viernes, 6 de noviembre de 2009

"Ciudadano Kane", tras el enigma de Rosebud.

Uno de los grandes clásicos de la historia del cine. CINE escrito con mayúsculas.

«Si no hubiera sido tan rico, quizá hubiese sido un buen hombre». Esta frase sale de los mismos labios de Charles Foster Kane a mitad de película, y es que "Ciudadano Kane" es, además de un hito del cine, el inteligente retrato de las limitaciones que presentan los excesos, una reivindicación de lo realmente esencial para el hombre, y en última instancia, lo frágil, cruel y simple de la naturaleza humana. Ahora que se cumplen casi 70 años desde aquel mítico «Rosebud» la historia ha hecho justicia con lo que en su día castigó ya que "Ciudadano Kane", irónicamente, fue uno de los fracasos económicos más destacados de los años 40' (a duras penas recuperó la inversión), una película que hoy en día está considerada obra maestra absoluta del cine y que no solo pertenece a la élite cinematográfica de películas globalmente reconocidas sino que es de una las pocas cintas que ha recibido el privilegio de ser nombrada "mejor película de la historia del cine" de forma más o menos consensuada por diversos colectivos, algo a lo que solo selectos filmes como "Cinema Paradiso", "El Padrino", "Los Siete Samuráis" o "Casablanca" han tenido acceso. Tras ver esta película no voy a ser yo quien lleve la contraria a la masa y me voy a sumar a ella considerándola y reconociéndola como una gran obra maestra, estatus que merecidamente se ha ganado por sus múltiples y supremas características.

La primera película dirigida (y escrita, y protagonizada, y producida) plenamente por Orson Welles fue un proyecto atrevido, innovador y rompedor a todos los efectos desde el primer plano, cuyos méritos no solo fueron formales sino también narrativos, de un poderío visual asombroso y de un tono sorprendentemente moderno. Debo reconocer que no conozco mucho acerca del contexto cinematográfico de la cinta —las décadas de los años 30' y 40' fundamentalmente—, pero lo que sí sé es que Orson Welles consiguió con "Ciudadano Kane" algo parecido a lo que logró Akira Kurosawa años más tarde con "Los Siete Samuráis", Stanley Kubrick con "2001: Una Odisea del Espacio", Alfred Hitchcock con "Psicosis" o por citar una obra anterior Sergei Eisenstein con "El Acorazado Potemkin", es decir, romper con los esquemas establecidos en la época, lograr una revolución cinematográfica y establecer un punto de inflexión en la historia del cine que serviría por siempre como referencia para posteriores autores. Desde el mismo comienzo "Ciudadano Kane" rompe con el esquema clásico al comenzar con una imagen correspondiente al final de la cinta, o mejor dicho a un suceso que no corresponde cronológicamente con lo que posteriormente veremos en la cinta. La película, luego, nos presenta el personaje y historia de Charles Foster Kane a grandes rasgos, como aquel que al iniciar una presentación enuncia los temas que va a tratar, para luego ir descabezando minuciosamente cada uno de los aspectos del personaje progresivamente mediante flashbacks, una idea totalmente moderna, profundizando en el protagonista y entendiendo finalmente muchas cosas de él y su entorno.

Thompson, periodista con sed de historias sensacionalistas, recibe el encargo de investigar el origen de la última palabra que Kane dijo en vida, «Rosebud», con motivo de entender qué es lo que definió a la personalidad durante toda su vida y cuán importante tuvo que ser el misterio encerrado en esa palabra como para que fuese la última que dijese. A partir de ese leitmotiv conocemos por medio de entrevistas cada aspecto de la vida de Kane, mediante de los relatos de su ex-esposa, el diario del tutor legal de Kane, la historia de su mánager, su mejor amigo y finalmente su mayordomo se aclara cada aspecto de su existencia, todo lo que le motivó en su opulenta vida y los desastres a los que fue arrastrado por su modo de vida controvertido y caprichoso. Todo este montaje a base de flashbacks/recuerdos resulta ser un recurso magistral para dar a conocer la vida de Charles Foster Kane de forma no lineal, consiguiendo una especie de puzle en forma de biopic ficticio que parece que no lo fue tanto ya que el magnate de la prensa William Randolph Hearst fue una fuente de inspiración para el guión de Welles y Herman J. Mankiewicz (hermano mayor de Joseph J. Mankiewicz) dados los paralelismos entre la vida del personaje ficticio y Hearst, por mucho que lo negaran posteriormente. De hecho el mismo Hearst hizo lo posible para boicotear la cinta, lo cual dice mucho de lo representado que pudiera verse el multimillonario, y lo cual afectó severamente la carrera del realizador con la productora RKO.

Es imposible no darse cuenta de lo influyente que ha sido "Ciudadano Kane" en la historia del cine en todos los aspectos, una vez vista no puedo evitar encontrar similitudes aquí y allá con diversas películas, como la interesantísima "Vals con Bashir" y su forma de reconstruir los hechos mediante entrevistas y flashbacks, o directamente en la misma esencia del cine actual en cantidad de recursos técnicos derivados de la obra de Welles. Su película innovó tremendamente al conglomerar diversos efectos cinematográficos y recrearse con movimientos de cámara imposibles y extraordinarios, zooms prodigiosos y travelling ingeniosos; personalmente creo que "Ciudadano Kane" tiene una de las mejores direcciones de la historia del cine, de un corte clásico y moderno a la vez, y estableció unas pautas que influenciarían tremendamente a una cantidad ingente de cintas posteriores. Parece mentira que estemos hablando de 1941 (en plena IIGM) ya que hay movimientos de cámara y planos-secuencia realmente bien planteados, una serie de imágenes poderosísimas ayudadas de una gran escenografía, unos decorados extraordinarios que significaron varios adelantos a la época como el mostrar el techo de un escenario (algo inédito que subconscientemente afectaba a la narración de la cinta) o el extravagante palacio de Xanadu que parece beber bastante del cine expresionista alemán.

La fotografía fue otro de los grandes méritos de la cinta, abusando de los claroscuros y saturaciones y jugando con las sombras con ingenio, y sobre todo buscando alterar la profundidad de campo, lo que daba a la película una mayor sensación de espacio y un cambio sustancial con respecto a lo que se llevaba haciendo durante años en Hollywood. La libertad creativa absoluta de Orson Welles quedó patente en la forma de rodar y llevar a cabo este particular drama, buscando puntos de vista y recursos que distorsionaran la historia para que la realidad no pudiese ser discernida con absoluta claridad por el espectador. Este juego de manos le valió a Welles la etiqueta de "tipo raro" (en aquella época, claro) y eso junto a la campaña de William Randolph Hearst le valieron a la película el fracaso en taquilla que décadas más tarde fue apropiadamente redimido. Eso sí, las nominaciones a los Oscar fueron generosas (tuvo nueve, incluyendo Mejor Película y Mejor Actor Principal) aunque acabó ganando solamente una, la de Mejor Guión Original para Mankiewicz y Welles, el que fuera el único Oscar de su carrera. A destacar también el trabajo de Bernard Herrmann, el compositor de la BSO y habitual posteriormente de Hitchcock y algunas de Scorsese, una música muy clásica y adecuada con una aparición bastante prominente.

El número de maravillas técnicas de la películas es extraordinario, los cambios de escenas (algunos supremos como aquel que pasa de la fotografía de los editores del Chronicle a la realidad en un fundido... ¡recordemos que estamos en 1941!), los travelling inmensos, el uso de los reflejos (como al inicio con la enfermera reflejada en la bola de nieve rota), etc. pero también destaca entre muchos otros aspectos el excelente elenco de actores, casi todos amateurs, entre los que se encuentra el mismo Orson Welles cuya faceta como actor fue mucho más prolífica (apareció en más de 100 películas) y casi tan reconocida como la de director. De hecho por su representación de Charles Foster Kane recibió su única nominación al Oscar como actor con "Ciudadano Kane" (también como director), y es que Welles se come la pantalla con una interpretación estupenda, hasta en esa faceta está soberbio, representando las distintas fases de la vida del magnate de la prensa que no puedo alcanzar la auténtica felicidad nunca, excepto en lo referente al misterio de Rosebud, y es que al fin y al cabo la película habla de la soledad, de la tristeza de sentirse verdaderamente solo, y sobre todo de lo importante de las personas y no las cosas. Hay un diálogo que creo que resume la condena de Kane en la cinta a la perfección, cuando hablando con Susan comenta: «— Conozco a poca gente. — Y yo a demasiada. Supongo que ambos estamos solos.», una verdad como un templo y el sino del ciudadano Kane.

Ante todo "Ciudadano Kane" es un dramón, una historia cruel y dura de un personaje cuya fama, poder y dinero no le trajeron más que infortunios y éstos están estupendamente representados por el protagonista sobre todo en el cuarto final de película donde se palpa la tristeza y desolación del personaje. La película crece y crece conforme avanzan sus dos horas de metraje, es un film del que se han escuchado tantas alabanzas que uno ya se propone verlo con un sentido crítico exacerbado y con unas expectativas altísimas, pero es que finalmente "Ciudadano Kane" te enamora, te atrapa y sobre todo fascina, porque formalmente es un hito en la historia del cine pero también lo es la historia que cuenta, un argumento acerca del ser humano y su condición, algo sobado a estas alturas pero que responde a la eterna pregunta: el dinero y el poder no dan la felicidad.

Finalmente "Ciudadano Kane" se ha convertido por méritos propios en una de las películas más influyentes, y por lo tanto importantes, de la historia del cine, no solo por su imprescindible aportación al mundo del cine sino por su influjo en la cultura popular y su gran fama. Reconocida por diversos medios, revistas, webs y críticos como la mejor película de la historia (o como mínimo en el TOP-10) la película ha servido de inspiración para muchos de los grandes directores del mundo así como ha sido considerada siempre una referencia y modelo a seguir en cuanto a consistencia argumental y formal como parámetros indispensables e indivisibles de una obra maestra. Porque ante todo "Ciudadano Kane" representa el significado máximo de la expresión "obra maestra", también "clásico del cine" y "obra de culto", porque la cinta es sin duda una de aquellas películas incapaces de dejar impasible a nadie, o como mínimo es imposible no reconocer en ella la enorme influencia e importancia que ha tenido para la historia del cine. En 1941 hubo un punto de inflexión en el cine por partida doble: se estrenó "Ciudadano Kane", y surgió Orson Welles. Precioso año.

Mi puntuación: 10/10.

PD: ¡Este es mi post número 150!

10 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Si señor, nunca está todo dicho de Citizen Kane aunque parezca que está todo escrito sobre ella. Efectivamente es tremendamente moderna en su técnica, y tiene planos donde se juega con la profundidad de campo que yo no veo ni hoy día. Pero lo mejor es que la ves hoy y te fascina igual que siempre, y no es una fascinación que te pueda aburrir, es un disfrute y un entretenimiento máximo. Rosebud, hermano.

Santi dijo...

Sin duda, Dr. Quatermass, es una película de la que siempre se debería hablar.

Siempre he tenido la espina clavada de no haberla visto y recientemente decidí que no podía pasar un solo día más sin experimentar en mis carnes lo que significaba este film, ¡y Santa Rajadura!, es una imprescindible absoluta. Es tan moderna que te deja boquiabierto, y no solo tiene una dirección sublime, muy moderna e imaginativa, sino que el fondo de la cinta tiene un mensaje trascendental y vital, como es el que entraña el misterio de Rosebud y que comento en la reseña. Una digna obra mastra del cine.

¡Un saludo Dr.! Gracias por el comentario ;) .

Espilberg dijo...

"Un clásico, sí, pero un coñazo", "aburridísima", "por poco no me duermo"... son el tipo de comentarios que he escuchado a lo largo de estos años sobre Ciudadano Kane.
Como es normal, tanta mala crítica en contraste con otra crítica mayor que la encumbraba hacia lo más alto me hizo querer verla. Por desgracia, mi copia VHS estaba en unas condiciones tan pésimas de calidad de imagen y sonido que no la he podido ver, ahora si en DVD, a principios de este año.

Y vaya si ha merecido la pena. De coñazo nada; claro que el guión guarda algo de la "ingenuidad" propia de los clásicos de los años 30 y 40, pero es una auténtica maravilla. Es sorprendente como una película de casi 70 años puede tener una historia tan actual y "brutal", tan dura y tan moralizante, tan compleja y perfectamente escrita. Y tan profundamente emocionante. Tiene una profundidad que ya querrían los films actuales.

Si a eso sumamos la espectacular fotografía, las técnicas con las que innovó el cine y su genial realización (¡menudos planos, por Dios, qué atmósfera!), pues tenemos un auténtico peliculón.

Y es que me enganchó de principio a fin, y querría verla una y otra vez.

¿Coñazo? Para nada.

Me alegro que también te haya encantado esta maravilla. ¡Saludos! :-D

¡Y felicidades por esos 150 posts! Excelente cifra para un excelente blog ;-)

Santi dijo...

Cuando he visto los adjetivos que enuncias al inicio del comentario casi me da algo, Espilberg :D .

Yo la he podido ver por fin en una edición en DVD bastante correcta que regalaban en el diario hace meses, y la verdad es que también me mereció la pena esperar a verla en calidad DVD y versión original; no tiene desperdicio.

Sobre gustos no hay nada escrito, pero ver un "coñazo" en esta cinta... digamos que para mí restará credibilidad al autor de la calificación :D . La película contiene un sentimiento dentro de sí que pocas películas son capaces de tener, y eso es lo más difícil de lograr, como bien dices. Mientras la estás viendo estás reflexionando acerca de muchas cosas, y una vez acabada la cinta no puedes evitar reflexionar sobre los temas que repasa, como la felicidad, el sentido de la vida, los principios, etc.

Y de las increíbles técnicas de rodaje de Welles no se puede ni dudar de lo avanzadas que fueron, ahora entiendo por qué le llaman genio. El cineasta consigue triunfar en todos los campos con esta película, en el artístico, en el técnico, como guionista, director, actor... Obra Maestra.

Gracias por el comentario Espilberg, y por la felicitación. ¡Un honor!

Quimerico Inquilino dijo...

Vaya valor el tuyo, ponerte a hablar de "Ciudadano Kane" a esta alturas XD
De acuerdo en todo lo que dices. No sé si será la mejor película de todos los tiempos. Desde luego es la mejor de Welles y merece el lugar que ocupa en la historia por esa modernidad que mencionas. Sublime.
Ahora, lo de poner ese pastel de Cinema Paradiso enla misma lista de El Padrino, Casablanca o Los siete samurais no te lo perdono! (Es broma, por supuesto cada uno es libre de hacer sus listas de favoritas) XD

Como siempre, un gran comentario

Dr. Litos dijo...

Estoy de acuerdo en todo, y con todos; si ya hay mucho escrito sobre esta maravilla, qué más voy a comentar yo. Simplemente decir que también la vi pensando que no iba a ser para tanto, también temí que fuera lenta y rollazo, y pardiez, me pareció sublime desde el primer plano hasta el último. No entiendo cómo esta película puede aburrir, si cada plano es bello en sí mismo, la historia arranca interesantísima, y encima se va desgranando poco a poco; por si fuera poco, el desenlace es genial. Además de todas las innovaciones, que uno puede apreciarlas o no (se aprecian mejor cuanto más lees al respecto o más entiendes de cine, lo cual le da valor añadido claro), la historia en sí misma es buena, todos entendemos lo que se nos cuenta y nos podemos sentir identificados. A mi me enterneció, vamos. Una peli digna de revisionarse cada x tiempo.

Al final, pues sí que he sido reiterativo, pero es que me encanta esta película... la pondría si no como la mejor de todos los tiempos, sí un ejemplo de qué necesita una obra para ser considerada casi-perfecta.

Un saludo, Santi y contertulios!

Santi dijo...

Jajajaja, Quimérico Inquilino, valor el mío de verla por primera vez a estas alturas :D . Eso de "mejor película de todos los tiempos" es simplemente una referencia para demostrar el valor que se le ha dado a la cinta durante la historia del cine, evidentemente es un baremo algo irreal (¿alguien sería capaz de nombrar la mejor película, libro, cómic o canción de la historia?) pero lo que está claro, y se puede comprobar en los comentarios de este artículo, es que la película se tiene en muy alta estima por los cinéfilos.

Acerca de "Cinema Paradiso", si te digo la verdad, aún no la he visto, era una forma de hablar :P . Solo me guiaba por lo que uno ve aquí y allá; en cuanto la vea te digo si merece tamaña categoría :D .

Un saludo, y muchas gracias por tus palabras.

Amigo Litos, por más que se haya escrito siempre le salen a uno palabras para comentar maravillas como esta "Ciudadano Kane". Como bien dices la película es tan jodidamente genial que por muy altas (más, imposible) que estén las expectativas la película te cautiva, atrapa y asombra desde el primer fotograma y encima va in crescendo hasta el final, para acabar redondeando una obra directamente sublime. Una película PERFECTA, digámoslo sin miedo.

No te creas que me olvido de la visita pendiente, en cuanto vea "Moon" (¡la tenía reservada para este fin de semana pero se me fastidió el PC y no pudo ser hasta hoy... que de nuevo no puedo verla!) me paso por ¡Jindetrés, sal!. Gracias por el comment, compañero.

Fantomas dijo...

Sin duda esta es la mejor película de Orson Welles, y tiene más que merecido su sitial entre las mejores películas de todos los tiempos. Más allá de su aspecto técnico, lo más importante a mi gusto es que se trata de una cinta en cierta forma atemporal. Creo que finalmente es eso entre otras cosas, lo que ha convertido a esta cinta en un imperdible para todos aquellos que nos apasiona el cine.

Excelente reseña,
Saludos!

Almas Oscuras dijo...

Increíble Santi. A estás alturas tener el valor de volver a hablar de Ciudadano Kane y salir tan airoso del trance cómo lo has hecho, es digno de todo tipo de elogio.

Cómo alguien dijo por aquí arriba, siempre debería hablarse de Ciudadano Kane. Es un peliculón. Una obra maestra. La historia, la forma de explicarla, los encuadres, las elipsis, ese final... Y todo ello sin olvidar que se trata de una ópera prima. Maravillosa.

Aún así no es mi favorita de Welles. Siempre me ha fascinado Sed de Mal (Touch of Evil).

saludos de un admirador.

Santi dijo...

La verdad es que sí, Fantomas, la película merece todos los halagos. Es una de aquellas veces que no puedes sino sumarte a la gran masa y reconocer la genialidad de la obra y del cineasta. Fíjate, estoy completamente de acuerdo con lo que comentas de su atemporalidad, y es un detalle al que presté atención puesto que no podía creer que aquella película tuviera casi 70 años y se mantuviera tan fresca, en los apartados técnicos y en el tema tratado. Gracias por tus palabras compañero, un placer.

Querido Joan, muchas gracias por tus palabras, la verdad es que para mí es una "nueva" obra de la que hablar pues ha sido esta la primera vez que he visto la película. Nunca es demasiado tarde.

Es un peliculón, desde luego es épico y es de esas películas que trasciende el medio. Todo el mundo la conoce, la haya visto o no. Cuando pienso que fue la primera película de Welles no salgo de mi asombro... ¡que genio!

Ya eres uno más entre los que me ha recomendado que ahora vaya a por "Sed de Mal", y no pienso hacer oídos sordos de la recomendación. ¡A por ella!

Gracias por tus palabras Joan, ja saps que sóc jo qui t'admira a tu! Salutacions!

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.