lunes, 17 de agosto de 2009

"Eden Lake", pequeños bastardos despreciables...

Hasta los niños son capaces de desatar el peor de los infiernos.

No estamos a salvo. El cine de terror nos ha enseñado que no podemos fiarnos de tipos con máscaras, ni de desconocidos —por simpáticos que parezcan—, tampoco de padres de familia, ni de dementes, ni de muñecos, ni de las leyendas urbanas siquiera... y por no poder no podemos fiarnos ni de los niños. Los niños son el mayor símbolo de pureza que puede concebirse en la sociedad actual, y como tal lo vemos como un ser bondadoso en su misma concepción. Pero sabemos que el cine, y sobre todo el de terror, está especializado en ahondar en lo más profundo del alma humana para sacar a relucir los mayores miedos que nos atormentan, y uno de ellos es el hecho de encontrar el horror en lo que por definición debería estar desprovisto de él. De ahí que los niños sean uno de los elementos que siempre se han explotado en el cine de terror desde hace mucho tiempo, son el paradigma del miedo a la traición, a lo inesperado, y por lo tanto esa falta de control y preparación resulta literalmente terrorífica. Es muy lógico que ver a un payaso, una abuela o un niño en el marco de una película de terror nos produzca tanto pánico, porque son seres inofensivos por definición que nos cogen con la guardia baja, desprevenidos, confiados, y ahí todos somos vulnerables... esa es la palabra, la vulnerabilidad es lo que realmente nos aterra, el hecho de que cualquiera pueda dañarnos, acabar con nuestro modo de vida y todo lo que hemos conseguido a lo largo de ella.

Muchas películas han contado con un argumento en el que los niños representan el siniestro mal que acecha a los protagonistas, como "El Pueblo de los Malditos" (1960) y su remake americano dirigido por John Carpenter en 1995, la española "¿Quién Puede Matar a un Niño?" de Chicho Ibáñez Serrador, "Los Chicos del Maíz" o las recientes "The Children" y "Vinyan" entre muchas otras. La propuesta siempre plantea la cuestión de cómo afrontar una amenaza de esa índole teniendo en cuenta que son "solo niños" a los cuales no es moralmente correcto aplicarles el mismo trato/castigo que a un adulto, y como el mismo título de la obra de Ibáñez Serrador sugiere: ¿quién puede matar a un niño?, ¿quién es capaz de materializar el asesinato de un niño y/o poder vivir con ello?

Esta vez el Reino Unido demuestra que, al igual que Francia en los últimos años, también sabe ofrecer obras cinematográficas de terror con una calidad superior partiendo de una premisa básica y un desarrollo atrevido y fulminante; "Eden Lake" describe el infierno en que deriva para una pareja un fin de semana en un lago perdido en la Inglaterra profunda donde se proponen desconectar de la civilización y pasar un tiempo juntos, ya que en ese mismo lago una pandilla de gamberros adolescentes comenzará un cruel juego que hará peligrar seriamente a Steve y Jenny. Tan fácil como eso y tan poco original como eso, pero a la vez una lección magistral de como lo que en un principio puede parecer tópico a más no poder acaba siendo una muestra de calidad, esmero, valentía, entusiasmo y efectividad extraordinarias. Esta película es una manifestación de lo que el cine de terror europeo (fundamentalmente francés y británico) está materializando en los últimos años. ¿Cómo es que si las películas no innovan suponen un soplo de aire fresco? Porque ahora se está asistiendo a una época en la que se presta mucha atención a la factura y al acabado técnico; en décadas anteriores (sobre todo en los 80 y 90 por mucho que duela admitirlo) las películas de terror eran producciones de segunda fila destinadas a un público poco exigente —salvo excepciones— y el apartado artístico era deficiente o directamente brillaba por su ausencia. En la nueva ola de cine de terror europeo (también norteamericano pero especialmente europeo) se cuida mucho este aspecto demostrando que los nuevos cineastas tienen buen gusto, ganas y estilo, y entre otras cosas un estupendo sentido estético de la fotografía. Eso es lo que está haciendo cambiar la concepción de las películas de género que se realizan en nuestro continente y lo que está generando interés por las mismas.

El principal mérito de "Eden Lake" es la penetrante tensión que logra imprimir a los poco más de 80 minutos de cinta, que van creciendo exponencialmente durante todo el metraje y consigue captar la íntegra atención del espectador. Precisamente la mayor virtud de la película es quizá que, a pesar de que tarda un poco en arrancar, va de menos a más de forma notable. A la media hora justa comienza lo bueno y desde entonces hasta el final es un no parar, de 0 a 100km/h en menos de una hora, cada minuto que avanza la película consigue ganar más y más hasta el brillante final que me recordó vagamente a un tramo de "La Matanza de Texas", un final al que me dieron ganas de aplaudir por su mala baba. El inicio puede hacerse algo lento aunque es necesario para que empecemos a mascar la tragedia y nos familiaricemos con los protagonistas y el terreno que están pisando, el barrio de paletos al que han llegado lleno de niños malcriados y descarados, padres alcohólicos y agresivos y violencia arraigada en los hogares. Porque en ese aspecto hasta hay lugar para una pequeña crítica o examen de conciencia acerca de la educación de las futuras generaciones, pero sin querer adoctrinar ni satirizar nada en concreto, solo de pasada. El uso de la tensión por parte de James Watkins, que escribe y dirige la película, es directamente magistral, digno de figurar en los registros. El desconocido Watkins, que por primera vez dirige una película tras realizar algunos guiones (incluido el de la futura secuela de "The Descent"), demuestra que con un guión pensado al milímetro, privado de incongruencias serias y que dé sensación de realismo como el que desprende "Eden Lake" es capaz de mantener al espectador pegado a la butaca mordiéndose los labios. Porque un hecho fundamental en esta cinta es precisamente eso, la capacidad de "naturalidad" o "autenticidad" de lo que vemos, la sensación de "me podría pasar a mí" lograda gracias a un minucioso guión elaborado inteligentemente que refleja unos comportamientos más o menos lógicos, sobre todo por parte de las víctimas, y por lo tanto refleja un transcurrir de los hechos bastante creíble y por lo tanto el doble de terrorífico. Y eso es de un mérito colosal.

Al principio de la cinta creo que uno no puede hacerse a la idea de lo cabrones que pueden llegar a ser los adolescentes que protagonizan el macabro juego, y más siendo solo críos; parece increíble que puedan joderle a uno de forma tan exagerada y que se les vaya el asunto de las manos de esa forma, pero aún así la cinta te invita a sumergirte de pleno y a sufrir como una víctima más, sobre todo gracias a un personaje clave: Brett. El jefe de la pandilla es el único que es propiamente un psicópata, el resto se mueve por morbo, por seguir la broma y fundamentalmente por miedo a las represalias de Brett, lo cual le convierte en uno de los cabrones malnacidos más despreciables del panorama cinematográfico reciente. Chapó a Jack O'Connell ("This is England", "Skins"), el joven actor que lo interpreta y que consigue provocar realmente miedo, pasar de ser simplemente un gamberro descarado a una bestia movida por la ira. El otro descubrimiento interpretativo es el de Kelly Reilly ("Mrs. Henderson Presenta", "Las Muñecas Rusas"), la actriz protagonista que actúa como perfecta 'scream queen'/'final girl' y que realiza una de las mejores interpretaciones femeninas protagonistas que he visto en mucho tiempo en una cinta de terror. Reilly se mete de pleno en la piel de la asustada y traumatizada Jenny y representa una estupenda superviviente, eje argumental de una cinta de esta clase, y se come la pantalla desde el primer momento; su interpretación realmente me ha convencido mucho. El tercer miembro del excelente trío protagonista es Michael Fassbender ("300", "Hunger") quien interpreta a Steve, el fornido novio que no puede dejarse humillar por una panda de gamberros aunque sin dejar de aparentar esa sensación de normalidad; para nada es un héroe ni lo intenta, simplemente es un tío normal que no quiere verse pisoteado por unos críos delante de su novia y no puede permitir que sobrepasen ciertos límites. Realmente la interpretación de Fassbender me ha parecido brutal sobre todo en las partes finales, y no diré más para no destripar la cinta. Como curiosidad también aparece en esta cinta el estupendo Thomas Turgoose, protagonista de "This is England" en la cual también aparecía Jack O'Connell. El resto de reparto, sobre todo el de los chavales, está sobresaliente, destacando quizá a Harry, creo que interpretado por James Burrows y Shaun Dooley como Jon, el padre de Brett en una corta aparición.

El tono sangriento es uno de los puntos fuertes de la cinta, tiene un excelente nivel de gore, mostrado de forma contenida y ejecutado con inteligencia pero sin recrearse demasiado en las escenas truculentas. Resulta tremendamente repulsiva, consigue con creces su propósito y es ciertamente sobrecogedora, sin escatimar en ningún momento en barbaridades; y para no spoilear solo diré que no se cortan a la hora de mostrar atrocidades con niños implicados que en otros casos seguro que censurarían o reprobarían. Está claro que este estilo está claramente inspirado en la nueva corriente francesa de cine de terror que ya he comentado alguna vez, un estilo sin complejos basado en el buen hacer de los cineastas y en el descaro y arrojo que demuestran con su visión de la violencia no reprimida, explotada y en beneficio del espectáculo. Ciertamente el trabajo de James Watkins tras las cámaras es loable, el ritmo con que dota a "Eden Lake" es el idóneo para una película en constante crecimiento, progresiva, intensa y sin complejos: sabe lo que es y sabe lo que debe ofrecer, y eso es a lo que se limita, sin pretensiones ni falsas promesas. El inteligente uso de la música de David Julyan ("The Descent", "El Truco Final") es el elemento definitivo para crear la atmósfera que consigue tensar los nervios del más avezado aficionado al género. Si vas bien mentalizado puedes disfrutar enormemente con la sencilla propuesta de Watkins, y darte cuenta que "Eden Lake" es de lo mejor en cuanto a cine de terror que se ha estrenado en los últimos meses. Una grata sorpresa, desde luego.

Extrañamente, pese a lo impactante que es esta cinta (la polémica y el impacto son algunos de los más poderosos elementos de marketing), se convierte en otra más a engrosar la lista de películas de la nueva ola del terror que no verán su estreno en cines en España, no por su mala calidad sino por su violencia incontenida que les dote de una restricción para mayores de 18 años. Se hace paradójico que lo que más pida y busque la gente sea lo que menos se ofrezca. Curioso es que alguna película del corte de "À l'Intérieur", "Martyrs", "Frontière(s)" o "Alta Tensión" no vea su estreno en cines (exceptuando esta última) cuando la polémica que crea un estreno de este tipo acaba convirtiéndose en una vía de promoción muy poderosa. En el Reino Unido se estrenó en Septiembre del año pasado, y en España solo la pudimos ver en el último Festival Internacional de Cine Fantàstic de Sitges donde ganó el Premio Especial del Jurado (en este caso, al contrario que con "Surveillance", estoy conforme).

En definitiva, "Eden Lake" es una estupenda película de género, una producción inglesa que ha decidido adoptar el modus operandi de la última legión de cintas francesas que se decantan por la brutalidad en pro de un espectáculo transgresor y enormemente disfrutable, pero sin tener esa crueldad extrema de las antes mencionadas y dotándola de una tensión sin límite, una actriz protagonista muy cómoda en su papel, un grupo de gamberros hijosdeputa con muy mala fe y una dirección extraordinaria, aprovechando al máximo las posibilidades del boscoso escenario en el que transcurre la acción y sacándole partido al perfectamente construido guión, cimentado sobre una idea básica y sólida y pensado con bastante precisión, algo importante hoy en día en la época de las incongruencias y el todo-vale. Una obra que merece la pena ver y que el aficionado al género sabrá degustar, sobre todo si se mentaliza que la película no pretende ofrecer nada nuevo si no distraer y acongojar. Y vaya si lo consigue.

Mi puntuación: 8/10.

11 comentarios:

Fantomas dijo...

Cinta tensa que aunque me gustó bastante, esperaba que presentara un poco más de gore, o a lo menos un castigo más severo al grupo de pequeños psicópatas.

Excelente reseña,
Saludos.

Sam_Loomis dijo...

Genial, genial, genial cinta. Yo soy de los que la disfruté muchísimo, y me atrevo a decir que es uno de los mejores thrillers violentos que han salido en los últimos años. Me sorprendio lo mucho que me gustó. Buenísimo filme.

Saludos

Santi dijo...

Efectivamente Fantomas, excelente cinta aunque de gore no anda tan sobrada como las películas francesas comentadas ("À l'Intérieur", "Frontière(s)", "Martyrs", "Alta Tensión"...). De todos modos es una película que no creo que requiera más sangre de la que ya tiene, aunque yo también habría castigado aún más a los pequeños bastardos sin alma.

Me alegra que también te guste Sam Loomis, es una película de terror a apreciar, una de esas cintas que por méritos propios acaban siendo un producto muy destacable en el panorama. La forma que tiene de ir creciendo es una de sus mayores bazas junto a su grandísima tensión.

¡Un saludo a los dos y gracias por comentar!

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Muy buena película. la vi sin ninguna idea preconcebida y me resultó de lo más satisfactoria y entretenida. Creo que todos eesperábamos un castigo mayor para esos pequeños malnacidos.
Saludos

Santi dijo...

Crowley, el factor sorpresa es una baza importante en "Eden Lake", verla sin expectativas ni premisas es lo que hace que la cinta funcione tan bien. Una sinopsis sencillísima acaba desatando un thriller de supervivencia de lo más brutal y entretenido que se recuerda, y eso es un valor añadido que tiene el film.

No voy a spoilear, pero yo habría sido mucho más contundente con esos malditos transtornados, desde luego. Pero para mí el final es perfecto.

¡Un saludo, y gracias por el comentario!

Xavier Vidal dijo...

No la he visto... pero creo ver en las fotos a la actriz de Una casa de locos y Las muñecas rusas... intentaré bajármela.

Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado. Ahora mismo te agrego a mi blogroll, jj.

Te animo a visitar mi espacio y votar en La película de la década.

Saludos!

http://cachecine.blogspot.com

Santi dijo...

Hola Xavier Vidal, efectivamente la protagonista es Kelly Reilly, y me ha parecido una de las mejores scream queen que he visto en los últimos años, de verdad que me sorprendió muy gratamente. Se come la pantalla. Dale una oportunidad a "Eden Lake" si lo que quieres es tensión de la buena.

Gracias por tus palabras Xavier y por agregarme, ¡veo además que los dos somos de Tarragona (tú de un poco más abajo que yo)! Tu blog es cojonudo, en breve le daré un repaso de cabo a rabo. Y ya he votado, sin duda "El Castillo Ambulante" me parece la mejor de las seleccionadas para 2006, aunque si hubiera estado la opción de "Buenas Noches y Buena Suerte", "Infiltrados" o "Hijos de los Hombres" no lo hubiera tenido tan claro... ;)

Salut!

Darkerr dijo...

Muy buena pelicula, muy intensa y sorprendente en la crudeza y maldad de muchos de sus momentos. De acuerdo totalmente con tu critica. Saludos¡¡¡

Santi dijo...

Sí Señor, Darker, intensidad pura y dura es lo que ofrece la cinta, y con mucho éxito. Maldad tiene un rato, pero también tiene una buena porción de realidad (dentro de la irrealidad), donde todo es creíble en su contexto. Algo sumamente importante.

Me alegra que estemos de acuerdo con "Eden Lake", ¡un saludo!

Almas Oscuras dijo...

Impresionante reseña Santi. Por supuesto comparto todas tus valoraciones sobre la película, y me gustaría destacar el punto en el que mencionas que Brett, el cabecilla, es realmente el único psicópata del grupo, mientras que el resto de chicos se mueven por impulsos (miedo, temor al rechazo, conciencia de grupo...). Estoy totalmente de acuerdo con esta interpretación.
Y lo de que películas cómo Eden Lake no tengan cabida en nuestras carteleras... es una lástima y un hecho incomprensible. Si el rechazo por parte de los distribuidores españoles fuera debido a sus altas dosis de violencia, posiblemente una película cómo el remake de "La última casa a la izquierda" (o cualquier Saw) tampoco tendría cabida, y sin embargo... Claro, que detrás de "La última casa" (película muy, pero que muy inferior a Eden Lake) hay un estudio de Hollywood en lugar de una productora inglesa, y supongo que eso cuenta.

Por cierto, te recomiendo The Children si todavía no la has visto.
saludos

Santi dijo...

Gracias de nuevo Joan, una alegría no solo que coincidamos con el film, como ya te dije, sino que te haya gustado el texto ;) .

Brett merece ser uno de los psicópatas más destacados del panorama del cine de terror actual, un simple crío/adolescente que se convierte en la peor pesadilla que pueda nadie tener. Ríete tú de los clásicos. El resto son bastardos títeres sin más.

Cierto es que si en España estrenan "Hostel" o "Saw" tendría que haber lugar para "Eden Lake" o "Martyrs", pero cosas de la vida, las películas europeas no parecen ocupar el interés de las distribuidoras en nuestro país de la misma forma que las norteamericanas... y eso que muchas veces superan los resultados de estas (los dos ejemplos de cada continente que he mencionado son buena prueba de ello, no hay color). Y me apunto "The Children", por supuesto. De hecho la mencioné porque leí tu reseña en "Almas Oscuras y me quedé con la sinopsis. Eres una gran influencia ;) .

Un saludo, artista, gracias por tus comentarios ;) .

Publicar un comentario

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.