, todo condimentado con un toque de Serie B y sin una pizca de humor, ha sido todo un éxito y los aficionados hemos agradecido la frescura de un relato así en una era donde se ha extendido una plaga de sub-productos de calidad inefable a los cuales no podemos ni añadirle el factor nostalgia, además de un alud de remakes y secuelas de pobre calidad que pasan inadvertidas pero siguen haciéndose una y otra vez. En definitiva, "La Niebla" es una película digna de atención que pese a tener sus carencias es un buen producto de terror/Serie B que aporta oxígeno al género y revitaliza las esperanzas de encontrarnos con buenos productos de este tipo en el cine de Hollywood. Merece la pena verla, por el ambiente de tensión y paranoia que crea y por su estupendo final.

«— La gente es esencialmente buena y decente. Por Dios, David, somos una sociedad civilizada.
— Siempre y cuando todo funcione y puedas llamar al 911. Pero sin eso, súmelos en la oscuridad, dales el susto de sus vidas y quítales todas las reglas... y entonces verás cuán primitivos se vuelven.»

Mi puntuación: 7/10.

8 comentarios:

VyrusTron dijo...

Yo cuando la vi me estaba pareciendo una buena pelicula de terror, nada más, hasta que llegó el final, que me dejó atonito. Brutal, cosa que no me esperaba para nada y que después me dejó un rato dandole vueltas....

Y en cuanto a Marcia Gay Harden hace un papelón, xq desde el primer momento estuve deseando que alguien la hiciese callar, jaja.

Saludos (y felicidades por el añito).

IovI dijo...

Me encantó esta peli a la vez que me sorprendió muy gratamente porque no esperaba nada en especial. Lamento que te avisaran del final porque a mi, sin saber nada, me dejó durante un día entero jodido, pero jodido de verdad. Comentan que es una especie de venganza personal de Darabont debido a que siempre endulza sus pelis.... Me pareció especialmente reseñable la forma en que el espectador llega a empatizar con los sentimientos de los personaje, todo un mérito del director y actores. Muy recomendable.

Santi dijo...

VyrusTron, el final es el punto definitivo para que la película acabe de convencer, una muestra de que el final de un film es esencial para el conjunto y en general estoy seguro que es una de esas películas que en el futuro recordaremos con cariño, como hoy en día podemos recordar otras de los 80 con nostalgia. "La Niebla" es un pequeño oasis en el cine de horror norteamericano con mucha gracia y cariño. Y lo de Marcia Gay Harden es impresionante, sin duda es el personaje más interesante de una película de terror que he visto últimamente. Gracias por el comentario y por las felicitaciones ;) .

Pues sí IovI, sobre el final ya estaba yo avisado acerca de su impacto, pero aún así me dejó de piedra, completamente destrozado porque es que desde luego es tremendo. Que agreguen un final de este tipo en una película así es de un mérito y una valentía muy grande, hoy en día parece que los directores y guionistas son muchas veces demasiado políticamente correctos acerca de los finales duros o muertes sobrecogedoras, y se agradece que se tomen la molestia de intentar dar un paso más allá de donde la mayoría no acaba de atreverse. Un aplauso para Darabont. Y otro para ti IovI, un saludo.

Gato Negro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gato Negro dijo...

La vi hace unos meses y me encantó. Sobre todo ese final anti-Hollywood que te deja a cuadros que es donde radica, creo yo, el mensaje de la película: ¿Qué son capaces de hacer las personas cuando tienen mucho miedo?

La peli ahonda en ese tema, más que en mostrar monstruos y bichos por doquier...

Una cosa con respecto al papel de Thomas Jane... ¿Valiente? Más bien asustado como todos, recuerda cuando al principio una mujer le pide ayuda para buscar a su hijo (creo) y él se niega de puro miedo. Esa misma mujer aparece viva al final y quizá de haberla acompañado su propia mujer también seguiría viva...

Un saludo y gracias por recordarla.

Santi dijo...

Eso es Gato Negro, el mensaje principal es «el miedo lo cambia todo», y en ese final se ve el máximo exponente, aunque todo lo sucedido en el supermercado debido a la Sra. Carmody es igualmente representativo. Los monstruos son una excusa, como bien dices. Podrían haber sido militares, fantasmas, gas venenoso o nada, y el resultado habría sido el mismo para los habitantes del pueblo.

Y tienes razón, el personaje de Thomas Jane sí que tiene tanto miedo como el resto, pero tampoco deja que éste se apodere de él (por lo menos cuando está en el supermercado) y se alza como uno de los líderes del grupo... hasta que la fanática religiosa se impone. Lo de la mujer que aparece viva al final es el remate de hijoputez que acaba hundiéndole a uno el pecho, que cabronazo el Darabont este, que forma de deprimir al personal...

Un saludo Gato Negro, es un placer leerte por aquí y gracias a ti por el comentario.

Quimerico Inquilino dijo...

Pues sí, también casi de acuerdo contigo en todo. Una estimulante serie B que casi se estropea por algunas escenas aparatosas que le dan una entidad de producción mayor. No obstante yo en cambio creo que ese final tramposo y forzadísimo malogra todo lo conseguido anteriormente. Una lástima que al final Darabont (un tío cn gran talento)sucumbiera a la tentación de ofrecer un desenlace efectista aunque claramente improbable.

Un saludo!

Santi dijo...

Parece mentira, Quimérico Inquilino, descubrir que a la hora de la verdad "La Niebla" es una producción pequeña, en comparación con las superproducciones de supuesto terror que no hacen más que amoldarse a los tópicos más ajados del cine de terror. Como "1048" :D .

Respecto al final, como ves, diferimos. A mí me parece un final muy adecuado, que deja la clásica sensación de malestar que teníamos cuando veíamos películas de terror de pequeños. Es demoledor, y aunque efectista, es un éxito según mi parecer.

Un saludo, gracias por el comentario Quimérico Inquilino, ¡te lo agradezco!

Publicar un comentario

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.