lunes, 16 de marzo de 2009

"Martyrs", une souffrance extrême.

Más salvajismo francés en otra película de terror brutal. El dolor como fin en sí mismo.

En los albores de este blog hablé de "À l'Intérieur", una cinta de terror gala que seguía la tónica marcada por Alexandre Aja en su estupenda "Alta Tensión", es decir violencia extrema, brutal y gratuita recuperando el giallo italiano y ese agradable tono europeo que resulta tan fresco respecto al ya gastado estadounidense. Francia ha ido demostrando con diversos proyectos y realizadores jóvenes, apasionados y prometedores que esto del cine de terror se les da de perlas, y más si es del tipo sangriento y estremecedor que requiere de un espectador mentalizado y preparado para ver todo tipo de casquería, entrañas y litros de sangre surgiendo a borbotones de la pantalla, una carnicería dispuesta para que el aficionado al cine fantástico disfrute y se horrorice a la vez que sacude sus instintos más salvajes. Aquella "À l'Intérieur" era todo lo que un estómago fuerte podía pedir, violencia directa y sadismo mayúsculo que hasta costaba soportar, y el año pasado surgió otro film más de un corte similar que se basaba en las mismas premisas y que pretendía impactar explotando precisamente el factor del salvajismo exagerado, "Martyrs", la segunda película de Pascal Laugier tras "El Internado" que ha resultado otro tremendo e impactante éxito, una excelente película de terror más que sumarle a Francia.

En el último Festival de Cine Fantástico de Sitges estuvo entre las nominadas a mejor película y fue una de las más aplaudidas y también de las más polémicas. De hecho parte de su campaña de marketing se basó en colocar una ambulancia a la salida por si alguien se encontrase mal viendo el film, algo completamente absurdo y evidentemente una provocación pero que dio resultado ya que todo el mundo se hizo eco del suceso. La película ha sido comparada con "À l'Intérieur" por lo evidente, e incluso se presumía de que ésta a su lado era como ver un episodio de "Teo se va al zoo", todo fruto de la exageración y la nombrada campaña publicitaria; personalmente no creo que el film de Alexandre Bustillo y Julien Maury sea menos salvaje que "Martyrs", sinceramente son del mismo nivel pero si una de las dos es algo más explícita y angustiosa esa es "À l'Intérieur". Igualmente no se queda corta con el desfile de entrañas, litros y litros de sangre, brutales asesinatos, crueldad infinita y muchísima mala leche, el regusto que le queda a uno tras ver "Martyrs" es de puro desasosiego, mal cuerpo y un sentimiento de pura repugnancia, todo perfecto para una película de terror de estas características.

La historia es difícil de resumir sin dar detalles clave sobre la trama así que me limitaré a dar una breve sinopsis sobre lo que vemos al empezar, aunque luego la película evolucione de forma completamente distinta; todo comienza cuando una feliz familia ve interrumpido bruscamente su desayuno un domingo cualquiera, una chica parece tener motivos de peso para fastidiar la paz de su hogar y pronto vemos como su visita desemboca en una masacre cuyos motivos son dudosos y espeluznantes. El secreto del film es el hecho de que va desvelando las fases de su historia progresivamente manteniendo una tremenda tensión dominada a la perfección por el realizador y haciendo que el espectador se enganche al film y necesite respuestas ante los tremendos hechos que va descubriendo progresivamente. La película evoluciona constantemente desde su primer minuto pero es aproximadamente cuando se cumple la hora (es decir a los 2/3 de film) que tiene un importante punto de inflexión y donde personalmente creo que sufre un pequeño bajón debido a la repetitividad de las secuencias durante unos 20 minutos, aunque estén del todo justificados y sean necesarios para llegar al espectacular final, un inesperado semi-giro que te deja ese sabor de boca que he comentado y ayuda a subir un peldaño al film en su categoría y trascendencia, un final realmente glorioso, original, sencillo y efectivo.

No faltan las secuencias espeluznantes durante el film, que es una constante salvajada comenzando por el impactante inicio que da un puñetazo al espectador en toda la boca y le avisa de que lo que verá a continuación tiene poco de convencional. El sadismo de los protagonistas da lugar a escenas que harán encogerse al espectador en su butaca y apretar los puños, no faltan navajazos, tiros, palizas, cantidades ingentes de sangre y más brutalidades que obligan a apartar la mirada en más de una ocasión, y que reflejan el excelentísimo trabajo de maquillaje y efectos visuales que son muy de agradecer dada la tendencia del cine de terror actual (y del cine en general) de tirar de efectos especiales realizados por computador en vez de los tradicionales que resultan mucho más realistas y efectivos en pantalla. El maquillaje de algunas víctimas y los cortes, heridas y demás bestialidades hacen del film una joya en este aspecto, y dejan a películas como "Saw" o "Hostel" al nivel de una broma simpática en comparación a la ferocidad y crueldad de "Martyrs". Igual que hice con "À l'Intérieur" no aconsejo a nadie ver este film recién cenado, por si las moscas.

Las interpretaciones principales son una maravilla, por lo visto la cantera de jóvenes chicas francesas es de gran calidad; la protagonista principal podría ser Anna, interpretada por la novel Morjana Alaoui que tan solo había realizado un film antes que este, y se comporta como una perfecta víctima, alejada del prototipo de mujer luchadora de las clásicas slasher movies y convertida en una víctima sufridora y resistente que no hace más que asimilar lo sucedido a cada minuto de metraje que avanza. Su magnífica interpretación viene acompañada de la de Mylène Jampanoï en el papel de la desequilibrada y traumatizada Lucie, una actriz algo más experimentada que se mete en la piel de la demente amiga de Anna que sufre las consecuencias de un secuestro cuando era una cría que la marcó de por vida y que le mantiene obsesionada por errores del pasado; también realiza un gran papel bastante sobrecogedor en algunas escenas y conformando a un personaje bastante complejo, aunque lo que le sucede a su personaje es algo predecible desde el primer momento. Una cosa curiosa es la evolución de los escenarios del film, que en principio son ordinarios pero más adelante toman un aspecto sórdido y tétrico que acaba de meter al espectador en el film. El calvario de la chica al final es tremendo, la narración dota a dicho último segmento de una crudeza muy intensa y la forma de desvelar las respuestas a las preguntas que surgen en el visionado del film acaba de sobrecoger y demoler el ánimo del espectador, que en los minutos finales por fin puede entender todas las motivaciones de los personajes durante la película antes de enmudecer por el majestuoso final.

"Martyrs" es la viva muestra que con poco dinero, menos de 3 millones de euros de presupuesto, mucho cariño por el género, ansia de renovación y ningunas ganas de censurarse pueden hacerse cosas maravillosas en el cine de terror, un género poco exigente pero cuyas obras excepcionales son fácilmente identificables. Difícilmente veamos en España su estreno en cartelera, algo que me resulta muy absurdo aunque comprensible ya que no todo el mundo está dispuesto ni preparado para soportar tanta brutalidad, pero en todo caso sería un indicativo de buen hacer por parte de las distribuidoras (respetando sobre todo el sentido del título "Mártires", una palabra importantísima en el film), aunque de momento tendremos que aguantar con la versión original en francés. Este film francés creo que forma parte de ese grupo de obras extraordinarias que en Europa están tomando las riendas de la nueva corriente del cine de terror, como la comentada "À l'Intérieur", "Alta Tensión", "Frontière(s)" (que aún tengo pendiente) y otras producciones francesas que se concentran en causar malestar y repugnancia en el espectador con excelentes resultados. Creo que ya se está preparando el remake americano, como no, pero dudo mucho que tenga la frescura de esta película de Pascal Laugier que ha vuelto a conseguir, como lo hicieran y hacen otros directores de su quinta, dirigir y escribir una película que no tiene nada de novedoso pero que gracias a su estilo y ganas se ha convertido en un polémico éxito y una revitalización del género. Quizá es lo que necesite ahora el cine de terror: polémica.

Mi puntuación: 8/10.

6 comentarios:

Alexander Glass dijo...

No la he visto porque soy un poco aprensivo y había leido que la dureza de algunas escenas había provocado desmayos en algunas salas. Auqnue despues de leer el post no se si me animaré.

Santi dijo...

La verdad es que este tipo de películas de terror no están hechas para todos los públicos, Alexander Glass, se debe estar un poco entrenado para asimilarlas sin sufrirlas en extremo; lo esencial es disfrutarlas descerebradamente y pasarlo mal con ellas, que ese es el objetivo del cine de carnicería. Yo no se la recomendaría a cualquiera, pero al que sí le fuera el género se la recomendaría encarecidamente. Lo de los desmayos es puro marketing, eso ya te lo digo, igual que lo de colocar una ambulancia en la salida de la sala en Sitges, puro marketing que les salió bastante bien, todo sea dicho de paso.

Santi dijo...

Tras llevarse el año pasado en la 41ª edición del Festival de Cine Fantástico de Cataluña, más conocido como el Festival de Sitges, el Méliès de Plata (galardón que se entrega en todos los festivales europeos de cine fantástico que premian la mejor película de género fantástico del año en Europa) "Martyrs" se hizo ayer con el Méliès de Oro en el mismo Festival de Sitges de este año (42ª edición). A este premio optaban los largometrajes siguientes: "Sauna" (Méliès de Plata en el Festival de Cine Fantástico de Bruselas), "Mum and Dad" (Méliès de Plata en el Festival de Leeds), "Butterfly Zona" (Méliès de Plata en el Fantafestival de Roma), "Absurdistán" (Méliès de Plata en Fantasporto de Oporto), "3 Días" (Méliès de Plata en el Festival de Amsterdam), "Linkeroever" (Méliès de Plata en el Festival de Neuchâtel), "Martyrs" (Méliès de Plata en el Festival de Sitges'08), "Moon" (Méliès de Plata en el Festival de Espoo) y "Panique au Village" (Méliès de Plata en el Festival de Lund), todas películas ganadoras del mismo galardón en el último año. El año pasado la vencedora del Méliès de Oro fue "Déjame Entrar" (premio otorgado también en Sitges'08), así que se puede comprobar que el nivel es excelso. Bravo por "Martyrs".

Darkerr dijo...

Es muy cierto lo que señalas con respecto a las actuaciones. Las chicas francesas hacen un gran trabajo aqui en "Martyrs", y del mismo modo las protagonistas femeninas del cine de horror francés son bastante convincentes. Qué gran diferencia con las fingidas actrices norteamericanas, que parecen mas interesadas en lucir guapetonas. "Martyrs" me impactó mucho luego de verla en mi PC, y ese impacto me duró como una semana en que no podía dejar de recordarla. Pocas veces me ha pasado algo asi con una pelicula, por eso la considero una de mis favoritas de toda la vida.

Santi dijo...

Me alegra que esta también te gustara Darkerr, después de "À l'Intérieur" el listón está alto.

Las chicas hacen un par de papelones extraordinarios, tanto Morjana Alaoui como Mylène Jampanoï, a diferentes niveles pero ambas extraordinarias. Además las dos tienen ocasión de lucirse por igual y completamente. Acerca de lo que comentas, a ver, hay de todo en el plantel interpretativo del género del terror, pero sí que es verdad que dos tetas tiran más que dos carretas y en EEUU hay muy pocas carretas. En países como Francia, sin dejar de ser actrices preciosas (como Cécile De France y Maïwenn Le Besco de "Alta Tensión", Olivia Bonamy de "Ellos" o Alysson Paradis de "À l'Intèrieur"), lo que prima es su talento interpretativo, no la talla de sujetador.

Yo también tuve en mente a "Martyrs" un buen tiempo, sobre todo por su final, que me gustó mucho (porque va un poco más allá sin esperarlo). Y considero merecidísimo el galardón del Méliès de Oro de este año, un premio con mucho buqué. Me alegro mucho por ella.

Gracias por tu comentario Darkerr, una alegría que hayas disfrutado de esta cinta. ¡Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola, solo quiero decir, a modo de comentario que la nueva oleada de cine francés de terror, ers lo que estaba esperando desde hace mucho, despues de lo archi manoseado que estaba el género gracias a los norteamericanos y superando con creces al fantasmagorico terror japonés.
Martyrs, senciullamente me satisfizo a cabalidad, reconozco que aun no he vuelto a verla, pues la tengo muy fresa, pero se que volveré a disfrutarla y no por que me fascine el slasher o el masoquismo, sino porque contiene una lectura más trascendente que un simple slasher al que hemos estado toda la vida acostumbrados con Viernes 13, masacre de texas, etc, sin desmerecer dichas cintas que merecen mención aparte.
Quiero mencionar que cintas como Al interieur, Calvaire, Frontiers Alta tensión y Martyrs no son cintas recomendables para todos, pues no todos aprecian que su objetivo último no es siempre o necesariamente, llenar de tensión y sangre al espectador `por el solo hecho de hacerlo; tienen todas algo mas...
Nos vemos,
Leslye Figueroa, cinéfaga de Chile. :)

Publicar un comentario

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.