lunes, 1 de marzo de 2010

"Todo lo que Quiso Saber Sobre el Sexo" (y Woody Allen se atrevió a satirizar).

Una comedia troceada totalmente surrealista y desenfadada con el sexo como factor común.

En las primeras obras de Woody Allen pueden distinguirse varios elementos recurrentes y un estilo claramente marcado e inclinado hacia la comedia a base de chistes y gags más o menos físicos e inocentones (aunque en algunas ocasiones puedan tener algún mensaje de fondo, como en "Bananas"... o no). Tras "Toma el Dinero y Corre" y la mencionada "Bananas" el cineasta siguió explotando —y seguiría haciéndolo hasta "Annie Hall"— esta clase de humor basado en las payasadas y sketches al más puro estilo slapstick (humor a base de golpes y tropiezos), y antes de "El Dormilón" y "La Última Noche de Boris Grushenko" dirigió, escribió y protagonizó "Todo lo que Quiso Saber Sobre el Sexo* (*y Nunca se Atrevió a Preguntar)" basándose vagamente en la novela homónima de David Reuben, dando a luz una comedia donde volvería a repetir el tono socarrón de sus anteriores comedias y que le proporcionarían definitivamente un sello distintivo.

"Todo lo que Quiso Saber Sobre el Sexo" se divide en siete segmentos, siete cortos que intentan responder a aquellas preguntas que nunca nos atrevimos a formular; con un tono irónico y surrealista intenta ahondar en temas relacionados implícita o explícitamente con el sexo con naturalidad y de paso hacernos reír. Los siete segmentos/cortos son completamente independientes teniendo la materia sexual como único nexo, y aunque todos gozan de sus propios puntos favorables hay algunos de ellos que son bastante más buenos que otros y viceversa. Quizá uno de los mayores defectos de "Todo lo que Quiso Saber Sobre el Sexo" es que es bastante irregular por eso mismo, como es pronosticable. En primer lugar destaca la soltura con la que la película habla de temas sexuales, evidentemente no explícitos, pero que son tratados con desparpajo y sin querer evitar en ocasiones el escandalizar, aunque el tono humorístico siempre se impone, por supuesto. Insatisfacción, travestismo, perversión, zoofilia, etc., Allen no se deja nada en el tintero y se tira de cabeza para tratar de divertirnos satirizando todo tipo de cuestiones sexuales.

En el conjunto de hilarantes cortos yo destacaría sobre todo los tres primeros segmentos y el último, todos de corte bastante absurdo sobre todo el primero y el séptimo, aunque el episodio zoofílico con el genial Gene Wilder ("No me Chilles, que No te Veo", "Un Mundo de Fantasía", "El Jovencito Frankenstein") como protagonista no es que pueda precisamente clasificarse como realista. Genial la expresión facial de Wilder en este episodio en varias ocasiones. El episodio medieval es quizá el más ácido y en el que Woody Allen se luce más («¿Qué es blanco y negro, blanco y negro, blanco y negro, blanco y negro...?»), aunque no se puede despreciar el trabajo que hace como Fabrizio, segmento en el que practica un perfecto italiano junto a la actriz Louise Lasser, quien ya tuviera su protagonismo en "Toma el Dinero y Corre" y sobre todo "Bananas". El tele-concurso surrealista tiene su gracia (la mujer del rabino comiendo cerdo me proporcionó unas buenas carcajadas), y ciertos momentos del lío embarazoso en el que se mete el travestido también (de un marcado tono a lo "Mr. Bean", quizá demasiado), pero en general pasan bastante desapercibidos y no acaban de cuajar del todo. El penúltimo corto, el del mad doctor, es quizá uno de los más representativos de la cinta; es bastante divertido y tiene la secuencia más surrealista de todas, la de la famosa teta gigante, aunque a mí lo que más gracia me hizo fue Igor o algunas de las torturas sexuales del Doctor Bernardo. Personalmente creo que el mejor episodio de la cinta es el último, esa especie de ensayo a lo "Érase una Vez la Vida" (quien sabe si esta mítica serie se basó en este segmento de la cinta) donde vemos el funcionamiento del cuerpo humano como si de una máquina se tratara, intentando hacer que el anfitrión ligue y consume una cita. Absolutamente delirante, glorioso y absurdo, sin duda lo mejor de toda la película. Brutal el esperma negro preguntándose qué hace ahí, o el "órgano" creador del placer.

Allen, que actúa en cuatro de los siete episodios, está extraordinario en sus papeles y es capaz de interpretar diferentes personajes aunque tres de ellos (el bufón, Victor Shakapopulis y el esperma) tengan en común su inseguridad y neurosis; como Fabrizio, en cambio, saca a la luz otra faceta, la de hombre confiado y altivo, dejando de lado los personajes torpes a los que nos tenía acostumbrados en anteriores películas. Sea como fuere resulta bastante desternillante en todos sus papeles. Hay que destacar apariciones curiosas como la de Burt Reynolds, John Carradine, Lou Jacobi o Geoffrey Holder (Baron Samedi en "Vive y Deja Morir"), además de la citada de Gene Wilder, éste especialmente hace de su segmento una risotada continua. Las apariciones de grandes actores y actrices del panorama interpretativo comenzaron ya en esta cinta a ser una tónica en la filmografía del cineasta. Otro de los elementos que destacan en esta parodia de los manuales sobre sexo es la extraordinaria y característica banda sonora, una música a base de viento, cuerda y percusión, fundamentalmente la música jazz que Allen utilizaría en la gran mayoría de sus producciones, aunque el verdadero mérito de esta BSO es que se amolda perfectamente al ámbito de cada corto, adaptándose a las exigencias de cada situación: clásica en el medieval, más moderno en el italiano, televisivo en el del concurso, provocando más tensión en el del científico y más industrial en el último.

"Todo lo que Quiso Saber Sobre el Sexo" es una película a disfrutar sin pretender encontrarse situaciones complejas ni diálogos punzantes o especialmente elaborados, solo dejarse llevar por los siete cortos en los que se divide la película y los constantes chistes y gags al más puro estilo de los hermanos Marx, un sistema infalible y que por mucho que pasen los años sigue siendo efectivo. Aunque no es tan divertida como "Bananas" o "Toma el Dinero y Corre" como mínimo tiene algunos puntos bastante buenos, y en general consigue arrancar algunas risas, que es lo importante. Desde luego el singular sello de Woody Allen está presente en la película, y como comedia cumple la mayoría de características que suelen asociarse a sus obras por lo que no puede fallar a los aficionados del cineasta. No es una de sus cintas más sorprendentes, pero hace pasar un buen rato, que siempre es algo agradable.

«No me preguntéis por qué. Se lo hace a todo el mundo. Siempre que ve una oreja, le gusta echar cicuta en ella.»

Mi puntuación: 6/10.

10 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Hombre, que buena tu vuelta al cine, que con tanta TV ya no te visito tanto. Efectivamente es irregular, pero los momentos álgidos valen por el resto. El gag final es sublime.

Saludos!

Dr. Litos dijo...

Sólo por el trozo de los espermatozoides o por la simple idea de la teta gigante, esta peli es de OBLIGADO visionado. Pero eso sí, bastante irregular y demencial en su conjunto...

En fin, para los que nos gusta tanto el Allen intelectual como el de humor fácil, un deleite.

Santi dijo...

¡Cuánto Doctor! XD

Es que "Perdidos" puede con todo Dr. Quatermass :D . Efectivamente no es la mejor de la primera etapa de Allen, por lo que he visto, pero sigue siendo Allen a la máxima potencia, y eso siempre es agradable. Un saludo compañero ;) .

La teta gigante forma parte de lo más excepcional de la filmogrfía del cineasta Dr. Litos XD . Demencial total (el episodio zoofílico es brutal), y por eso gusta y desagrada a partes iguales. Eso sí, coincidimos en que es de obligado visionado.

Gracias a ambos por los comentarios.

yotuel dijo...

He estado un poco desenganchado últimamente. ¿Has visto ya La Última Noche de Boris Grushenko? Me gusta más que ésta, pero por supuesto no tanto como Bananas.

Von Kleist dijo...

Buenas Santi

Como dice uno de los "Paracaidistas" - espermatozoides al saltar: "Menos mal que no estamos en un judio"... Considero que esta obra es una de las películas "menores" de la primera etapa cómica que Allen. Tiene sus buenos gags, pero como dices, irregular en su conjunto. Mucho menos inspirada que la genial "La última noche de Boris Gruschenko" la cual por cierto, espero sea pronto objeto de tus detallados comentarios cinematográficos. Personalmente de esta etapa me quedaria con la ya citada, "Bananas" y "Toma el dinero y corre", por ese orden.

Pd. Por cierto se te echa de menos por el Blog de cine II GM. A ver si te pasas un día de estos...

Saludos

Pablo Martinez dijo...

Allen es una asignatura pendiente en mi vida...

ATENCIÓN: YA ESTÁN PUBLICADOS LOS NOMINADOS DE LOS "PREMIOS PALITOH"! PASEN POR EL BLOG A ECHARLE UN VISTAZO, APOSTAR POR SU PREFERIDO Y OPINAR!

Un abrazoo Santi!!!

PM

Angel "Verbal" Kint dijo...

A mi me encantó el momento del concurso televisivo!!! ese rabino y sus fantasías o la historia de la oveja o el episodio "mad doctor"...irregular pero divertida

Tom Zombie dijo...

Me hizo mucha gracia el chiste de cuando los espermatozoides van directos a la "salida" y Woody Allen le dice al otro "imagínate que se está masturbando y acabamos en el techo"...XDDDD

Acabo de ver el capítulo Sundown de Lost y se ha liado parda. Que violencia, que de muerte-asesinatos, por dios. Así me gusta Lost...

Saludos.

Santi dijo...

No he visto "La Última Noche de Boris Grushenko" yotuel, peor tengo intención de no tardar mucho. Antes veré "El Dormilón", para verlas cronológicamente, aunque el listón de "Bananas" sigue alto compñaero.

¡Hola Von Kleist! Sí que es de las películas más modestas o extrañas de Allen, pero tiene frases y momentos geniales, como todas sus películas. Lástima que sea irregular porque de mantener el nivel de sus buenos segmentos sería una película más memorable. Me pasaré en breve por ahí compañero, a ver qué te cuentas ;) .

¡Ponte con Allen Pablo Martínez, es un imprescindible!

Pues precisamente el concurso televisivo es de los que menos me llegó Angel "Verbal" Kint. Aunque no tiene desperdicio ese rabino y su esposa comiendo cerdo XD . ¡¡Y lo de la oveja me parece tan surrealista y genial!!

Tom Zombie, sin duda la parte final a lo "Érase una Vez la Vida" es la mejor de todas. Por cierto, ¿Sabes qué es blanco y negro, blanco y negro, blanco y negro, blanco y negro, blanco y negro, blanco y negro...? XD . Y pásate por el resumen del "Sundown" si quieres, que se ha liado un follón en el Templo...

¡Un saludo, y mil gracias a todos por los comentarios!

Zack Vlaava dijo...

Tienes un blog genial. No he localizado tu email.

Me gustaría realizar un intercambio de banners con tu página y www.casahobby.com si es posible. Muchas gracias!!!!!

Publicar un comentario en la entrada

Selecciona el tipo de perfil para comentar. Si tienes cuenta de blogger selecciona la opción 'Cuenta de Google' e introduce tu nick y contraseña después de publicar el comentario. Si no tienes ninguna cuenta elige la opción 'Nombre/URL' en caso de que quieras dejar constáncia de la autoría de tu mensaje.