lunes, 5 de octubre de 2009

"Malditos Bastardos", ¡venganza judía!

Érase una vez en la Francia ocupada por los nazis...

Quentin Tarantino hace un cine especial, sus películas están provistas de un halo mágico, tienen un estilo único, inconfundible e inimitable que transpira devoción por el cine en cada descarnado fotograma y en cada añeja nota musical, un tipo de cine hecho por y para amantes del cine. La fórmula de Tarantino es sencilla: hace lo que quiere y como quiere sin atender a convencionalidades. Prácticamente se puede decir que ha inventado un lenguaje cinematográfico propio con unos elementos que le caracterizan y distinguen de los demás directores, y es que Tarantino ha logrado hacer algo tan complicado como conseguir un sello personal claramente definido. El director, escritor, productor y actor ha logrado ser una de las figuras más importantes del cine norteamericano y mundial a todos los niveles, tanto en los círculos independientes como en los ámbitos masivos de Hollywood, y todo ello gracias a una pasión por el celuloide que no deja de prevalecer sobre la figura de este verborreico norteamericano de 46 años que ya tiene en su haber un Oscar y una Palma de Oro. Tarantino dejó ver trazas de su poco convencional visión en 1992 cuando rodó "Reservoir Dogs", una película considerada hoy en día una obra de culto y para muchos quizá su mejor obra, aunque un par de años después llegaría la que está considerada de forma consensuada no solo su obra más popular, decidida e influyente sino un clásico del cine moderno y obra representativa de los 90', "Pulp Fiction".

Esta obra maestra del cine asentó definitivamente al director y guionista, que en 1997 volvería con otra obra de tintes añejos y setenteros, "Jackie Brown", que sin recibir las ovaciones de "Pulp Fiction" logró reafirmar su innovador estilo. Tardó seis años en volver con una de sus películas más originales y atrevidas que tuvo que dividir en dos partes, primero "Kill Bill: Vol. 1" y un año después "Kill Bill: Vol. 2", los personales homenajes de Tarantino al género de las Artes Marciales y al Spaghetti Western. Más evidente sería el homenaje al cine setentero del género exploitation que haría en 2007 con "Death Proof", que junto a la "Planet Terror" de Robert Rodríguez conformaría "Grindhouse" una sesión doble de terror+caspa que no haría más que demostrar lo mucho que bebe el cine de Tarantino de décadas pasadas. Además de dirigir, escribir e incluso interpretar en sus films ha realizado colaboraciones en el compilatorio de cortos "Four Rooms", en "Sin City" y en algunas series como el episodio doble "Peligro Sepulcral" de "CSI", y es responsable de los guiones de películas como "Amor a Quemarropa" y "Abierto Hasta el Amanecer" (y diría también del argumento de "Asesinos Natos" pero aquel destrozo por parte de Oliver Stone no tiene nombre). También es conocido en su faceta de actor, la mayoría de veces protagonista de algún cameo resultón, una de las últimas veces en la película de Takashi Miike "Sukiyaki Western Django", aunque no es la faceta del genio que más ha explotado.

La séptima película dirigida y escrita por Tarantino es "Malditos Bastardos", cuyo título original es "Inglourious Basterds", que literalmente sería "Bastardos Despreciables" (que no "sin gloria" como se le ha titulado en algunos países de Sudamérica; es un false friend del inglés), lo cual convierte a "Malditos Bastardos" en una traducción bastante aceptable. No debe confundirse con el título americano de la película italiana "Quel Maledetto Treno Blindato" (llamada precisamente "Inglorious Bastards" en EEUU —lo cual está correctamente escrito— y "Bastardos sin Gloria" en España —de nuevo el error—, o traducido literalmente "Aquel Maldito Tren Blindado") de Enzo G. Castellari en 1978, aunque Tarantino escribió el guión de su película inspirado ligeramente por dicha obra. Para acabar con las curiosidades acerca del nombre del filme es la primera vez que se traduce el título de una película de Tarantino en España. Aclarados los avatares acerca de la nomenclatura de la cinta esta vez Tarantino ha decidido meterse en un terreno muy interesante como es el de la Segunda Guerra Mundial, y cómo no, ha logrado hacer suyo un relato en un terreno tan explotado y trillado como éste sacando a flote una propuesta sumamente original, valiente y muy personal. Como muestra de la originalidad que suscita el tema: es la cuarta película de nazis que analizo en el año tras "Valkiria" (donde son los protagonistas), "The Reader (El Lector)" (aquí fantasmas del pasado) y "Dead Snow" (convertidos en zombies enfurecidos), y es que ya se sabe que nunca pasan de moda en el cine. Evidentemente el corte de las cuatro películas es diametralmente opuesto, pero lo interesante aquí es ver como el director decide tomar cartas en el asunto y reconstruir su propia historia de la IIGM en el periodo en que Alemania invadió Francia

"Malditos Bastardos" se fracciona en cinco capítulos, y no es esta una división aleatoria ya que cada capítulo corresponde exactamente a una escena o grupo de escenas que prácticamente puede analizarse independientemente y que corresponden a una parte de dos historias que finalmente acaban cruzándose. Sinceramente me parece que la película es una sorprendente y extraordinaria gamberrada de principio a fin donde Tarantino da rienda suelta a su imaginación y a su puesta en escena aplicando todos sus propios tópicos y recursos para hacer de sus dos horas y media de duración un disfrute constante. Básicamente la historia de "Malditos Bastardos" se centra en dos historias, la de Shosanna y la de los Bastardos, ambas historias de venganza y ambas con desarrollos prácticamente independientes hasta el capítulo final. Las escenas de la película que dan nombre a cada episodio son clásicas escenas que suele rodar Tarantino, diálogos y monólogos estirados convenientemente, algo que siempre ha caracterizado su cine, sin esconder ningún mensaje ni tener intención de dejar de ser una conversación cotidiana o mundana, una naturaleza en los diálogos que solo él es capaz de obtener y que resulta muy agradable (quizá en "Death Proof" se le fue la mano en este aspecto, pero aquí en "Malditos Bastardos" encuentra el punto exacto). En este caso el primer capítulo, "Érase una vez en la Francia ocupada por los nazis..." es todo un monólogo del actor sorpresa de la cinta, Christoph Waltz (sorpresa porque no es muy conocido fuera de Alemania, pero este pedazo de actor tiene casi un centenar de películas para TV a sus espaldas), que interpreta al Coronel Hans Landa, el personaje más destacable de la cinta que sin duda pasa a formar parte de los grandes personajes legendarios en la mitología del cine de Quentin Tarantino junto a otros como Jules Winnfield, el Sr. Rubio, Stuntman Mike, Bill o Pai Mei, un protagonista que en el primer episodio se convierte en el centro de atención y dueño de la función con un semi-monólogo extraordinario acerca de los judíos y los nazis. Simple y absolutamente brillante. No en vano Christoph Waltz ganó el premio a la Mejor Actor en Cannes.

En los siguientes episodios no faltan las gamberradas marca de la casa, como la suprema presentación de los llamados Bastardos, el brutal Oso Judío (imponente Eli Roth cuya entrada es de lo más épico y Spaghetti Western de la película), el famoso Hugo Stiglitz (Til Schweiger, legendario), y sobre todo el Apache, un espectacular y agradablemente sobreactuado Brad Pitt que también se adueña de la película los minutos en los que aparece. Pitt tiene tiempo también para monólogos y su carisma queda impreso en un personaje que podría elevarse como uno de los avatares de la película, el líder de los Bastardos y, efectivamente, un cabrón sin escrúpulos que comanda un batallón de locos sanguinarios que aplican su venganza por Francia a sus anchas. Aunque pueda parecer lo contrario las escenas de los Bastardos no son las que predominan en la cinta, y eso es quizá algo bueno ya que así no acaban saturando al espectador y cada aparición suya es mucho más grata. Todo el segundo capítulo es una bendición de violencia no contenida, un episodio donde Tarantino muestra su poca convencionalidad y el elemento que muchas veces le ha caracterizado: el uso descarnado de la violencia.

Por otro lado está la historia de Shosanna (una espectacular y preciosa Mélanie Laurent, joven actriz francesa), una exiliada judía que posee su propio cine y se topa con la oportunidad de vengarse a lo grande de las torturas sufridas por su gente. Por cierto, es muy destacable el esfuerzo que hizo Tarantino a la hora de procurar que los personajes y los actores escogidos tuvieran la misma nacionalidad para que se vieran mucho más naturales en su desarrollo en la cinta, como por ejemplo el austriaco Christoph Waltz, la francesa Mélanie Laurent, los alemanes Til Schweiger, Gedeon Burkhard, Martin Wuttke y August Diehl (entre otros), el reparto americano (incluso los que son judíos lo son en verdad), y hasta el español de familia alemana Daniel Brühl que interpreta extraordinariamente al héroe de guerra alemán Fredrick Zoller con gran acierto. La historia del "romance" (que no lo es) entre Zoller y Shosanna es una historia interesante, sobre todo por la parte que concierne a los méritos de guerra de Zoller, y en ese tercer capítulo se da otra de las exhibiciones de Waltz como Hans Landa dialogando (monologando) con Shosanna. Quizá uno de los capítulos más tensos y personalmente excelentes es el cuarto, el que transcurre prácticamente entero en un sótano. Una escena aparentemente alargada pero en la que se palpa una gran tensión desde el primer momento. Ese tipo de escenas, especialidad de Tarantino a nivel de diálogos y situaciones tensas, están llevadas a cabo con una naturalidad y un acierto que le dan a la película un tono único e impecable, y precisamente es el tipo de escena que se busca en las películas del director.

Michael Fassbender ("300", "Eden Lake") sorprende y mucho en este episodio como el teniente Archie Hicox, un actor que últimamente estoy viendo en alza, y hasta tenemos participación sorpresa de Mike Myers ("Austin Powers") como General inglés. El cuarto capítulo tiene además uno de los elementos más típicos de la filmografía de Tarantino como es el del fuego cruzado, además de otra buena tanda de diálogos insustanciales que llevan a un final tenso y espectacular, como siempre. Finalmente la película acaba estallando en el quinto y último episodio "La Venganza del Rostro Gigante", donde no solo tenemos un final con carcajadas aseguradas (por Dios, los Bastardos en el cine casi hacen que me descoyunte de la risa) sino que es tremendamente épico, espectacular y desfasado. La escena en la sala de proyección con Zoller y Shosanna de protagonistas me parece sublime en todos los apartados, tanto interpretativos, como de dirección, como musical y a nivel emotivo. Brutal todo ello. Tarantino demuestra que es un genio no solo en los pequeños pormenores sino que creando personajes es un artista, y además es capaz de rodar escenas épicas con elementos simples pero llevados a cabo con mucho descaro e insolencia. Toda la película me parece una genialidad, pero el final en concreto es un cúmulo de factores bien realizados que acaban poniendo la guinda al pastel.

Otro factor característico del cine del realizador es la utilización de una banda sonora adaptada, algo que durante toda su filmografía ha hecho tomando temas de otras películas o canciones populares. En principio se habló de contratar al gran Ennio Morricone para realizar la banda sonora original de la película, algo que hubiera significado la primera BSO para un film de Tarantino, pero finalmente no se llegó a un acuerdo (el compositor estaba realizando otro trabajo para una película del italiano Giuseppe Tornatore) y el realizador decidió tomar prestados temas del propio Morricone de tono muy Spaghetti Western —de hecho hay más de 8 pistas suyas de películas anteriores— e incluso repite dos pistas de la banda sonora de "Kill Bill", "White Lightning"/"Hound Chase" de Charles Berstein y "L'arena"/"Il Mercenario" de Ennio Morricone (original de la película "Salario para Matar" de Sergio Corbucci). La inclasificable banda sonora de "Malditos Bastardos" está formada por cantidad de estilos musicales desde el clásico y el jazz hasta canciones de puro Rock, incluso hay una pista de David Bowie, "Cat People (Putting Out The Fire)", una canción que por cierto suena en un momento clave y se apodera de la escena. Sinceramente me parece una banda sonora extraordinaria. El apartado técnico en general no tiene desperdicio, la dirección artística, el estupendo vestuario y la ambientación creada por Tarantino invitan al espectador a adentrarse de lleno en la década de los 40'.

En taquilla ha funcionado muy bien, siendo actualmente la 15ª película con más recaudación en el año con $246M y consiguiendo la mejor taquilla en toda la filmografía de Quentin Tarantino, superando incluso a "Pulp Fiction" (y si no consideramos las dos partes de "Kill Bill" una sola película). La película ha conseguido un completo éxito en los festivales por los que ha pasado, incluido Cannes, y ha cumplido con las expectativas puestas sobre Tarantino, un director y guionista que nunca deja indiferente al público con el estilo que imprime a sus películas. Tarantino ha demostrado que es capaz de tocar cualquier género y darle una nueva dimensión (cuando dijo que crearía un Spaghetti Western con la iconografía de la IIGM todos alucinamos) con un carácter gamberro, políticamente incorrecto y lleno de detalles que no hacen más que agrandar la mitología y calidad de sus películas (detalles como la chorrada-película de Zoller, "Stolz der Nation", son una muestra de la dimensión del filme), con escenas que transcurren presumiblemente de forma banal pero que siempre acaban estallando por algún lado. "Malditos Bastardos" es una gamberrada pura y dura que pasará a formar parte de la imprescindible filmografía de uno de los grandes directores de nuestra época, con estupendas interpretaciones donde destacan un supremo Christoph Waltz, una maravillosa, estupenda y preciosa Mélanie Laurent, un extraordinario Brad Pitt y un elenco de secundarios magníficos como Diane Kruger, Michael Fassbender, Daniel Brühl, Til Schweiger y varios más. Una película sencilla, realizada con mucho corazón y de una originalidad suprema. Solo Tarantino se podía atrever a reescribir la historia así, solo Tarantino podía ser capaz de afrontar una historia de la IIGM con esta visión tan poco convencional, pero es precisamente lo que mejor se le da, construir su propio camino y triunfar con su magnífico sello propio. Que siga siendo así.

Mi puntuación: 8/10.

14 comentarios:

Alexander Glass dijo...

Tengo la sensación de que a Tarantino le pesan sus propios excesos. Es ya epatar por epatar a través de la violencia. La brutalidad de algunas escenas no está justificada por la trama (o al menos a mi no me lo parece). No llega al absurdo de Death Proof (donde la historia no hay por donde cogerla) pero me gustaría que recuperara el nivel de su obra maestra (Pulp Fiction).

ajowin dijo...

Ese pedazo de Monkey hablando y disfrutando de la última genialidad de Tarantino ¡Ole!

Un saludo ;)

Santi dijo...

Mr. Alexandre Glass, no creo que haya que pararse a analizar la violencia de Tarantino a estas alturas, más que nada porque creo que ya ha quedado claro en su filmografía que la utiliza como un instrumento igual que utiliza los largos y mundanos diálogos para darle un estilo propio. La misma "Pulp Fiction" que comentas no repara en violencia tampoco (recordemos la escena de sodomización o la de «¡Dí "qué" otra vez! ¡Te reto, te reto dos veces!» entre muchas otras), y no es saludable seguir planteándose el porqué, más que nada porque la violencia es intrínseca a su cine, igual (si nos ponemos filosóficos) que lo es a la misma raza humana. Y el cine de Tarantino merece ser disfrutado al margen de estos debates sobre la violencia.

¡Ah!, y a mí "Death Proof" me gustó bastante, solo hay que pillarle el tranquillo :D . Hoy no coincidimos en nada compañero, de todos modos gracis por comentar ;) .

ajowin, amigo, no es para menos. Una gamberrada de principio a fin como "Malditos Bastardos" merece un análisis a la altura, que me lo pasé en grande... ¡y para eso está el cine al fin y al cabo, para pasar un buen rato!

Un saludo colega, y disfruta de Sitges tío, tú que puedes ;) .

Pablo Martinez dijo...

Muy bueno el analisis! Te pasaste, como siempre ;) excelente...

Pero en cuanto a calificación (que siempre es simbolica, desde mi punto de vista) no coincidimos, ya que yo le dí un poco menos (6,50) porque por momentos me pareció medio infantil el concepto de alteración de la historia. Pero igual es una peli muy recomendable...

No te olvides de pasar por el blog, hay un informe especial sobre la situación del cine en mi provincia que me gustaría que leas, porque la idea es mostrarle al mundo mi realidad más cercana jeje, y además la "Crítica de blockbusters" de la semana ;)

Te espero!!

Un abrazo!!!

Santi dijo...

Gracias Pablo Martinez, te lo agradezco. Aunque sí, quedarme corto no es lo mío... :D

Yo a "Malditos Bastardos" le daría un 8 como mínimo, estuve pensándome darle un 9 porque de verdad que lo pasé en grande viéndola y tiene una cantidad de escenas memorables que aún no se me han ido de la cabeza (la composición de la entrada de del Oso Judío aún me tiene embobado). Lo de alterar la historia no tiene porque ser precisamente infantil, Tarantino se caracteriza, como digo al principio del artículo, a hacer lo que quiere y como quiere, por lo que es normal que si se dedica a representar un hecho histórico (es la primera vez en su filmografía que se traslada al pasado) haga lo que le plazca con la historia. Lo de modificar el curso de la Guerra me parece genial, una forma de reafirmar que lo que estamos viendo no es más que ficción, una forma de reitrar que todo es una fantasía exagerada.

Enseguida me paso por tu blog, gracias por el comentario. Un saludo.

Anónimo dijo...

Menuda basura de guión, una absoluta cadencia de climax narrativo en pos de sorpresas superficiales y sólo aptas para simplones, yo creo que todo el film es una ironía, esta claro que el titulo se refiere a los frikis ignorantes que la tachan de excelente

Von Kleist dijo...

Buenas Santi

Pues yo creo que darle un 8 es algo excesivo. Principalmente porque, aunque es cierto que Tarantino mantiene a lo largo de la película una más que notable capacidad de fascinación, cuando uno analiza el fondo de la historia, se aprecian debilidades. Para empezar el cariz del personaje de Aldo Reine, tan caricaturesco que parece fuera de lugar, y que no casa con el resto de actuaciones, bastante buenas. En segundo lugar, exceptuando el personaje de Landa, el resto de personajes aparecen definidos de una forma bastante plana, y el transfondo moral de la historia (al contrario de lo que ocurría por ejemplo en Pulp Fiction) es nulo.

Eso sí, hay que agradecerle al amigo Quentin que haya mejorado el resultado de "Death Proof" (lo que no era muy dificil, la verdad)y nos haya ofrecido un ejercicio de estilo con momentos brillantes. Pero insisto, muy lejos de ser una película redonda.

Saludos

Santi dijo...

Anónimo, me parece bastante absurdo tener que apelar a la inteligencia del espectador (que no a los gustos o criterios) para sostener una opinión.

Von Kleist, creo que el secreto de la película está en no darle demasiadas vueltas. Es decir, se ve, se disfruta, pero no merece un análisis exhaustivo del porqué de cada historia o el trasfondo de cada personaje. Hay películas donde se debe buscar más, y otras en las que no. En "Malditos Bastardos" todo se resume en disfrutar de los monólogos, tiroteos y masacres para divertirse como un loco. Tú mismo lo has dicho, los personajes son bastante planos, no están diseñados para que la película alcance dimensiones más profundas. Eso sí, cada uno disfruta la película como cree conveniente por lo que respeto absolutamente tu opinión al respecto.

Que poco valorada está la pobre "Death Proof" :D . Yo seguiré defendiéndola como una cutrada muy divertida, con un Kurt Russell monumental, aunque a Tarantino se le vaya la mano con los diálogos nímios. Yo sigo pensando que la película más flojita del director es "Jackie Brown" (siendo también buena, ojo). Y por cierto, no creo que en "Pulp Fiction" hubiera tampoco mucho trasfondo, a parte del giro en el personaje de Jules. A Quentin Tarantino le gustan las gamberradas y el cine como diversión, un escaparate de sus locuras, no un retrato de sus pensamientos más íntimos.

Un saludo Von Kleist, ya sabes que es un placer verte por aquí, gracias por los comentarios ;) .

Dr. Litos dijo...

Santi amigo, esta vez hemos coincidido casi que al 100%. Como te comenté en otra ocasión, cada vez pienso menos en analizar las pelíulas y en quedarme con la sensación que me causan. En este caso, al igual que tú, me lo pasé tan tremendamente bien, que no puedo sino sentirme muy satisfecho. Entiendo perfectamente las críticas acerca de la falta de transfondo, mensaje y similares, pero yo también entiendo que el cine no tiene porqué transmitir mensajes para entretener, o para transmitir sentimientos. Me parece un gran logro, precisamente, conseguir remover los sentimientos del espectador sólo trabajando con nuestros instintos: lo que nos intriga, lo que nos hace reír, lo que nos hace apartar la mirada. Todo ello se condensa con un simple argumento a modo de argamasa, y el remate del truco consiste en dotar a los personajes de semejante pantomima de una personalidad abrumadora (al menos, la mayoría de ellos) y a veces de gran realismo, de modo que la ilusión de que estamos contemplando un auténtico relato es máxima.
Cuando la función termina, uno recapacita y se da cuenta de que no le han contado nada especial, simplemente, le han hecho pasar un rato muy, muy estimulante. Todo esto es lo que yo entiendo del cine de Tarantino, y estoy seguro de que si puliera algunos fallos (excesiva la manera en que se auto-homenajea, los diálogos demasiado "monólogos", en general, demasiada predominancia de la forma sobre el contenido), no sólo resultaría un excelente entretenimiento sino que trascendería las barreras que le alejan de ser un cineasta con mayúsculas. En ese aspecto, prefiero Pulp Fiction e incluso Jackie Brown porque manteniendo sus señas de identidad nos cuentan las historias de manera más redonda, más emblemática. La clara caricatura que suponen las Kill Bill y esta última (no he visto Death Proof aún...sorry) son divertidas, muy divertidas, pero a pesar de todo lo que he escrito en su favor tienen ese halo de "broma" o "entretenimiento simple" que las acaba perjudicando.

Un saludo colega.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Como bien pudiste leer en mi post sobre el film, apra mi una gran película aunque no tan grande como Tarantino pretende.
Un muy buen post el tuyo.
Saludos

Santi dijo...

Me alegra que coincidamos Dr. Litos, y más teniendo en cuenta que disfruté con la película muchísimo.

Creo que esta película, como todas las de Tarantino está sufriendo en general una injusta (y creo que bastante absurda) constante comparación con sus anteriores obras. «Es peor que "Pulp Fiction"...», «Ha perdido la gracia de "Reservoir Dogs"...», «No tiene la frescura de "Kill Bill"...» No sé, creo que hay que dejar esas obvias comparaciones para otra ocasión, la verdad es que "Malditos Bastardos", teniendo todos los componentes que han hecho famoso al cine de Tarantino, tiene poco a comparar con el resto de su filmografía.

Como bien dices el cine no tiene porqué tener un mensaje ni un trasfondo, a veces puede tener solo intenciones de divertir y es el caso, y no por ello será peor película ni será una película menor. ¡Si su intención es divertir y lo logra debemos congratularnos por ello!

Creo que el secreto para adorar u odiar esta película reside en lo último que has comentado, en saber entender la broma (parezco El Comediante) y aceptarla o no. El éxito de "Malditos Bastardos" depende de ello. un saludo Doc, gracias por el comentario, amigo ;) .

Gracias, Crowley, un placer que te guste. Creo que el tema está en que Tarantino no pretende que sea tan grande como presumimos los espectadores. Creo que la cosa está en que somos nosotros los que hemos hecho de "Malditos Bastardos" un proyecto ambicioso y pretencioso, no él. Hay gente que se ha llevado una desilusión pero no creo que precisamente Tarantino sienta que ha decepcionado, él ha hecho lo que mejor sabe, sin engañar a nadie. Y para mí ha logrado el éxito.

Un saludo, gracias por el comentario ;) .

Scotty dijo...

Hola otra vez...

No he leido detenidamente tu exhaustiva crítica, plagada de referencias y de datos (veo que estás informadísimo, enhorabuena), pero si que entiendo que te ha gustado mucho Malditos bastardos.

Aquí diferimos un poco, no tanto en la envoltura de la película, sino más, mucho más, en el contendo.

Un comentario anónimo más arriba describe "a lo bestia" cosas con la que estoy bastante de acuerdo. De hecho, en mi comentario sobre ésta película, me contuve mucho y cuando lo releo pienso que debí ser más valiente y sincero y plegarme menos a la mayoría entusiasta de una película tan brillante en sus formas como estúpida y lamentable en sus propuestas.

Naturalmente, es sólo mi opinión... perfectamente rebatible, si no está ya suficientemente rebatida por tanto entusiasmo generalizado.

Saludos cordiales...

Santi dijo...

Hola de nuevo Scotty, sí que me ha gustado "Malditos Bastardos", sí.

Creo que el secreto para disfrutarla (nada me gustaría más que todo el mundo la disfrutara tanto como lo hice yo) es no buscarle los tres pies al gato, es decir, no buscarle trasfondos morales ni de ningún tipo, basarse solamente en lo que Tarantino como director y guionista quiere que veamos, una gamberrada de principio a fin con escenas hilarantes y diálogos punzantes; un homenaje al cine, de paso. Claro que, en ese caso, si no te convence de primeras la película pues ya lo tendrá difícil para gustar.

Una opinión perfectamente respetable la tuya, por supuesto, aunque el hecho de ser de Tarantino ya pone a mucha gente en guardia a la hora de ver su nueva película.

Un saludo, ¡gracias por el comentario y nos leemos!

Santi dijo...

Christoph Waltz ha sido el justo ganador del galardón al mejor intérprete secundario masculino en la 67ª edición de los Globos de Oro, complementando así la multitud de premios que el actor está recopilando con esta interpretación. Finalmente "Malditos Bastardos" se ha llevado 1 de los 4 premios a los que optaba, arrollada por "Avatar" y "Up in the Air" en el resto.

Publicar un comentario

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.