martes, 3 de febrero de 2009

"Valkiria", no todos fueron nazis.

Bryan Singer reivindica la valentía del último intento de asesinato interno de Hitler; el orgullo alemán.

Hace tres meses hablé de la que para mí es una de las mejores películas de la historia y en definitiva mi favorita por sus diversas cualidades, "Sospechosos Habituales". Los orfebres de dicha obra fueron el director Bryan Singer y el guionista Christopher McQuarrie, y tras 14 años sin trabajar juntos han decidido unir talentos de nuevo para sacar adelante otro proyecto, esta vez más ambicioso y potente que el anterior para narrar el último de los intentos de asesinato frustrados de Adolf Hitler que en plena IIGM llevaron a cabo altos cargos alemanes que no compartían su idea del nacionalsocialismo y estaban en contra de los métodos del Führer, y que culminó en el llamado "complot del 20 de julio" cuando se realizó el fallido atentado. Dicho proyecto cinematográfico se convirtió inmediatamente en uno de los más esperados por mí desde que supe de la cooperación de Singer y McQuarrie, y tras largo tiempo siguiéndole la pista por fin ha sido estrenado para deleite propio "Valkiria", la última perla de Singer que vuelve a poner de manifiesto su talento con una historia no demasiado conocida pero que desde luego merece ser reivindicada.

Bryan Singer ha seguido trabajando después de "Sospechosos Habituales" a un ritmo muy sosegado, en casi tres lustros tan solo ha estado involucrado en las dos primeras películas de la saga de "X-Men", en la vuelta del superhéroe por excelencia en "Superman Returns" y en la serie "House" antes de meterse de lleno con "Valkiria", y además ya tuvo la oportunidad de tocar el tema de los nazis en "Verano de Corrupción", la primera película que dirigió tras "Sospechosos Habituales". A pesar de su baja ratio de películas por año sus trabajos han tenido una gran repercusión, sobre todo en los que ha adaptado personajes de cómic, aunque su participación en la serie de "House" no ha sido menos popular. Pese a que "X-Men" y su secuela tienen una calidad notable que las diferencian del resto de bodrios que adaptan cómics para consumo rápido (con excepciones como las de Christopher Nolan o las de este año pasado de Marvel) el nivel bajó bastante respecto a su obra maestra, igual que pasó con "Superman Returns" una película impecable en su realización pero con una débil historia que contar; ahora Singer vuelve con todo su arsenal y despliega su magia en una película basada en los acontecimientos que durante la Alemania Nazi en 1943 demostraron algo que pocas veces se tiene en cuenta —y menos aun en el cine— como es el hecho de que no todos los alemanes que vivieron el Tercer Reich fueron nazis ni compartieron la locura de Hitler. Christopher McQuarrie no ha estado trabajando en ningún proyecto desde el 2000 cuando dirigió y escribió "Secuestro Infernal", la película que siguió al film que le hizo ganar un Oscar "Sospechosos Habituales", y tras el largo letargo de 8 años donde McQuarrie fue recabando información de Coronel Claus von Stauffenberg y del "complot del 20 de julio" colaboró con Nathan Alexander (en el que es su primer trabajo como guionista) para coescribir el guión de "Valkiria", tratando de ajustarse lo máximo posible a los hechos reales que acabaron en el último —y más próximo al éxito— atentado contra las raíces el nazismo en Alemania.

La película destila clase por todos sus poros, desde el primer momento vemos que Singer aporta su particular estilo y da muestras de la sensibilidad que tiene para realizar thrillers, comenzando el film con una especie de flashback que nos muestra en pocos minutos algunas pinceladas de la personalidad del Coronel Claus von Stauffenberg (Tom Cruise), un alto rango del ejército nazi que no parece compartir las ideologías de su Führer aunque sea un patriota consumado, devoto de su esposa e hijos, valiente, sincero hasta doler, inteligente y muy decidido. Tras quedar mutilado por un bombardeo en África es reclutado por la Resistencia Alemana, que conspira contra el actual líder de la nación, conscientes de que sus megalomanías están llevando a su patria a una derrota inevitable y a simbolizar el mal más arraigado; el plan es complicado, deben eliminar a Hitler y restaurar un nuevo gobierno que evite que el reino del mal nazi siga dominando Europa, pero a cambio están decididos a sacrificarlo todo por su patria. No explicaré más detalles de la trama, aunque forme parte de la historia de la humanidad, pero como documento este film (que por lo visto es bastante fiel a la realidad) es imprescindible para entender cómo se sentían muchos de los alemanes (incluidos altos rangos del ejército nazi, que conste), que no podían compartir el odio ni los métodos que se aplicaron en conceptos como La Solución Final u otros asuntos que hoy en día siguen siendo motivo de vergüenza en Alemania.

El director muestra su brillante dominio del ritmo durante los 120 minutos de película que no se hacen para nada largos, dota a la narración de una gran agilidad para que se vayan sucediendo los hechos más trascendentales del complot, explicando cada parte y sin acabar de esclarecer los motivos exactos del atentado, ya que actualmente sigue sin quedar claro si se intentó eliminar a Hitler para evitar que se siguieran perpetuando crímenes contra la humanidad como los de los campos de concentración o para reencaminar el curso de la operación militar y cesar con la guerra, sea como fuere las intenciones del golpe de estado eran beneficiosas tanto para el estado alemán como para el mundo entero, y el guión de McQuarrie es capaz de otorgar a la historia ese leve carácter difuso. El film presta atención a las diversas fases del plan basado en la Operación Valkiria, que estaba diseñado para movilizar a una sección del ejército que protegiese la estructura gubernamental del Tercer Reich en caso de que Adolf Hitler fuera víctima de un atentado o muriese. Durante el film vemos cómo se elaboró el sofisticado plan que dejaba —teóricamente— todos los cabos atados no solo para eliminar a Hitler sino para ser capaces de reestructurar el cuerpo político y militar que asegurase el éxito del golpe de estado, y se explica cada parte progresivamente, incluidas las dificultades propias de intentar conspirar a tan alto nivel en los círculos en los que se mueven los responsables del plan, que incluía a Generales y altos mandos que se jugaban mucho con su participación. El atentado en La Guarida del Lobo está rodado con una maestría pura, la dirección de la culminación de éste es quizá una de las mejores escenas del film, igual que el breve pero magnífico ataque inicial en Túnez, y recrea minuciosamente sin olvidar ni obviar detalle el intento de asesinato, huida y posterior intento de restablecer el nuevo gobierno, habiendo en todo momento, tanto antes como después, una tensión en el ambiente que solo Bryan Singer es capaz de conseguir con su particular sentido del thriller. A destacar también una escena que me parece la mejor de la cinta junto a la nombrada del atentado, que es aquella en la que Stauffenberg se presenta en la residencia en Berghof de Hitler para que apruebe el plan modificado de Valkiria, y éste irónicamente se refiere al Coronel como "el perfecto alemán" mientras firma el plan que en teoría facilitaría su neutralización. El ambiente de la escena, la interpretación de David Bamber como Adolf Hitler, y en general la esencia de ese fragmento me parece de una gran elegancia.

No solo los apartados del complot del 20 de julio quedan definidos en el film, como he dicho el personaje de Claus von Stauffenberg se perfila ligeramente, aunque con más detalle que el resto de personajes, que no son pocos. Como es una película hollywoodiense es evidente que debe contener algunas escenas que contenten a un público mayoritario y Singer también sabe hacer eso, para ello se incluye a un personaje tan necesario como importante, la mujer de Stauffenberg, y pese a eso el director lo hace con bastante entereza, utilizando el recurso principalmente para complementar el perfil del Coronel y dándole una profundidad leve pero esencial. Nina von Stauffenberg es interpretada por la imprescindible Carice van Houten, actriz que realizó una de las mejores interpretaciones de 2006 en "El Libro Negro", aquel peliculón de Paul Verhoeven que también trataba el tema de los nazis y la Resistencia Holandesa, y pese a todo en "Valkiria" realiza un papel discreto, corto y en el que pasa bastante desapercibida, aunque su talento sigue estando ahí, indiscutible. Ya que estoy recomiendo este film ya que me ha parecido que "Valkiria" tiene un nivel de calidad semejante al de "El Libro Negro", un film excelentemente realizado con un tono algo más europeo y que tiene algunos actores en común con este film, como la misma Carice van Houten, Waldemar Kobus y Christian Berkel. Siguiendo la comparación con otros títulos, ya que no son pocas las producciones que tratan el tema de la lucha contra los nazis en la IIGM (hace pocas semanas que han estrenado "Resistencia", por ejemplo) y anualmente podemos ver en cartelera como mínimo en 2 o 3 ocasiones, nombraría la última ganadora del Oscar a la mejor película de habla no inglesa "Los Falsificadores", una película que también trataba temas como la valentía y el sufrimiento aunque enfocado desde el punto de vista judío, y "El Niño con el Pijama de Rayas", película de la que hablé el año pasado que innovaba bastante con respecto a la visión del exterminio judío; ambas son películas con calidad y aunque tienen un tono europeo que les otorga un cierto interés especial "Valkiria" me ha parecido superior a ellas sobre todo porque el director ha sabido imprimir al film cierto desapego con respecto a la intensidad de la historia, sí que hay frases que intentan ser lapidarias, sí que hay momentos que pretender conmover al espectador (aquí quizá es donde peca el film de ser pretencioso, aquí y sólo aquí), pero en general el film es consciente de que es un thriller con un componente histórico de trasfondo, y pese a ser una historia de la que todos conocemos el final (evidentemente el atentado no tiene éxito, como todo el mundo sabe) logra que el espectador se agarre a la butaca y preste más atención al plan que al trasfondo político y moral del complot.

Tom Cruise es otro de aquellos actores a los que le ha tocado sufrir el despecho del público en general por sus despuntes en su vida privada, lo cual a mí me parece tremendamente absurdo ya que a un actor, director o cualquier otro artista se le debe juzgar por su trabajo y mantener esa concepción separada de su vida privada la cual, todo sea dicho de paso, me importa más bien poco. Incluso el que Cruise forme parte de esa filosofía llamada Cienciología trajo muchos problemas a la producción de esta película, hubo protestas serias cuando se conoció que el actor daría vida al héroe alemán y muchos no quisieron separar persona de personaje. Yo, como soy ajeno a toda esta estúpida polémica, disfruto mucho viendo actuar a Tom Cruise ya que me parece uno de los actores más interesantes de Hollywood y con soltura ha demostrado su talento en más de una ocasión como en "Nacido el 4 de Julio", "Magnolia", "Collateral", "Eyes Wide Shut", "Algunos Hombres Buenos", "Entrevista con el Vampiro" y un largo etcétera, películas en las que ha tenido ocasión de demostrar que es mucho más que una cara bonita. Creo que es junto a Leonardo DiCaprio (como ya comenté en "Revolutionary Road") y Brad Pitt uno de esos actores que han sufrido la repudia del público debido a asuntos extra cinematográficos y han sido sometidos a una infravaloración continua, cuando en realidad no han hecho más que demostrar su talento durante todas las películas de su carrera. En "Valkiria" es el protagonista absoluto, el único de los personajes que toma las riendas de la narración y el que es explorado con mayor énfasis, no en vano es el impulsor principal de la Operación Valkiria y el mismo ejecutor del atentado, así que es normal que en Alemania este militar sea tratado actualmente como un héroe nacional. Tom Cruise está sorprendentemente contenido, esa es la palabra exacta: contenido, y a pesar de las mutilaciones del personaje (por cierto, muy bien hechas en cuanto a maquillaje o efectos visuales, sea lo que sea) es capaz de expresar mucho con sus gestos; destaco sin duda el momento en el que Fromm obliga a Stauffenberg a saludar como es debido y éste se gira y levanta la mano con ímpetu. La de Cruise es una interpretación discreta, adecuada y muy correcta.

El reparto en general no tiene desperdicio, ni un solo actor pasa desapercibido en un casting lleno de caras conocidas y de prestigio. En toda la película solo se ven personajes alemanes, nada de aliados, así que todos los actores interpretan a germanos cuando solo unos pocos lo son realmente, de hecho la mayoría del casting es de origen inglés. Uno de los primeros en aparecer en pantalla aunque luego no tenga demasiadas apariciones es Kenneth Branagh ("Harry Potter y la Cámara Secreta", "Hamlet", "Enrique V"), que tiene reservadas un par de escenas donde lucirse como el Mayor-General Henning von Tresckow; también aparece el siempre solvente Billy Nighy ("Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto", "El Jardinero Fiel", "Love Actually") como el indeciso General Olbricht , y como es evidente el actor no defrauda destacando por su presencia en sus múltiples apariciones. Uno de los mejores, por no decir el mejor, es una vez más Tom Wilkinson ("El Sueño de Cassandra", "RockNRolla", "Michael Clayton") que no deja de destacar en todas y cada una de las películas en las que aparece, no hace mucho tiempo que he descubierto a este actor que tiene una actitud y talento ilimitados y no desaprovecha ninguna ocasión para comerse la pantalla en cada papel que realiza. En este caso se pone en la piel de un personaje clave en la conspiración, al General Fromm, y consigue reflejar la dualidad del personaje y la cobardía que no en pocas ocasiones tiene ocasión de demostrar. Creo que es justo decir que junto a Wilkinson el mejor es el actor alemán Christian Berkel ("El Libro Negro", "El Hundimiento", "El Experimento") como el Coronel Quirnheim, en un papel que precisamente contrasta del todo con el de Wilkinson por su decisión y valentía. Otro actor alemán, Thomas Kretschmann ("El Pianista", "Transsiberian", "King Kong") también tiene un par de destacadas apariciones sobre todo por su presencia, no es la única vez que ha interpretado a un alto cargo nazi y de nuevo vuelve a imponerse, y entre otros actores y actrices debe destacarse por supuesto como he comentado a Carice van Houten pese a su breve aparición, a Terence Stamp, Kevin McNally, Eddie Izzard, David Bamber como Hitler, Tom Hollander, Harvey Friedman como Goebbels, Jamie Parker, y un largo etcétera de intérpretes que con mayor o menos aparición realizan su tarea a la perfección.

A pesar de estar muy acostumbrados ya a ver muchas producciones de este tipo donde se realiza un estupendo trabajo de ambientación en "Valkiria" se logra una estética maravillosa, prodigiosa, que destaca sobre todo en el magnífico vestuario de todos los personajes, en especial y como es evidente en los uniformes de Generales y Coroneles del ejército nazi, y es que todo y siendo algo poco novedoso y original es muy destacable por su gran calidad. La magnífica ambientación del film también viene sustentada por los excelentemente escogidos escenarios, sobre todo La Guarida del Lobo con todos sus alrededores, y en la residencia de Berghof donde Hitler se reunía con sus perros falderos; el potencial visual de "Valkiria" es todo un logro, gracias a la mentada exquisita ambientación y también a la elegante fotografía obra de Newton Thomas Sigel, inseparable director de fotografía de Bryan Singer que vuelve a poner a su disposición su ingenio a la hora de buscar ángulos y realizar movimientos de cámara suaves en pequeñas estancias, dándole además un color muy vivo a la cinta.

Otro clásico colaborador de Singer es John Ottman, que ha compuesto la música y montado todas las películas del director (menos una, la primera de "X-Men"), siendo tan buen montador como compositor y ratificando ambas facetas en esta película con una banda sonora con melodías muy militares, de trompetas y redobles de tambor muy adecuados que acentúan la flexibilidad del autor al medio, a la música se recurre frecuentemente y tiene una gran importancia a la hora de crear un ambiente ideal sobre todo para las escenas de tensión, que tienen gran peso en la cinta. También Ottman ha montado la cinta en un trabajo impecable sin grandes florituras ni extravagancias, cumple con su cometido para redondear una película que técnicamente no tiene ni un solo borrón.

Definitivamente Bryan Singer ha vuelto a demostrar su talento, y ha probado que su asociación con Christopher McQuarrie solo puede traer buenas vibraciones al cine. Un guión sin fisuras, un aspecto artístico y técnico loable, que logra hacer que el film no se hunda en la mediocridad y no pueda considerarse "otra película más" de nazis y de la IIGM, una dirección con estilo, el elegante estilo de Singer, unos efectos especiales muy sabiamente utilizados, una música perfectamente diseñada para el film, una fotografía clara y viva, una ambientación sensacional y muchos aspectos más han conseguido que "Valkiria" haya sido un éxito artístico que ha recibido buenas críticas y unas cifras nada desdeñables en taquilla teniendo en cuenta el tema que se trata, un buen golpe para United Artists (la compañía de Cruise) y MGM, y quizá el único fallo que he encontrado es su incapacidad para sobrecoger en los minutos finales a pesar de la trascendencia de los hechos, solo eso. Hay que aplaudir la película por su valentía, quitarse el sombrero por la reivindicación de un hecho histórico y de un personaje como Claus von Stauffenberg que pudieron haber sido claves en la historia de la humanidad de haber podido lograr su objetivo (hay que ver la cantidad de factores que debido a la casualidad impidieron que Hitler muriese, unas coincidencias tremendas), también por remarcar de una vez por todas que no todos los alemanes siguieron ciegamente a Hitler ni su ideología del nacionalsocialismo y que hubo héroes que lucharon desde dentro mostrando un gran coraje para acabar con uno de los peores episodios de nuestra era. Una película necesaria, esperada y brillante, Singer ha vuelto a triunfar.

Mi puntuación: 8/10.

2 comentarios:

Von Kleist dijo...

Hola Santi

Personalmente no valoro "Valkirya" tan bien como tú, aunque he de reconocer que es una pelicula estimable. El inicio es realmente bueno, con el prólogo en África del Norte y el fallido atentando de la botella de coñac explosiva. Sin embargo, pasados los primeros 15 minutos la película pierde fuelle. Creo que el principal problema es que al guión le falta precisión y pulso para desarrollar la preparación del atentado. Y la ejecución del mismo me pareció decepcionante, la verdad. Sin embargo hay que reconocer el virtuosismo visual del que hace gala Brian Singer, la buena factura formal del film y los secundarios, que están muy bien en sus papeles (aunque algunos, como Carice Van Houten, estén desaprovechados). En cuanto a la interpretación de Cruise como Stauffenberg, me parece que cumple con correción aunque sin alardes. Y es que los papeles de Cruise últimamente (exceptúando su actuación en "Jerry Maguire") me transmiten todos un punto de inexpresividad bastante acusada.

En definitiva una película que me parece merecedora de una nota de "bien" más que de "Notable".

Santi dijo...

Buenas Von Kleist, sé que no le tienes tan buena estima como yo a "Valkiria" pero aún así estamos de acuerdo en algunos puntos, como lo desaprovechada que está esa pedazo de actriz que es Carice Van Houten, que Cruise cumple como el Coronel Stauffenberg pero sin destacar del todo, contenido, aunque creo que el papel lo requería (es que a mí, como sabes, el actor me tira bastante sobre todo por films comentados como "Magnolia", "Eyes Wide Shut", "Algunos Hombres Buenos", etc.), que el inicio es tremendamente bueno, la buena factura técnica y los estupendos actores secundarios.

Eso sí, no coincidimos tanto en que pierde calidad en la preparación y desenlace del atentado, de hecho me provocó gran nerviosismo toda la escena final y ya hemos comentados el mérito que tiene eso, sabiendo el final de la historia de antemano. Quizá yo he prestado más atención al apartado artístico que al fondo, pero eso me permitió disfrutarla mucho, y cumplió con las expectativas que había creado durante tanto tiempo.

Un placer verle por aquí Von Kleist, muchas gracias por la visita y el comentario.

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.